Versión VIP Conflicto en el "GH" inglés al juntar a la ex y a la madre de Stallone

Channel 4 se apunta a la moda del casting sorpresa con concursantes "enemigos". Una habitante abandona voluntariamente y compara el programa con una "prisión fascista"

La última moda en reality shows controvertidos es que los concursantes entren en la casa sin conocer la identidad del resto de habitantes, de manera que se pueda juntar a dos personas que ya se conocieran con anterioridad y tuvieran algún tipo de conflicto pendiente que pueda evolucionar (a peor, a poder ser) durante la convivencia.

La fórmula nació en el verano de 2003, en la cuarta edición del “Gran Hermano” estadounidense, que por primera vez en la historia del formato de Endemol, mezclaba en un mismo casting a algunos concursantes con sus ex parejas, sin desvelar la sorpresa hasta el estreno del programa. La idea se le ocurrió a una de las productoras, Allison Grodner, como una manera de asegurarse "el conflicto" desde el mismo comienzo del programa.

El giro de tuerca fue adaptado con éxito a España en la última edición de “Gran Hermano”, cuando se sorprendió al espectador con el triángulo amoroso entre Salva y sus dos ex, Jani y Mercedes. Zeppelín ha querido epetir la fórmula en “Gran Hermano Vip”, al juntar en la misma casa a Kilo Matamoros con su “enemiga” Lara Rodríguez. Y ahora es el canal británico Channel 4 el que está dando que hablar con la última edición de “Big Brother Vip”, después de haber juntado en una misma casa a la ex y a la madre del actor Silvester Stallone, buscando el clásico conflicto “nuera-suegra”, lo cual ha enfadado profundamente a otra de las participantes, la escritora australiana e icono feminista Germaine Creer, que ha que ha abandonado el concurso y criticado duramente a sus responsables.

Una “prisión fascista”

La autora del libro “The Female eunuco”, que ya sorprendió a los críticos cuando aceptó participar en un formato de estas características, ha atacado duramente a la versión británica de “Gran Hermano VIP” que emite actualmente Channel 4, horas después de haber abandonado voluntariamente el concurso, al que llegó a comparar con una “prisión fascista”.

Greer dijo haberse sentido “horrorizada” ante la presión psicológica a la que estaban siendo sometidos sus compañeros, los otros habitantes famosos de la casa. La escritora de 65 años comunicó su decisión de abandonar el programa el lunes por la noche, a los cinco días de haber comenzado el encierro. Hizo su maleta tranquilamente y dejó la casa el martes a medio día.

Germaine Greer reconoció que sentía frustración por tener que abandonar, pero que se veía obligada a hacerlo ante el “acoso” de Channel 4 hacia los participantes Brigitte Nielsen, ex del actor Silvester Stallone, y también John McCririck, el gurú de las apuestas de carreras de caballos en la televisión británica.

”GH” se ha comportado como un “niño irresponsable”

La escritora acusó a “Big Brother” de haberse comportado como un “niño en lugar de un padre”. “No me gustaba la lección de hostigamiento de la que yo estaba formando parte”, ha declarado.

Greer dijo que estaba especialmente preocupada por el trato dado a Brigitte Nielsen, que no había sido advertida de que al entrar en la casa se encontraría con su antigua suegra, Jackie Stallone, entre los habitantes. La pareja no se veía desde hacía 17 años, cuando Nielsen se divorció de Stallone.

“Creo que los productores del programa han sido totalmente irresponsables; Brigitte teme tener problemas con la custodia de sus hijos a raíz de la cobertura que haga de este conflicto la prensa amarilla”, ha declarado Greer tras su salida de la casa. Suegra y nuera se comportaron con normalidad cuando estaban juntas, pero cuando la primera no estaba a la vista, Nielsen le decía a sus compañeros que “había entrado muy feliz en la casa y ahora se sentía miserable”.

Antes de abandonar el concurso, Greer habló bien a las cámaras de la experiencia que supone participar en “Gran Hermano”, a pesar de las tareas humillantes que tuvo que realizar como ser rociada con leche rancia o desmenuzar el cadáver de un faisán.

Pero cuando salió, Greer dijo sentirse “avergonzada” y “ligeramente humillada” de no haber convencido al resto de concursantes para que también se quitaran los micrófonos y defendieran sus derechos ante “Gran Hermano”.

“La persecución y los holocaustos es lo que sucede cuando la gente buena no hace nada; yo soy anarquista, pero creo que se debe tratar de cambiar una situación en lugar de asumirla”, dijo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba