Artículo de ABC La BBC colaboró con los espías del MI 5 y vetó a miles de empleados «subversivos»

Un informe de 1983 lo confirma

Por su interés reproducimos a continuación el siguiente artículo de Emili J. Blasco (Londres) que publica hoy ABC:

Lo que la película «Good night, and good luck», de George Clooney, cuenta sobre la limpieza ideológica en la televisión norteamericana en los años de McCarthy, ocurrió también después en la británica BBC, tradicional modelo de honestidad informativa y de independencia respecto del Gobierno.

También durante la Guerra Fría, en los años setenta y principios de los ochenta, la BBC permitió que el MI 5, el servicio de espionaje interior, rastreara el pasado ideológico y las filiaciones políticas de sus empleados. De acuerdo con la información confidencial obtenida oficialmente por «The Sunday Telegraph», que no se refiere a ningún nombre concreto, hasta 6.300 trabajadores de la BBC, un tercio de su plantilla, fueron vetados de ocupar determinados puestos, ante el temor de que aprovecharan emisiones en directo para expresar sus ideas o boicotearan alguna retransmisión.

La dirección de la BBC, cuyos puestos también exigían una pureza ideológica alejada de organizaciones extremistas, llegó a elaborar una lista de formaciones «subversivas». La militancia en el Partido Comunista, el Partido de los Trabajadores Socialistas, el Partido Revolucionario de los Trabajadores, el Frente Nacional o el Partido Nacional Británico acarreaba el fin de todo ascenso en la corporación pública de radio y televisión.

Estrategia defensiva

Durante esos años, la BBC negó siempre ante los sindicatos y la prensa que se aplicaran represalias políticas. De acuerdo con la documentación ahora desvelada, la BBC aplicaba una «estrategia defensiva» basada en la «negación categórica». Un documento fechado en el año 1985 aconsejaba a los directivos «mantener la cabeza agachada y ser un muro de piedra para todas las preguntas».

Un informe de 1983 confirma esa colaboración entre la BBC y el MI5: «Pasamos los detalles personales al Servicio de Seguridad. Si hay alguna información adversa conocida, recibimos esa información y también, si es necesario, una valoración sobre la implicación del individuo. Esto nos es presentado como un consejo; la dirección de la empresa entonces toma la decisión de actuar».

Este sistema de escrutinio ideológico, eliminado a finales de la década de 1980, se aplicó probablemente a todo el personal, incluidas las caras más conocidas de los noticiarios, como Anna Ford, John Humphrys y David Dimbleby. En muchos casos, las esposas o los maridos de las figuras más destacadas también fueron investigadas por el MI5.

La BBC intentó posteriormente desvelar varias veces ese procedimiento, pero la pretensión fue bloqueada por el propio servicio de contraespionaje británico. «El Servicio de Seguridad nos impone el secreto sobre la completa operación de veto, no somos nosotros», se lee en un documento interno de 1985.

Ahora el periódico «The Sunday Telegraph» ha logrado que se haga pública la información en aplicación de la denominada Ley de Libertad de Información, aprobada hace un par de años y que está siendo usada por los medios británicos para arrojar luz sobre episodios que siempre se han sospechado dudosos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba