En la entrega del jueves 17 de noviembre Chicote se adentra en el restaurante más sucio visto en 'Pesadilla en la cocina'

Chicote se adentra en el restaurante más sucio visto en 'Pesadilla en la cocina'
Chicote se adentra en el restaurante más sucio visto en 'Pesadilla en la cocina'

El programa de laSexta visita la Terraza Rocío, un negocio en crisis con un chef en cuyos dominios cunde el moho, la grasa y la comida estropeada

laSexta estrena, este jueves 17 de noviembre en prime time, la entrega más desagradable de 'Pesadilla en la cocina' con Alberto Chicote que visita la Terraza Rocío, tal y como informa la cadena en una nota. "Nunca he visto un cocinero tan sucio como tú", le decía el chef de Atresmedia a Manolo, cocinero de un restaurante en cuyos fogones Chicote reconoce un auténtico museo de los horrores de moho, grasa y desatención.

Ubicada en una de las principales calles de una pequeña localidad sevillana, Valencina de la Concepción, y regentada por una familia conocida en la zona por la producción de jamones, la Terraza Rocío abrió con buen pie hace un año, pero los choques entre su joven dueña, sin experiencia en restauración, y su madre, curtida en el negocio de la hostelería, están desgastando el negocio familiar.

Pese a estas rencillas, el verdadero problema se encuentra en la cocina, territorio absoluto de Manolo, donde campan a sus anchas alimentos con moho, comida estropeada o una freidora con algo difícilmente reconocible.

Ante un restaurante que se va a pique, una sala en la que las desavenencias están a la orden del día y una cocina anárquica y desorganizada, su dueña no reacciona. Lejos de tomar conciencia, recibe la presión con la mayor de las angustias y no es capaz de afrontar los problemas de cara. En lugar de implicarse, se escabulle y no pone en vereda a un cocinero cuya forma de trabajar y tratar los alimentos Alberto Chicote desautoriza.

Los problemas económicos crecen y a la madre de la dueña, que es quien carga con ellos, le están mermando la salud. Alberto Chicote tendrá que enfrentarse a la falta de implicación, la desorganización y la dejadez para intentar salvar un restaurante en horas bajas que, de seguir así, se verá abocado al cierre y amenaza con arruinar a toda una familia.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba