Declaraciones Caffarel dice que el canon puede ser una vía de financiación pero no exclusiva

"No he venido a cargarme las audiencias para privatizar nada". Proclama que RTVE ha recuperado en seis meses la credibilidad con pluralidad e independencia en informativos

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, reconoció que el establecimiento de un canon es "una posible vía" para financiar la radiotelevisión pública pero aclaró que "no es el único método ni tiene por qué ser considerado exclusivo si, eventualmente, se decide su utilización".

En respuesta a una pregunta de la portavoz del PP en la Comisión de Control de RTVE, Macarena Montesinos la directora general señala que en el caso de que se decida su implantación "puede ser, por ejemplo, compatible con los ingresos por publicidad".

Caffarel dice que se trata de una decisión política que tendrá que ser valorada "no de forma aislada sino en el marco del modelo global de radiotelevisión pública por el que opte el Parlamento, una vez emitido y valorado el dictamen del 'comité de sabios'".

La directora general aclara además a la parlamentaria del PP que el presidente del citado comité, Emilio Lledó, "no ha hecho propuesta formal alguna sobre el establecimiento de un canon, al menos propuesta que sea conocida por esta Dirección General, más allá de que pueda ser una de las hipótesis de financiación que se esté estudiando".

"No he venido a cargarme las audiencias para privatizar nada"

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, se ha manifestado expresamente en contra de cualquier medida de privatización en el ente público como resultado de la reforma encomendada por el Gobierno al denominado 'comité de sabios', y a favor de conseguir un liderazgo social que pueda medirse mediante fórmulas cualitativas.

"No estoy por la privatización y no he venido a cargarme las audiencias para privatizar nada", manifestó Caffarel anoche en la cena coloquio posterior a su conferencia en el Club Siglo XXI. La directora general de RTVE aseguró que su objetivo es definir el servicio público y hacer cada vez mejor una programación con el objetivo de lograr el liderazgo social.


A su juicio, deben buscarse fórmulas para calcular ese liderazgo cualitativo al que debe aspirar una radiotelevisión pública --para lo que pidió el apoyo de las cadenas autonómica-- y que debe tener en cuanto factores como el grado de aceptación o de interés sobre los programas. "Sería tan legítimo como la medición cuantitativa de las audiencias", señaló.


Para la directora general, la nueva programación, con mayor presencia de programas culturales y de debate, merece confianza y se mostró convencida de que irá subiendo la audiencia de estos programas, "porque la gente se está cansando de lo que había hasta ahora en televisión".


Sobre su experiencia de seis meses en el cargo, confesó que ha pasado por "momentos durísimos" y de sentirse querida por sus alumnos en la universidad a no ser tan querida en algunos momentos. "Pero me he sentido muy fuerte; tenía muy claro lo que quería hacer, porque coincidía plenamente con lo que me habían pedido", declaró Caffarel, quien aseguró "sentirse bien, fuerte" y con ganas de "dar guerra todavía".


Por otra parte, la directora general de RTVE se mostró partidaria de que el consejo de administración del ente sea más "profesional" en labores de gestión y no sea una réplica del trabajo que ya ejerce la comisión de control parlamentario. Además, dijo que TVE está preparada para liderar el proceso de tránsito a la Televisión Digital Terrenal en España.

"El escenario audiovisual actual no permite combinar primacía en audiencia y calidad"

Carmen Caffarel manifestó esta noche que seis meses después de llegar al cargo con su proyecto de cambio para la radiotelevisión pública, "ésta ha recuperado la credibilidad tras la incorporación de la pluralidad social y de la independencia profesional en los informativos".

En la conferencia titulada 'El papel de la radiotelevisión pública en la sociedad contemporánea', Caffarel dijo además que llegó a su puesto "con una quiebra moral y de confianza" de los ciudadanos en la televisión pública, y que está empeñada a dar respuesta a este "déficit", ya que no es quien puede o debe resolver el de índole financiero.

Sobre los contenidos, la directora general de RTVE dijo que no han renunciado al liderazgo de audiencia --perdido durante los últimos meses-- y que seguirá estando entre los "desafíos" a aforntar en el futuro; pero, en su opinión, "no debe ni puede convertirse en la razón de ser de la televisión pública", ni alcanzarse a costa del liderazgo social que pueda ejercerse en calidad, pluralidad, diversidad cultural o difusión de valores.

En este sentido, Caffarel reconoció que el escenario audiovisual que tenemos en España "no permite por ahora, combinar primacía en audiencia y calidad". A su juicio, la homogeneización creciente de los contenidos, la existencia de empresas comerciales con muy elevados beneficios conducen, de entrar en esa pugna, a una "competencia a la baja en contenidos", algo que no puede hacer una televisión pública.

"En otras palabras: TVE no puede utilizar sexo explícito y degradante en su programación, no puede atentar contra la intimidad de las personas, no puede promover ni acoger conductas agresivas o violentas, actitudes contrarias a la igualdad entre los sexos, discriminatorias de las minorías o que conviertan los malos tratos o la violencia doméstica en factor de morbo o espectáculo", argumentó.

"La viabilidad financiera es un problema de Estado"

Caffarel supedita el éxito de una televisión pública con este modelo a que se establezca una estabilidad financiera, un "problema de Estado" que afecta a la garantía del derecho a la comunicación y a la información del conjunto de la ciudadanía.

Para la directora general de RTVE, es preciso "compensar" la desigualdad con que el medio de titularidad pública compuite en materia de contenidos y de programación de servicio público, respecto de los medios privados. En este ámbito, citó el apoyo económico con recursos públicos que complementen los ingresos publicitarios que no pueden alcanzarse, y lamentó que RTVE sea la única de las grandes cadenas europeas que debe recurrir al endeudamiento en el capítulo de ingresos.

Asimismo, Carmen caffarel se mostró partidaria de hacer de RTVE un instrumento más eficaz, acabar con los desajustes, acomodar toda su estructura a esas necesidades a través de la negociación y el acuerdo con la representación de sus trabajadores y profesionales.

Por otra parte, Caffarel destacó el esfuerzo de RTVE en la ayuda al cine español, con 37 millones de euros; y cuantificó en 200 millones los recursos dirigidos para los deportes, 46 para programas culturales y educativos, 26 para la programación infantil, y 31 para los programa sinsitucionales, de Deporte Olímpico y opara las campañas de publicidad impulsadas por ONG's y por otras organizaciones sociales.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba