Asignatura pendiente La BBC incrementará la producción independiente

Las cadenas públicas y privadas españolas siguen la tendencia contraria

Determinados poderes fácticos de TVE, entre los que se encuentran los sindicatos, consideran que cuando su empresa encarga un programa a una productora independiente incurre poco menos que en un desfalco y una malversación de fondos públicos. En Europa, el sentimiento es completamente distinto. Las productoras independientes son los auténticos motores de la producción audiovisual en todo el continente, igual que pasa en los Estados Unidos.

En el Reino Unido, todos los partidos políticos son unánimes en la opinión de que la BBC debe tener cada vez más producción independiente. Tienen claro que si la televisión pública incrementa su colaboración con compañías externas de producción, el fruto de su trabajo se verá en todo el mundo y contribuirá a incrementar el dinamismo del sector audiovisual británico.

La cuota de producción independiente actual de la BBC es del orden del 30%. En el caso de ganar las elecciones, previstas para mayo de 2005, los ‘tories’ han prometido que aumentarán esta cuota. La idea de los conservadores es establecer un límite del 50% para programas producidos directamente por la BBC con sus propios recursos internos, siempre con la finalidad de favorecer el incremento de la participación de productoras independientes.

En los últimos años, La BBC ha trabajado para mejorar su relación con la producción independiente. Mientras que en los últimos años la cuota de programas producidos por compañías externas apenas alcanzaba el 25% del total de la programación, en este último año este porcentaje ha aumentado hasta un 30%. El director general de la cadena, Mark Thompson, se ha comprometido a que este porcentaje no baje nunca del 25%.

Los datos en España

Mientras en el Reino Unido se debate la oportunidad o no de ampliar la cuota de producción independiente al 50% de la programación de la cadena pública, en España la producción externa de TVE no supera el 7,5% en la Primera y el 2,4% en La 2, según el informe de tiempo de emisión independiente que publica el anuario GECA. A pesar de estas pírricas cifras, algunos sectores sindicales y periodísticos siguen considerando un escándalo cada decisión que pretende favorecer la producción audiovisual independiente.

Otro punto de vista

John Willis, un veterano ejecutivo de la BBC, tiene un punto de vista diferente. En su opinión, la consecuencia para la BBC de esta política es clara y advierte de que el aumento de la producción independiente llevará al descenso progresivo de la producción interna. “A largo plazo llegará un momento en que el éxodo de talento y programas al sector independiente será tan marcado que la producción interna de la BBC correrá un serio peligro, y eso tendrá consecuencias negativas en la industria”, ha declarado a la revista “Broadcast”. Willis defiende la producción interna y considera que ésta es esencial para competir con el poder emergente de las productoras. Predice que en 2014, el 40% de todo el dinero invertido en el sector irá a parar a cinco grandes únicas productoras.

La estructura de la televisión pública debe reducirse

Una de las consecuencias de favorecer la producción independiente es la de reducir la estructura de las cadenas públicas de televisión. La BBC ya ha empezado anunciando que reducirá su plantilla en los próximos años en 6000 puestos de trabajo. El Director General de la BBC lo justificaba así: "Necesitamos liberar recursos económicos para empezar a invertir en nuestro futuro digital y para demostrar que somos serios generando servicios con el coste adecuado”.

La BBC anunció a mediados de marzo que eliminará 2.050 empleos en una segunda fase de su plan de reestructuración a tres años, lo que incluirá el recorte de 420 puestos de trabajo. La cadena pública británica ya comunicó anteriormente que reducirá otros 1.730 empleos administrativos en su primera fase de su reestructuración, por lo que el número total de despidos en los próximos tres años asciende a 3.780.

Si además, la BBC termina vendiendo su filial BBC Broadcast el próximo verano, el número de despidos alcanzaría los 6.080, casi una cuarta parte de la plantilla total de la BBC, formada por 26.000 personas.

Con estos recortes se persigue ahorrar alrededor de 355 millones de libras anuales en los próximos 3 años, cantidad que Thompson espera invertir en la producción de programas.

Fuente: www.broadcastnow.co.uk

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba