Vídeos 'Buscando el norte' finalizó con verdades a la luz y un trío complicado

'Buscando el norte' finalizó con verdades a la luz y un trío complicado
'Buscando el norte' finalizó con verdades a la luz y un trío complicado

La comedia cerró anoche su primera temporada con Carol y Manuela descubriendo algunos de los misterios que se han producido a lo largo de estos ocho capítulos

Antena 3 emitió anoche el octavo y último episodio de la primera temporada de 'Buscando el norte'. La comedia creada por Nacho G. Velilla cerró anoche algunas de sus tramas, mientras que otras quedaron abiertas.

Una de las primeras fue la investigación de Manuela sobre quién había besado a Álex. Para la misma contó con la inestimable ayuda de Ulrike, que en ningún momento quiso decir la verdad. Ella siente algo por Álex, pero sabe que si confiesa que fue ella quien le besó, Manuela y Álex romperán después de muchos años juntos.

Sin embargo, su jugada no salió todo lo bien que esperaba. De vuelta en Madrid, Manuela descubrió a través de unas fotos que Ulrike es la chica que besó a Álex.

Ulrike no fue la única que mintió a Manuela. También lo hizo Salva, que le dijo en su momento que la autora del beso había sido Adela.

Otra que descubrió un gran secreto fue Carol en el capítulo de anoche fue Carol. Su padre y el hermano de éste, Marcelino, llevan muchos años enfrentados y ni ella ni Álex sabían el motivo. De nuevo, unas fotos sirvieron para despejar todas las dudas. Repasando unas instantáneas, Carol descubre que su madre era el amor platónico de Marcelino, de ahí que ambos hermanos estuvieran enfrentados.

Para confirmar que sus sospechas no son descabelladas, Carol pregunta directamente a unas de las grandes implicadas, su madre. Ésta confiesa, pero una tormenta interrumpe la llamada en el peor momento.

Esa misma tormenta provocó que Adela, Jaime y Flor se quedaran encerrados en el Pan y Vino, sin la posibilidad de solucionar sus respectivos problemas. Adela ha abandonado a su padre, Jaime vende droga y ha metido a Chus en un lío y Flor no quiere dejar Berlín cuando le acaban de ofrecer un puesto en Madrid y la consiguiente mejora para su familia. Esa extraña reunión se convierte en una competición de las peores personas del mundo.

Por otro lado, Lucas consigue un puesto en el Instituto Cervantes, y eso que al principio todo pintaba muy mal. Y es que Lucas no acabó satisfecho con la entrevista, a la que tuvo que acudir con su hija pequeña. Cuando parecía descartado para el puesto, finalmente se obró el milagro y Lucas consiguió un trabajo que podrá desempeñar desde casa. El problema es que Flor tiene la posibilidad de volver a Madrid, lo que deja a Lucas entre la espada y la pared.

Para ver más vídeos, visite la web de 'Buscando el norte'.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba