Documento Caffarel entrega a sindicatos y a responsables de Informativos el proyecto de Estatuto Profesional

Establece que los profesionales trabajarán sin injerencias externas y les prohíbe hacer publicidad

La directora general de RTVE, Carmen Caffarel, entregó hoy a los representantes sindicales del Comité General Intercentros y a los directores de Informativos de TVE, Fran Llorente, y RNE, Javier Arenas, el proyecto de Estatuto Profesional de los Servicios Informativos de RTVE.

El documento, que desarrolla los derechos y deberes profesionales de los trabajadores de informativos de la radio y la televisión públicas, contempla la creación de Consejos Profesionales de la Información (uno en RNE y otro en TVE) para velar por el respeto a la imparcialidad y a la veracidad informativa.

El Estatuto consta de tres capítulos y 21 artículos, así como un preámbulo en el que se señala que los profesionales de informativos de RTVE "requieren de independencia para dar cumplimiento al deber constitucional de informar" y se añade que este Estatuto es una norma "reclamada sin éxito desde distintos sectores desde hace años". El primer apartado establece las disposiciones generales, el segundo enumera los derechos y los deberes concretos del informador y, el último, describe las características del Consejo Profesional de la Información.


NO A LA PUBLICIDAD

Entre los principios que inspiran el cumplimiento del deber de informar se destaca la necesidad de distinguir entre hechos u opiniones, evitar la difusión de rumores, rectificar con diligencia, respetar el 'off the record' y reconocer a las personas su derecho a no conceder información. También se establece la conveniencia de no aceptar regalos o retribuciones de terceros que puedan promover o influir opiniones.

Asimismo se señala que no se podrá simultanear el ejercicio profesional regulado en este estatuto con otras actividades profesionales "incompatibles con la deontología de la información", como la publicidad, las relaciones públicas o las asesorías de imagen, "salvo autorización expresa de la Dirección de RTVE cuando se trate de campañas consideradas institucionales o de servicio público".

El Estatuto establece además que debe respetarse el dolor de las personas en acontecimientos que generen especial aflicción, evitando la intromisión gratuita y las especulaciones innecesarias sobre sus sentimientos y circunstancias. También se pide que se observe escrupulosamente el principio de presunción de inocencia en procedimientos penales y se recomienda tratar con especial cuidado toda información que afecte a menores.

Por otro lado, se aconseja cuidar las imágenes que puedan dañar la sensibilidad del espectador y actuar con cuidado en informaciones con contenidos que puedan suscitar discriminaciones por razones de sexo o raza.

Los Consejos Profesionales de TVE y RNE serán los encargados de vigilar el cumplimiento de todos estos principios. El proceso de responsabilidad deontológica podrá ponerse en marcha por propia iniciativa o a instancia de un informador. Si los Consejos consideran que ha existido vulneración de los principios del Estatuto, procederán a la amonestación privada o pública. También podrán trasladar el caso a la Dirección de RTVE.


TRABAJAR SIN INJERENCIAS

Los derechos de los informadores contemplados en el Estatuto son la libre expresión e información, la cláusula de conciencia, el secreto profesional, los derechos morales de autor, el derecho a participar en el proceso de rectificación y la participación en los Consejos Profesionales de la Información.

Respecto al primero de estos derechos, se señala que los profesionales de TVE y RNE "ejercerán su trabajo con plena libertad y obtendrán, elaborarán o difundirán las informaciones sin injerencias externas". El trabajo diario se realizará con sujeción a la dirección profesional de los responsables de informativos, en el marco de los principios y normas recogidos en el texto, añade el documento. También se establecen los procecimientos de defensa en caso de que se siga un procedimiento judicial contra un profesional por alguna información difundida en RTVE.

Además de detallar la cláusula de conciencia y el secreto profesional, el documento recoge el derecho de autor, reconocido cuando el resultado de su trabajo merezca la consideración de obra audiovisual. Por otra parte, se establece que la empresa, antes de decidir sobre la conveniencia de emitir rectificaciones, consultará en la medida de lo posible con los profesionales que las hayan elaborado.


SUFRAGIO UNIVERSAL

Existirá un Consejo Profesional de Información en RNE y otro en TVE. El de Radio Nacional estará formado por 5 vocales de las unidades informativas centrales, 4 vocales de las emisoras territoriales y dos vocales de Radio Exterior. En el caso de Televisión Española, tendrá 6 vocales de los informativos centrales, 3 de las emisoras territoriales y 1 por cada uno de los dos centros de producción, Madrid y Barcelona.

El Consejo se elegirá entre los profesionales incluidos en el Estatuto "mediante sufragio universal, libre, directo y secreto". Cada uno de los vocales ejercerá rotativamente la presidencia por el plazo de un mes.

En cuanto a sus competencias, su objetivo es servir de instrumento de participación, mediar ante la Dirección en las cuestiones profesionales, vigilar la imparcialidad y calidad de la programación informativa y el respeto de los principios deontológicos y, en general, velar por el cumplimiento del Estatuto.

Para ejercer estas funciones podrá solicitar la convocatoria de asambleas, emitir informes, elaborar catálogos de buenas y malas prácticas y denunciar públicamente las violaciones al criterio editorial de RTVE, a la línea editorial establecida públicamente o a los principios recogidos en el Estatuto. No tendrá competencias en materia laboral, que corresponderán en exclusiva a los comités de empresa

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba