Según Expansión El Consejo de Sabios propondrá la doble financiación del ente

La mayoría rechaza la privatización. La 2 será un canal cultural y deportivo sin publicidad

El Consejo de Sabios encargado de presentar al Gobierno un modelo de televisión pública antes de febrero se muestra mayoritariamente favorable a la financiación mixta (Presupuestos Generales del Estado y Publicidad), aunque todavía está por determinar en qué proporción, según un artículo publicado este martes en el diario Expansión que reproducimos a continuación por su interés.

Los expertos nombrados por el presidente del Gobierno dan los último toques a la propuesta del nuevo modelo de televisión pública que mantendrá las dos cadenas y recibirá subvenciones y publicidad.

El tiempo marcado por el Gobierno para que el consejo de expertos entregue una propuesta de nuevo modelo de televisión pública acabará el próximo mes de febrero, pero parece que este comité no va a agotar el plazo y tendrá preparado el documento con la propuesta o las propuestas para antes de Navidad. El Gobierno está trabajando en paralelo y a un ritmo acelerado en otros proyectos que completarán las transformaciones del modelo audiovisual como son la Ley del Audiovisual, la creación del Consejo Superior de los Medios Audiovisuales y la concesión de nuevos canales de televisión privada de cobertura nacional.

Aunque no es mucha la información que trasciende sobre el contenido del trabajo de los expertos que se reunen al menos cada 15 días, se sabe por distintas fuentes del entorno que las posiciones están ya más o menos marcadas, no de forma unánime pero sí mayoritaria, a favor de un modelo de televisión pública fuerte, con una financiación mixta (una parte con presupuestos del Estado, ciertos y tasados cada año y otra con publicidad, pero todavía está por determinar en qué proporción), que mantenga las dos cadenas actuales (destinando La 2 a ser un canal cultural y de deportes, sin publicidad).

Estos serían los grandes rasgos del modelo que, además define qué es el servicio público, el sistema de nombramiento del director general (que se propone que sea el Parlamento) y la necesidad de separar la contabilidad de costes de los recursos destinados al servicio público de la otra destinada a recursos comerciales (requisito, por lo demás, exigido por la Comisión Europea).

A continuación le tocará intervenir a la SEPI para proponer una solución a la deuda acumulada de cerca de 7.000 millones de euros en RTVE y por si hay que aplicar algún esquema de adelgazamiento de la plantilla mediante acuerdos sindicales.


Posible consenso

Faltan algunas sesiones para que acaben los trabajos del comité, por lo que se podría llegar todavía al consenso total, pero no parece probable este desenlace y seguramente habrá algún voto particular en el documento final manteniendo el adelgazamiento drástico e incluso la privatización de una de las cadenas de TVE, posición diferente a la mayoritaria.

El consejo de sabios no se va a pronunciar, al menos directamente, según las fuentes consultadas, sobre un tema espinoso y difícil que comparte modelo con RTVE: el de las televisiones autonómicas, que son públicas, pero cuya titularidad corresponde a las Comunidades Autónomas. Precisamente, en relación con este tema y con sentido de la oportunidad, la directora general de RTVE, Carmen Caffarel, ha propuesto un pacto de colaboración entre RTVE y las autonómicas “para optimizar medios materiales y humanos y dejar a un lado la competencia actual”.

Lo hizo en un reciente foro sobre El Espacio de las Radiotelevisiones Públicas en el Tercer Milenio, celebrado en Madrid en presencia de cuatro directores generales de otras tantas cadenas autonómicas.

Al margen de esta posible colaboración el tema de fondo, de caracter político, puede resumirse en la pregunta: “¿si cambia el modelo de RTVE, se adaptarán también al nuevo modelo de televisión pública las televisiones autonómicas?”. Los gestores de cadenas autonómicas no entran directamente en esta discusión pero se muestran partidarios de que se aclare cuanto antes el nuevo modelo. Francisco Campos, director general de Radio y Televisión de Galicia, entiende que hay que cerrar cuanto antes el debate sobre la televisión pública “buscando una nueva hoja de ruta que requiere un pacto político”.

Rafael Camacho, director general de Canal Sur, defiende una financiación mixta, proporcional y transparente y estima que deben colaborar a este fin las televisiones privadas “porque disfrutan de un sistema de oligopolio en relación con la publicidad y porque no tienen el coste de oportunidad de las públicas”.

Manuel Soriano, director general de Telemadrid, dice que hay que enmendar los errores que han cometido los entes públicos televisivos: una financiación mixta desbocada y sin límite, una programación estrictamente comercial y un doctrinarismo turnista”. Pedro García Gimeno, director general de Radiotelevisión Valenciana, pide “que la televisión pública tire de la digitalización”.


Medidas de choque para gestionar RTVE

Acudir al mercado exterior sólo cuando no se disponga de recursos propios.

El sistema de compras incluirá un estudio de costes sobre mercado, oportunidad y tasa de retorno.

Implantación de un sistema de objetivos para el control de la producción, emisión y comercialización.

Profundización en la contabilidad analítica para conocer todas las variables económicas.

Implantación de la contabilidad de costes para conocer el cumplimiento del servicio público.

Puesta en marcha del Cuadro de Mando para conocer la gestión y la evolución de RTVE.

Elaboración del Estatauto del Directivo en el que se regulan los sueldos, gastos e incompatibilidades.

Creación de un registro de programas y empresas en el que se inscribirán las ideas y proyectos y la composición accionarial de las sociedades servicios.

Inversiones en tecnología digital para revalorizar su principal patrimonio.

Desarrollo de la página web para explotar su marca y contenidos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba