El programa marcó nuevo récord histórico 'El Cordobés' a Bertín: 'Me hice torero por llamar la atención de mi padre'

'El Cordobés' a Bertín: 'Me hice torero por llamar la atención de mi padre'
'El Cordobés' a Bertín: 'Me hice torero por llamar la atención de mi padre'

'En la tuya o en la mía' se desplazó hasta la casa del diestro con una entrega de nuevo récord. Manuel Díaz habló sobre su niñez, sus carencias por no haber tenido nunca a su padre, y su pelea para lograr triunfar

Bertín Osborne entrevistó anoche 'En la tuya o en la mía' a Manuel Díaz 'El Cordobés'. En esta ocasión fue "en la suya", ya que el presentador y su mujer Fabiola se desplazaron a la casa del torero y Virginia troconis, en la que Bertín nunca había estado.

Tras mostrar su enorme finca, y ya dentro de la casa, lo primero que 'El Cordobés' enseñó al presentador fue una foto en blanco y negro de él joven dando la mano a su padre. Le explicó que es la única que tiene junto a su padre, por lo que la tiene un cariño especial.

"Fui un malcriado porque me crié con mi abuela"

La charla comenzó hablando de la infancia del torero, con un recuerdo a su abuela: "Fui un malcriado porque me crié con mi abuela Dolores. Fui un niño muy feliz en esos momentos. Muy juguetón y revoltoso. Cada animal que me encontraba en la calle, me lo llevaba a casa. Mi madre por circunstancias de ella me dejaba mucho al cargo de mi abuela".

La otra gran mujer de su vida en esa etapa fue su madre: "Ha sido una mujer muy luchadora, que ha tenido que tirar para delante de su casa, a veces sola. Imagínate en la época, mi abuelo la puso en la calle. Luego ya él me llevaba a todos los lados".

Sobre cómo se conocieron sus padres: "Al principio me decía que era muy feo, pero tenía algo"

Cuestionado sobre cómo se conocieron sus padres, explicó: "Mi madre se fue a trabajar en una casa, en Madrid. Ahí conoció a mi padre. Al principio me decía que era muy feo, pero tenía algo. Empezó a salir con él, era un hombre con mucho poder y personalidad. En mi casa no sentó muy bien, porque ya era figura. Hasta que vino embarazada, y eso fue una hecatombe".

Bertín parovechó para confesarle que la primera vez que se emborrachó fue por culpa de su padre, de 'El Cordobés' padre.

Mientras ambos conversaban, sus mujeres Fabiola y Virginia también hablaban sobre cómo se adaptaron a España. Troconis explicó que se lleva muy bien con toda su familia y que ahora ya se siente el eje de la suya.

"Mi abuela le decía a todo el mundo que era el hijo del Cordobés.Nunca se me ocultó mi verdad"

Bertín quiso saber cómo llevó de niño la ausencia de su padre: "Mi abuela le decía a todo el mundo que era el hijo del Cordobés. A todo el barrio. Me hacían torear y me daban un duro. Nunca se me ocultó mi verdad. Estoy agradecido porque no ha sido un trauma. Aunque niños como yo tenemos muchas ausencias, y lo notas y te das cuenta ahora".

El torero se lamentó de que "nunca coincidí con él en ningún sitio, salvo en esa foto. Y no sé si en ese momento él sabía que era yo". "Ese vacío que yo tengo en mi alma de mis hijos preguntándome que dónde está el abuelo no se lo deseo a nadie. Es muy duro", concluyó al respecto.

Su mujer Virginia confirmó con Fabiola que los niños preguntan por el abuelo, y le explicó que ellos les ponen excusas con que viaja, que no puede venir, etc.

"Te voy a contar mi verdad: Yo me hice torero por llamar la atención"

'El Cordobés' dijo que, pese a todo, estaba seguro de que era su padre: "Yo tengo la palabra de mi madre. Y me gustaría haberla dicho que he estado con él, que he tomado un café con él, y que está zanjado. Pero ese momento no ha llegado, y no creo que llegue ya".

A continuación, el torero le confesó al presentador su intención desde un principio: "Te voy a contar mi verdad: Yo me hice torero por llamar la atención".

"Dije: la única forma que yo tengo de defender a mi madre es ser torero. Y voy a ser mejor que él. Y he llegado a ser torero por esa rebeldía. La fuerza más grande es la fuerza de mi verdad, y es la que me llevó a esto. Quería llegar a estar delante y decirle: soy como tú, o quiero ser como tú. Porque la grandeza que ha alcanzado ese hombre, nadie llegará a ella".

"Lo idolatro tanto que quería ser igual"

El torero continuó explicando hasta qué punto admira a su padre: "Lo idolatro tanto que quería ser igual. Ser espontáneo, perseguido por los civiles como él… Salté de espontáneo en uno de sus toros en Madrid porque me ofrecieron 1 millón de pesetas y 20 novilladas. Ni me encerraron ni nada, me dieron la mitad de un bocata del policía. Me engañaron". El programa mostró las imágenes de ese momento como espontáneo.

Después, confesó que en su vida no lo ha tenido fácil: "El hambre es muy mala. Yo he sentido lo que es decir: ‘¿Y ahora qué hago? ¿Para dónde tiro?’. Y esa desesperación no se la deseo a nadie".

"No canté como Jesulín porque canto incluso peor que él"

Su salto a la fama fue meteórico: "Siempre he tenido los pies en el suelo. Sabía que era una pieza de un engranaje. De estar tieso como la mojama me encuentro con que todo el mundo me quiere contratar y que soy hasta guapo. Tengo un club de fans y me meten en una discoteca con 300 mujeres”.

El torero bromeó con que en esa época podía hacer lo que quería: "No canté como Jesulín porque canto incluso peor qué él".

Eso sí, reconoció que "se me fue un poco la pinza. Da mucho poder. En El Corte Inglés me seguían 8 dependientes. En un restaurante no había mesa, pero tenía mesa. Era una locura".

De Vicky Martín Berrocal: "2 años y medio estuvimos sin que nadie se enterara"

Al hablar de su primera mujer, quiso empezar recordando a su padre, José Luís Martín Berrocal, explicando que "tuvo mucho que ver en la relación con mi padre. Quería unirnos".

De Vicky, explicó que "la conocí en una corrida que me dijeron que la brindara un toro. Luego la pedí el teléfono y me dio el de sus 6 fincas. Yo le apunté el mío, 6 veces. 2 años y medio estuvimos sin que nadie se enterara. Hasta que quise formalizarlo y dije que no me hicieran elegir, porque me iba con Vicky. Era encantadora, eso sí, tenía mucho carácter".

Explicó que en su ruptura influyó que "yo creo que fuimos muy jóvenes", pero se alegra de que pese a ello "mi relación es estupenda. Hablamos y dejamos claro que teníamos que hacer que nuestra hija fuese feliz".

Al mismo tiempo, su mujer Virginia se declaraba a Fabiola orgullosa de, el día de la comunión de Alba, estar todos y bien avenidos, sobre todo ella con Vicky: "Nosotros fuimos felices. Vicky es una amiga más".

Virginia y Fabiola hablaron de la mala situación en su país, Venezuela

A continuación, y ahondando más en sus vidas personales, Virginia y Fabiola hablaron de lo mal que está la situación en Venezuela. La mujer de 'El Cordobés' explicó que el año pasado ya no llevó a los niños por ello.

Sobre su familia allí, reconoció: "Sufro mucho. Hablo con mi madre casi todos los días, y me cuenta que sólo puede comprar productos unos determinados días, y ya no hay nada. Yo voy con respeto, porque es estar en el momento equivocado y te la juegas", explicando que por eso Manuel no quiere ir con los niños.

"Como padre soy un desastre porque los consiento en todo"

Mostrando su lado paternal, 'El Cordobés' reconoció que "yo como padre soy un desastre porque los consiento en todo". Y desveló: "Yo tengo una técnica con Virginia: siempre le empiezo diciendo que no, y luego ya negocio".

El torero también tuvo muy buenas palabras para Bertín Osborne por su faceta de padre y cómo ha llevado la situación de su hijo Quique: "Te admiro como padre por tu naturalidad y tu forma de llevar las cosas".

Para despedir la charla, el torero le enseñó su capote de paseo del día que tomó la alternativa, con el escudo de los legionarios. Lo hizo para contarle: "Benítez se refiere a mí como ‘El Legionario’ o como ‘el Díaz’. Eso me ha llegado a mis oídos".

Bertín se comió tres huevos crudos porque es "bueno para la inducción"

La cocina sirvió de nexo de unión a ambas charlas, y Bertín se quejó entre bromas del calor que da "la faja" que les hacen ponerse para sostener la petaca del micrófono.

Alli los hombres cocinaros unos huevos fritos con patatas, y las mujeres unas arepas típicas de Venezuela. El rpesentador les sorprendió y asqueó comiéndose hasta 3 huevos crudos, algo que entre risas dijo que es "bueno para la inducción".

Pese a su poca destreza, Bertín acabó haciendo un huevo frito perfecto. Virginia se cachondeó y le dijo que a partir de ahora, las haría él siempre, y Bertín contestó: "Si yo estoy sobrado en la cocina, pero no quiero hacer alarde". Su mujer: "En mis 12 años de relación es la primera vez que veo esto". De hecho, le hizo una foto con su móvil al plato por si no se volvía a repetir.

"El primer beso fue medio robado. Ella me hacía muy bien la cobra"

La conversación entre los cuatro se trasladó a la mesa mientras comían. El torero recordó cómo conoció a Virginia: "Estaba haciendo footing por un parque y hablé con su hermana. Me reconoció y me dijo que me iba a presentar a Virginia. Yo estaba recién separado y ella estaba pasando una situación difícil". Su mujer explicó esa situación: "Llevaba desde los 16 años con mi novio, y cuando tenía 20 falleció".

'El Cordobés' reveló que "nos unieron muchas cosas en ese momento. Cuando volví a Venezuela, mi hermano tenía su número y le dije que llamase a Virginia". Su mujer contó que en ese momento: "Según me volvió a ver, me dijo que cuándo nos casábamos".

Entre bromas, el torero recordó que "el primer beso fue medio robado. Ella me hacía muy bien la cobra". Bertín confesó que no se acuerda nunca de nada, ni de su aniversario. Pero sí que recordó que su primer beso fue en el coche, cosa que Fabiola no.

"Es fuerte decirle a un hijo tuyo que se tiene que jugar la vida para que le contraten"

El diestro habló luego sobre si seguiría la saga de 'El Cordobés': "A Manuel mi hijo no le gustan los toros. Torea para vacilar, como en su comunión. A mí no me gustaría, porque se pasa mucho. Mucho miedo. Es fuerte decirle a un hijo tuyo que se tiene que jugar la vida para que le contraten".

"Le gusta el fútbol porque ven a los futbolistas, que ahora son los que parten el bacalao. Antes el toreo era más de padres a hijo, ahora entre ellos no hablan de toros, por desgracia", se lamentó 'El Cordobés'.

La cita acabó con Virginia sacando una banderita de Venezuela para "colonizarles". Bertín la colocó bien visible en la mesa y cantó. Después, cuando Manuel y Virginia dijeron que su canción especial era "My way" puso la versión que ha hecho en el móvil, y terminaron bailando por parejas y despidiéndose entre besos y abrazos.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba