Artículo de interés Caffarel despedirá a 4.300 trabajadores, más del 50% de la plantilla de RTVE

Guardias de seguridad acompañan a las señoras de la limpieza cada vez que entran en un despacho de RTVE para evitar filtraciones

Por su interés reproducimos a continuación el siguiente artículo que publica hoy El Confidencial.com:

La futura reconversión de RTVE ha acabado por convertirse en una película de espías. Y es que a los directivos del ente público y de la Sepi no se les ha ocurrido otra cosa que diseñar un plan de seguridad interno con el único objetivo de evitar que los trabajos que están realizando dos consultoras privadas sobre el futuro de RTVE se filtren a la opinión pública. La obsesión por la seguridad es tal –según fuentes de la casa- que un guardia de seguridad acompaña a las señoras de la limpieza cada vez que una de ellas entra en un despacho para realizar su trabajo. Las limpiadoras no tienen llave, y son los guardias quienes franquean el paso mediante una clave codificada. Cuando la operaria acaba la faena, el guardia cierra la puerta y hasta el día siguiente.

La directora general, Carmen Caffarel, ha pensado en todo, lo que explica que en cada uno de los despachos se hayan instalado máquinas trituradoras de papel con el propósito de no dejar ninguna huella ni rastro de lo que allí se cuece. En muchas empresas que trabajan con material sensible, la utilización de picadoras de papel es una práctica habitual, pero no así en RTVE, donde nunca –y pese a que ya se han elaborado varios planes de viabilidad- se había creado un dispositivo de seguridad tan sofisticado.

Los trabajos de las dos consultoras externas -Deloitte y Boston- se están realizando en un edificio situado a espaldas de RNE, en Prado del Rey, al que únicamente pueden acceder quienes estén en posesión de una acreditación especial. Los sindicatos llaman a ese espacio zona cero, ya que se trata de un lugar inaccesible, incluso para los directivos de RTVE, que en la mayoría de los casos se han enterado por la prensa de la propuesta inicial de la Sepi sobre el futuro de su compañía.

Un futuro que tiene como fecha clave el próximo viernes, que es cuando en teoría la Sepi debe entregar el plan de viabilidad a los sindicatos. Ya no se tratará de un documento de meras intenciones, sino que en principio se detallarán los ajustes pertinentes para encarar la dramática situación patrimonial de RTVE, que ha conducido a que la deuda del ente público supere en estos momentos los 7.500 millones de euros. El ajuste de plantilla aún no se ha concretado, pero los sectores implicados han comenzado a hacer sus cuentas.


Recortar la plantilla un 50%

La Plataforma de Defensa de la Televisión Pública acaba de realizar un estudio del que se puede concluir que si el expediente afecta a los mayores de 50 años, la plantilla podría verse mermada hasta prácticamente la mitad. En concreto, y según sus cálculos, de los 8.352 empleados del ente, 4.289 superan los 50 años, lo que supone un 51,4%.

La plantilla con edades más altas es la de Radio Nacional, donde el 56,5% supera ese umbral sobre el que podría actuar el futuro Expediente de Regulación de Empleo (ERE). En el conjunto del ente público, y con más de 55 años, existen en estos momentos 2.526 personas, de los cuales 1.144 tienen entre 59 y 73 años. Los sindicatos ya han anunciado las primeras movilizaciones contra ese plan, que arrancarán con concentraciones en los centros de trabajo el próximo viernes.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba