Actualmente en cartelera "Bowling for Columbine", el buen periodismo de investigación que nace de la televisión

A pesar de las críticas negativas, la televisión es la madre de un buen periodismo. En Estados Unidos, el mejor exponente es Michael Moore, recientemente galardonado con un Oscar de Hollywood al mejor documental. Moore creó TV Nation, un programa que hizo historia

Michael Moore ha recibido el Oscar por la película documental Bowling for Columbine, en la que usó las mismas técnicas que le hicieron famoso en televisión. La película es un trabajo de investigación que tiene como objetivo la denuncia de la cultura de las armas de fuego que impera en los Estados Unidos.

La historia de una masacre

Bowling for Columbine está centrado en la siguiente historia: Después de disputar una partida en una bolera, dos jóvenes adolescentes entraron, provistos de armas de fuego, en una escuela de Columbine (Colorado) y dispararon a bocajarro hasta acabar matando a doce alumnos y a un profesor. Los dos jóvenes se quitaron la vida con las mismas armas con que habían perpetrado la matanza.

Rifles a cambio de cuentas corrientes

Michael Moore constata en la película que en Estados Unidos mueren cada año 11.000 personas víctimas de las armas de fuego. En el país existen más armas de fuego que aparatos de televisión. El negocio ha llegado hasta un extremo en que es posible obtener un rifle en una oficina bancaria a cambio de abrir una cuenta corriente. Acompañado de dos jóvenes heridos en Columbine, visita los grandes almacenes que vendieron las balas que se utilizaron para la masacre, para solicitar una entrevista con sus altos directivos. Después se traslada hasta la lujosa residencia de Charlton Heston, presidente de la Asociación Nacional del Rifle, para preguntarle por qué su asociación organiza determinados mítines en los lugares donde se producen matanzas por armas de fuego.

Todo empezó en televisión: TV Nation

TV Nation, el programa televisivo de Michael Moore, fue breve en su duración: de 1994 a 1998. Pero dejó una huella definitiva en la historia del medio. En él, Moore y sus colaboradores aplicaron un sistema de gran impacto para denunciar la parte más negra de la sociedad americana.

Aún se recuerda la idea de Moore de regalar mil dólares a las grandes empresas americanas que habían sido multadas por “crímenes corporativos”. Moore iba con su maleta llena de dinero a entregársela a los dirigentes de Pfizer, sancionados por envenenamiento de cosechas; de Kodak, por contaminar las aguas, o de Exxon que debían pagar millones de multa por el vertido de petróleo en el mar de Alaska (el tristemente célebre “Exxon Valdez”)...

Moore fue también a Kuwait después de ser “liberada” por los Estados Unidos tras la primera guerra del Golfo para comprobar que las mujeres no podían votar. Fue a Rusia para pedir que desviasen el misil que apuntaba a su pueblo (Flint, Michigan) y para pedir que lo dirigieran hacia la mansión de algún actor de Hollywood. Entrevistó al director del Ku Klux Klan para conocer su retórica adaptada a los nuevos tiempos. En “Sois los números 1” visitó diversas ciudades norteamericanas que eran primeras en rankings dudosos, como el índice de asesinatos o el número de suscripciones a “Playboy”. Cuando varios congresistas votaron contra las subvenciones públicas a los museos, TV Nation proclamó entusiasmado: “No es mala idea”, y a continuación se dedicó a visitar museos ejemplares que no obtenían ni un penique de subvención estatal, como el Museo “Kentucky Fried Chicken”, el de Historia del Tabaco o el de Artes Sagradas. Los políticos del congreso estaban en su punto de mira y Moore dedicó todo un día a compartir una salida a cazar, o a disparar, con mujeres de congresistas que no paraban de hablar de lo que les llegaban a gustar las armas a sus maridos.

Los espectadores de "TV Nation" votaron invadir Francia

Pero quizás el más actual de todos los programas fue aquel en que se realizó una encuesta nacional sobre el país más interesante para ser invadido por Estados Unidos. Después de las experiencias de Haití, Somalia y Kuwait y tras mantener contactos con diferentes estrategas que valoraban pros y contras, Moore propuso tres posibles invasiones:

· La de Belice, pequeño país centroamericano en el Caribe, que era una invasión fácil, amigo de Cuba, y que tenía puerto.

· La de Francia, porque era el país donde vivían los franceses engreídos.

· Evitar aquel año otra invasión y dedicar el dinero a las escuelas públicas.

Este programa se emitió en el año 1995. Según los sondeos de TV Nation, los espectadores de su programa –que es casi como decir Estados Unidos– votaron mayoritariamente por invadir Francia.

El perfil de un activista

Michael Moore (Michigan, Estados Unidos, 1954) ha convertido el activismo humorístico en su marca de fábrica desde su debut cinematográfico Roger and me (1989), que era una cruzada personal contra un directivo de la General Motors. Su último libro, “Stupid white men” –que insiste en el tema de la cultura de las armas de fuego–, se mantiene en los primeros puestos de libros de no ficción, tanto en Estados Unidos como en Gran Bretaña.

*Elaboración propia con datos aportados por Jordi Balló en el suplemento “Culturas”, del diario “La Vanguardia” de Barcelona

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba