Entrevista Carlos Sobera: "Si no eres capaz de crecer como profesional, estás muerto"

El actor y presentador se despedirá de ¿Quiere ser millonario? dentro de unas semanas, rueda a las órdenes de Javier Elorrieta La Camisa del Revés y proyecta una serie para Telecinco

Vertele.- A pesar de tu parón momentáneo en televisión, Telecinco ya ha anunciado que tiene intenciones de hacer una nueva serie contigo, y que tú mismo producirás y protagonizarás.

Carlos Sobera.- Es una serie que se llamaría Segundo Matrimonio, y que relataría la historia de dos divorciados. Pero hay que ser muy prudentes, porque el mundo de la televisión da muchas vueltas. Es una idea que se está escribiendo ahora mismo con cierta diligencia. El piloto no se haría por lo menos hasta enero, y la emisión de la serie no comenzaría hasta septiembre. (Ver Vídeo)

V.- De todas formas, los directivos de Telecinco han pronunciado en voz alta el placer de poder contar contigo en la cadena.

C.S.- Las relaciones con Telecinco son muy buenas en este momento. Estoy muy contento en la cadena, pero la televisión es un mercado. Y como tal, funciona en virtud de intereses muy distintos. Puede que la serie no sea buena, puede que sí lo sea, que no interese emitirla ahora, sino después... Se pueden cruzar muchas cosas, y por si acaso hay que ir "Piano, piano".

V.- ¿Sientes que, de alguna manera, has abierto una puerta para que los profesionales desarrollen varias facetas artísticas y no se les acuse de intrusismo?.

C.S.- Cuando yo empecé a presentar 50 x 15, mucha gente del medio me decía: ¿qué hace un actor haciendo de presentador?. Pero como todos somos muy frágiles de memoria, dos años después, cuando vuelvo a ser actor, todo el mundo me dice: ¿qué hace un presentador haciendo de actor?. Hay que olvidar el encasillamiento, y dejar a los profesionales que vayan de un compartimento a otro, por supuesto admitiendo las críticas, tanto las positivas como las negativas.

V.- Has comentado en alguna ocasión que Quiere ser millonario no ha sido bien programado.

C.S.- El concurso es una fórmula que claramente ha sido mal explotada. Es el único programa de entretenimiento en la historia de la televisión que se ha emitido todos los días, y además ha tenido buen resultado hasta casi el final. Es un programa muy denso, con muchas emociones fuertes. Es como el que come marisco. No puede comerlo todos los días, por mucho que le guste. Ahora estamos pagando las consecuencias de ese abuso.

V.- ¿Si hubieras sido productor de ¿Quiere ser millonario?, lo hubieras explotado menos?

C.S.- Claro. Esa es la razón por la que los programas de televisión deben estar avalados por productoras. A las cadenas les interesa el resultado actual y no les importa quemar los programas porque encontrarán otro que lo sustituya. Pero a las productoras les cuesta mucho encontrar formatos de éxito, y los que tienen, los quieren conservar.

V.- ¿La popularidad te ayuda a recibir más ofertas, o por lo menos propuestas más interesantes?

C.S.- Sí, y es una de las injusticias de esta profesión. O vives grandes momentos en los que te lo ofrecen todo, o vives momentos de olvido en los que no te no te llaman absolutamente para nada. Cuando te pones de moda por un trabajo muy puntual, te ofrecen muchas cosas, casi siempre muy parecidas a la última que has hecho; y es cuando debes progresar, arriesgarte y no repetirte, que sería lo más fácil.

V.- ¿Qué es lo peor que le puede pasar a un actor?

C.S.- Precisamente eso, el estancamiento. Si llega un momento en el que no eres capaz de crecer como profesional, bien porque no te dan la oportunidad o bien porque tú no te atreves a utilizarla, es que estás muerto.

V.- En los años que llevas de carrera has trabajado en televisión, en cine y en teatro, ¿en qué medio te encuentras más cómodo?.

C.S.- En cualquiera, aunque como método de trabajo prefiero el teatro y la televisión; el cine es un trabajo fraccionado, con lo cual es más difícil la concentración, y también más aburrido, más lento y más pesado... Las cosas como son. La televisión es un medio más inmediato, como el teatro; además, en éste último tienes contacto directo con el público, que lo hace más especial. Aunque lo importante es el trabajo que haces, el cual provoca que te sientas a gusto o no.

V.- ¿Es fácil equivocarse en esta profesión?

C.S.- Si es fácil equivocarte en lo personal, imagínate en lo profesional. Y más en este oficio, que no se basa precisamente en la aritmética, es más seguir un impulso, una intuición. Puede haber una serie de cosas que a ti te encantan y que al público le importan un pimiento. No puedes pretender que todo lo que haces le guste a la gente, es imposible.

V.- En la película La Camisa del revés, de Javier Elorrieta, te enfrentas a un nuevo personaje bastante distinto a lo que habías hecho antes.

C.S.- Sí, comenzamos a rodar el pasado 12 de noviembre. Esta película, en la que interpreto a un guardia civil, está contada en clave de thriller psicológico y relata un asesinato múltiple cometido por alguien, víctima de una depresión o de las drogas, aunque también se piensa en que pueda ser un suceso paranormal. También trabajan en la película Rodolfo Sancho y Ramón Langa, que interpreta al psicólogo, un personaje introvertido casado con una mujer que es bruja.

V.- En tu otro proyecto cinematográfico, Hasta aquí hemos llegado, de Yolanda García Serrano, interpretas dos personajes totalmente opuestos y que se diferencian en el color de los ojos.

C.S.- Sí, y también por su carácter, ya que uno de ellos es un energúmeno y el otro un tío simpático y culto aunque apenas aparece en la cinta.
Lo importante es la evolución de Rodrigo, el energúmeno, que se hace pasar por su hermano cuando a éste le dan por muerto, ya que cree que nadie le quiere. Es un ejecutivo demasiado preocupado por el dinero y los negocios. La película se estrenará en febrero de 2002.

V.- ¿En qué te basas cuando eliges interpretar un personaje u otro?

C.S.- Un poco por intuición. Elijo los personajes que me gustan sin tener en cuenta el éxito que pueda tener. Cuando ya he aceptado un personaje, intento intuir si va por buen camino el proyecto en conjunto. A veces me equivoco, aunque cuando me lo pienso demasiado acabo por no aceptar el proyecto.

V.- Además trabajas como productor en la película de Yolanda García Serrano.

C.S.- Sí. Es mi tercera experiencia como productor después de Rigor Mortis con Imanol Arias y El Forastero con Nacho Duato y Néus Asensi, que rodamos en Perú. Pero en Hasta aquí hemos llegado mi participación como productor es pequeña, ya que estamos asociados a una gran productora y distribuidora, Columbia.

V.- ¿Debes creer mucho en un proyecto para arriesgar tu propio dinero?

C.S.- A quien le guste el mundo del teatro, el cine o la televisión sabe que a veces hay que arriesgar al máximo por lo que uno cree, que significa bajar tu caché o aportar dinero en metálico.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba