Evento Aumenta el interés en EEUU por los formatos europeos

Es una de las conclusiones extraídas del Guardian Edinburgh International Television Festival (GEITF), celebrado en la ciudad escocesa entre el 24 y 26 de agosto

El domingo 26 de agosto concluyó la 26 edición del Festival Internacional de TV de Edimburgo, que cada año congrega a alrededor de 1.700 representantes de la industria de la TV para discutir el futuro de este medio, especialmente en Gran Bretaña.
Al igual que otros años, la atención de los medios la ha acaparado la tradicional conferencia en memoria del pionero escritor, productor y director James Mactaggart, En ediciones anteriores de festival, han participado en este acto magnates de la comunicación como Ted Tuner o Rupert Murdoch. Este año, el speech corría a cargo de David Liddiment, director del canal británico ITV, quien aprovechó para dar su visión particular sobre “el desafío de mantener la creatividad y la innovación en TV”.

El éxito de los programas ¿Quiere ser millonario? y The Weakest Link ha despertado el interés en EEUU por otros formatos ingleses. Los ejecutivos norteamericanos han comenzado a ver a Gran Bretaña como un campo de prueba de ideas nuevas para TV. Sin embargo, los ejecutivos ingleses también han notado una tendencia en los productores de EEUU a introducir cambios en formatos que ya han sido probados con éxito en Gran Bretaña. Por ejemplo Ruth Davis, productora ejecutiva de The Weakest Link en la BBC, puso como ejemplo que en EEUU, país donde también se emite una versión de este concurso, se había llegado a sugerir que los concursantes eliminados hablasen a la cámara.

Ataque a la BBC

La cadena pública BBC y su determinación de competir de una manera más comercial con sus rivales privadas fue el tema central del festival. Liddment atacó a la BBC por esta decisión y advirtió que “la presión comercial pone en peligro el alma de la televisión británica, haciéndola más homogénea, más parcial y, en consecuencia, menos interesante, especialmente en el caso de la BBC1”. Sin embargo, Liddiment, cuya compañía ya ha sufrido las consecuencias del despertar comercial de la BBC, sí se mostró a favor de que el Gobierno británico dé su permiso a la BBC para llevar a cabo su proyecto de lanzar 4 nuevos canales digitales.

Por otra parte, John de Mol, el presidente de Endemol Entertainment, cuyo formato Big Brother se emite en 17 países, dijo a los presentes que la diferencia abismal que existe entre la industria de TV norteamericana y la europea –de 5,6 billones de dólares-, desaparecería si los productores europeos se aprendieran la lección de los exitosos ¿Quiere ser millonario? y Gran Hermano. “Los ejecutivos norteamericanos no tenían prisa por contestar nuestras llamadas hace unos años; pero ahora son ellos los que nos llaman”, declaró De Mol, quien añadió que, para que prospere la industria de la TV en Europa, las emisoras conservadoras deben “apoyar a las productoras y ser más receptivas a nuevos formatos. En compensación por correr ese riesgo, las cadenas deberían recibir de las productoras una parte de los derechos de explotación del formato”.

Volver arriba