Desde hoy hasta el domingo Convocan en Italia una huelga de espectadores para protestar contra la "telebasura"

Cientos de museos y centros culturales de todo el país ofrecen descuentos a quienes lleven consigo un mando a distancia, y entrada libre para los que porten un televisor

Este fin de semana en Italia, mucha gente saldrá con el mando a distancia en el bolsillo como forma de protesta contra de la denominada “telebasura”. Se trata de la primera huelga nacional de telespectadores, convocada desde hoy viernes hasta el domingo, que invita a no encender la pequeña pantalla durante este tiempo. Quienes se unan al peculiar “boicot”, con sólo mostrar su mando recibirán descuentos en cientos de museos, cines, teatros, galerías de arte, parques, librerías, bares y restaurantes de todo el país. Quienes se presenten, en cambio, con un televisor, directamente no pagarán entrada, según informa el diario argentino La Nación.

"Ya era hora de darle voz a la gente, porque a nadie le gusta la TV que nos imponen las seis cadenas en abierto. Todos hablan mal de ella, todos se quejan, pero, al final, todos la ven. Los peores programas, los del sábado por la noche, son los que más audiencia tienen. Son vistos por millones de italianos y había que hacer algo", comentó a este rotativo Barbara Specchia, de "Esterni", la asociación cultural de Milán impulsora de la protesta, que por primera vez tendrá alcance nacional.

Antitelevidentes

Fue precisamente en Milán donde comenzó esta singular huelga en contra de la TV, pero a nivel local, hace ocho años. Según puede leerse en Internet, en el sitio www.esterni.tv, donde figuran las adhesiones que ha ido teniendo cada año la huelga, la manifestación fue creciendo de forma vertiginosa. Si en 1995 hubo mil telespectadores menos, al año siguiente hubo 2000 y, en el último año, 110.000.

Esta vez, al tratarse de la primera huelga de dimensión nacional, los organizadores estiman que al menos 400.000 personas podrán restarse de los datos de audiencia en el prime time, es decir, de 20.30 a 22.30 del sábado, momento en el cual, según la medidora Auditel, en los meses de invierno por lo general hay 25 millones de italianos inmóviles frente al televisor. El optimismo de los inventores de esta llamativa idea no sólo se debe a las previsiones numéricas, sino también a la marea de adhesiones hasta ahora recibidas, que superaron todas las expectativas.

"Los teléfonos no paran de sonar; no tenemos tiempo de actualizar nuestro sitio: no esperábamos que tanta gente respondiera de esta forma. Se han sumado desde importantísimos teatros y museos de grandes ciudades, como por ejemplo el de Ciencia y Técnica de Milán, hasta el bar más pequeño de Palermo, en Sicilia", señaló Specchia a La Nación. El programa prevé distintas fiestas, con espectáculos, lecturas, música en plazas italianas.

Usando el mano a distancia como arma, la idea es protestar contra el "atontamiento y aislamiento provocado por el uso y consumo desmedido de la TV", y contra "esa mentalidad ambigüa, que acepta su poder sin ninguna réplica". "La televisión duerme al cuerpo y al espíritu, y muy a menudo vence sobre la curiosidad de conocer y disfrutar de la realidad. Tenemos que recuperar nuestro tiempo y nuestro espacio, para redescubrir todas las cosas que se pueden hacer en el inmenso tiempo que le dedicamos a la televisión... Reencontraremos el gusto de oír sonidos y voces en vivo, para regalarnos imágenes verdaderas", concluyó Specchia.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba