Formatos Aumenta la polémica por el reality del riñón a un día de su estreno

La Comisión Europea lo critica

El comisario de Sanidad, Markos Kyprianou, considera que el programa que se emitirá el viernes en una cadena de televisión de Países Bajos en el que tres hombres optan a ganar un riñón que donará una mujer que padece una enfermedad terminal no es un buen modo para concienciar sobre la donación de órganos, menos aún cuando el programa tendrá "intereses comerciales".

"No es la manera que yo hubiera elegido para concienciar y dar publicidad en un asunto tan sensible emocionalmente, más cuando hay intereses comerciales implicados, gente que va a hacer dinero", respondió al ser preguntado por su opinión sobre un programa en el que los telespectadores podrán aconsejar a la donante a qué concursante entregarle su riñón por medio de mensajes de teléfono móvil.

Kyprianou, que hoy presentó una propuesta para fomentar la donación de órganos en la UE, afirmó que este programa "es algo que no apruebo", "no me gusta la idea" e insistió en que "es un asunto sensible y podemos concienciar de manera diferente y no por medio de acciones comerciales".

Apuntó, sin embargo, que éste es su punto de vista, ya que "si (el programa) cumple la legislación y los requisitos éticos y legales de la ley holandesa lo tienen que decidir las autoridades holandesas", aunque aseguró que "me escandalizó esta idea y yo no me escandalizo fácilmente".

El Gobierno holandés ve inconstitucional prohibirlo

El ministro de Educación y Medios de Comunicación holandés, Ronald Plasterk, dijo ayer en el Parlamento que la Constitución no le permite prohibir un concurso de televisión en el que los participantes competirán por conseguir un trasplante de riñón, informa Efe.

El Partido Democristiano de Holanda (CDA) solicitó ayer durante la ronda semanal de preguntas en el Congreso que el Gobierno prohíba la emisión de un programa televisivo en el que una donante deberá elegir entre tres candidatos a un enfermo de riñón a quién ceder uno de los suyos.

Plasterk contestó al CDA que «la Constitución me prohíbe tomar cartas en el contenido de programas [de televisión], lo que sería censura».

Además, puntualizó que ponerse en contacto con la cadena BNN -que emitirá el programa por el canal público Nederland 3 el próximo viernes- para sugerirle que retire el «reality show» sería «una intimidación», lo que «tampoco es deseable».
Sin embargo, el ministro declaró que el concurso no le parece ético, por su vertiente de «competición» relacionada con cuestiones vitales.

Además, especificó que desde el punto de vista médico «todavía no es seguro que la mujer (que padece un tumor cerebral incurable) pueda ser una donante potencial», porque antes hay que asegurarse de que su riñón no esté afectado de metástasis.
El portavoz en el Parlamento del CDA, Joop Atsma, cuestionó los límites de este estilo de programas y se preguntó cuál sería el próximo paso en futuras emisiones, especulando sobre una posible venta de órganos.

El ministro responsable de Medios de Comunicación señaló que la ley holandesa permite «la donación en vida de un órgano a una persona» elegida por el propio donante, por lo que antes de la emisión del concurso no veía indicios de actos punibles.
Añadió que, si el programa transgrediera la ley, la investigación de los delitos potenciales correspondería al Ministerio Fiscal, una vez emitido el concurso.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba