Entrevista Carolina Cerezuela: "Es hora de frenar un poco mi ritmo de vida"

Carolina Cerezuela, actriz de "Camera café" y "Hospital Central"

Camera café y Hospital Central, dos series de éxito que hacen de éste uno de los mejores años de Carolina Cerezuela, quien disfruta por fin de lo que tanto soñó cuando daba sus primeros pasos como actriz.

Se dio a conocer como la explosiva Mónica Salazar de la ficción ambientada en una oficinapero, poco a poco, la alicantina ha ido abriéndose camino en este difícil gremio.

Además, la actriz prepara su debut en la gran pantalla para el próximo año. Mientras tanto, compagina sin problemas desde una serie hasta una presentación o un desfile de moda.

¿Cuál es el mejor momento para tomar un café?

A diario, todos los días me levanto a las seis y media de la mañana, lo necesito.

¿Le gustaría tomarlo con alguien en especial?

No, con quien me lo quiero tomar es con quien me lo tomo. No tengo ese sentimiento típico de mitomanía, no soy fan de nadie.

Lleva un ritmo muy ajetreado...

Sí, ya llevo dos años y medio con un ritmo muy intenso, además de grabar las dos series, cuando llega la noche acabo siempre envuelta en alguna presentación o en algún tipo de evento. Empieza a preocuparme porque me estoy acostumbrando a este ritmo, duermo tres horas y ya no se me nota, estoy empezando a pensar que es hora de parar un poco.

¿No se ha planteado prescindir de Camera café?

No, es un lujo poder continuar en una serie como ésta, que rompe con cualquier monotonía y descoloca los métodos de trabajo a los que solemos estar acostumbrados.

Parece que disfrutan como niños rodando esta serie...

Así es, lo mejor es el bocata de la una, ese es nuestro marujeo particular. En ese momento nos reunimos todos y nos contamos nuestras vidas.

¿Cómo valora su participación en Hospital Central?

A la gente le ha gustado mucho la trama y el personaje de Vero ha tenido muy buena acogida, estoy muy contenta.

Y la gente, ¿le llama Mónica o Verónica cuando la ve por la calle?

Ya respondo a cualquier nombre, Mónica es un personaje muy querido entre los seguidores de Camera Café pero ya se me empiezan a acercar algunos llamándome Vero.

¿A cual de las dos se parece más?

Cuando se trata de interpretar a un personaje pones algo de ti pero también te quedas cosas de él. De Mónica me quedo con su capacidad para frivolizar sobre ciertos temas, y de Vero con su capacidad de reacción; no es dura ni fría pero tiene la serenidad necesaria para afrontar todas las situaciones que se le presenten.

Verónica tiene una relación con Maca, ¿cómo llevó el realizar escenas amorosas con otra mujer?

Bien, de verdad. Es la pregunta del millón pero no me ha supuesto ninguna complicación. A Patricia (Maca) la conocía de antes, trabajamos juntas en la serie de Paraíso, y eso hace que todo sea mucho más cómodo. Estamos realizando un trabajo y es algo normal. A cualquier actor le gusta hacer papeles que disten mucho de tu realidad personal, porque hacer de tí misma no tiene gracia. Por eso, asumir este tipo de retos como el hacer de lesbiana, que nunca me lo había planteado, me genera mucha adrenalina. Al fin y al cabo es un simple beso, no es nada más.

¿Podría elegir a uno de los personajes de Camera Café?

Me quedo con Jesús, es un personaje brillante y Arturo Valls está que se sale en ese papel.

¿Qué vamos a ver en esta nueva temporada de la serie?

Tenemos nuevos vasos y nuevas tramas. Mónica sigue con su relación de amor odio con Jesús y tendrá ligues esporádicos fuera de la oficina pero nada serios, es demasiado materialista.

Últimamente está muy metida en el terreno de la publicidad y la moda, ¿quieres abrirse camino en ese mundo o lo considera un extra?

Es un extra, todas las presentaciones y los desfiles que me parecen interesantes. Muchos son culpa de amigos que acaban liándome, y no quiero olvidarme de toda esa gente que me ayudó cuando yo estaba empezando.

¿Le ha tirado los tejos el cine?

Sí, me llegan proyectos pero mi gran problema con el cine son las fechas, he aceptado una comedia pero empezaría a rodarse en enero y ésa es la fecha en la que las dos series se intensifican así que no sé si finalmente podré hacerla. Ya no es sólo que pueda desplazarme a los rodajes, necesito tiempo para estudiar los guiones.

¿Qué opina de que Escenas de matrimonio haya ocupado vuestro lugar en la parrilla?

Ya estamos acostumbrados, la temporada pasada nos pasaron a los fines de semana durante unos meses. Nosotros queremos nuestra franja horaria y la reivindicamos pero también teníamos miedo de que el público se cansase y a base de tanto repetir capítulos se llegara a quemar la serie. Está bien que nos den un tiempo de relax y luego en enero se vuelva al ritmo habitual.

¿Aparecen amigos por todas partes cuando te haces famosa?

Muchos, sobre todo amigos que no conozco. Hay mucha gente que sólo te han presentado una noche y se presentan como grandes amigos. Yo me voy a Alicante y estoy con mi gente de toda la vida, allí conservo amigos del colegio y la facultad.

¿Qué cualidad suya resaltaría?

El optimismo

¿Hay alguna pequeña manía de la que no pueda huir?

Sí, que no sé ir sin pendientes, no lo soporto. Soy alérgica a todo lo que no sea plata así que siempre llevo otro par en el bolso por si tengo que quitármelos no quedarme sin nada.

¿Qué aficiones tiene?

Me gusta montar a caballo, los animales, leer, hacer deporte, cuando puedo voy al gimnasio. Me gusta mucho tomar una copita de vino con mis amigos a las ocho o nueve de la tarde y contar cómo ha ido la semana; el llamar a un amigo y decirle "Código rojo, estoy fatal" (risas). Ese sabor de las pequeñas cosas es lo que me anima con este ritmo de trabajo.

¿Cómo le gustaría verse dentro de diez años?

Me gustaría verme con mi trabajo, mi familia, mis hijos, mis niños correteando por la casa, y con mi hogar. ¡Pero sobre todo con mi familia cerca!

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba