Operación Púnica Cristina Tárrega: "No es justo, soy una víctima"

Cristina Tárrega: "No es justo, soy una víctima"
Cristina Tárrega: "No es justo, soy una víctima"

La ex presentadora de 'Territorio Comanche' se defiende de las informaciones que la relacionan con la trama de corrupción de Francisco Granados: "Es una injusticia lo que se está haciendo conmigo". "Soy una víctima, no tengo nada que ver ni con esta operación ni con este señor", declara.

Cristina Tárrega, quien se ha visto salpicada por la Operación Púnica a raíz de informaciones publicadas en Interviú el pasado lunes, ha dado su versión de lo sucedido. En declaraciones al portal Vanitatis, la presentadora afirma que no tiene "nada que ver en esta operación" y que "es una injusticia lo que se está haciendo conmigo".

La periodista valenciana asegura al citado medio no haber tenido nunca una relación con el ex secretario general del PP de Madrid, Francisco Granados, y que no ha tenido negocios con él:"Lo he visto en dos o tres ocasiones y el tratoha sido profesional, como periodista. De hecho nunca se me habrá visto con él públicamente.Solo cogí una llamada de teléfonocomo se la cogería al de la tintorería. No porque este señor esté ahora en la cárcel voy a ser yo responsable de nada", se defiende.

Varias conversaciones telefónicas a principios de agosto de 2014

La que fuera responsable de ‘Territorio Comanche’ en Telemadrid habló con Granados el 7 de agosto de 2014. “Tenemos que darnos prisa, hay unos rusos que andan muy interesados en el local. El problema de este sitio es la gestión de las licencias, pero eso no me preocupa, porque tenemos amigos”. El político le dice a su interlocutora que “los inversores se tienen que decidir”, y la periodista responde que hace falta “un millón de euros, más o menos” y que está “hasta las pelotas de ese asunto. Un local de 1.200 metros. Me piden 15.000 euros y seis meses de aval por ser yo”.

El día 8 se produjo una segunda conversación telefónica. Tárrega facilitó a Granados el contacto de una mujer que le enseñará el local por el que se interesaba. A esa cita enviaría a David Marjaliza, el otro cabecilla de la Púnica.

Hubo una tercera llamada, en la que Granados se interesa por la antigua sala Archy, un sitio frecuentado por futbolistas, actores y políticos en los años 90. Pero no tiene licencia. Aún así, explica Granados ellos “entrarán como accionistas, ya hablaremos, no hay problema”. El 15 de octubre, Granados comunicó a Tárrega que contaba con un socio para el Archy, a lo que ella responde que marcha a Valencia, “a ver a Rita”. Doce días después, Granados sería detenido por la Guardia Civil y enviado a prisión.

Tárrega se defiende: "Soy una víctima"

Cristina, que se encuentra abatida por las informaciones publicadas, insiste en que se trata "de un error" y "una información malintencionada". "Lo único que hago es facilitarle el contacto de la portera, que es quien enseña el local en el que estaba interesado Granados. Elpropietario de ese local es el mismo que me alquilaa mí dos locales, por eso se pone en contacto conmigo, para que le facilite su contacto", aclara la presentadora.

"No es justo. Yo lo único que he hecho es coger una llamada y atenderla. No he cometido ningún delito.Me gano el dinero con mi trabajo y mis cuentas están claras.Soy una víctima.De verdad queno tengo nada que ver ni con esta operación ni con este señor", insiste.

De hecho, confirma que "desde el juzgadonunca me han llamado para declarar, y de esto hace más de un año. ¿No crees que si el juez hubiera visto algo no me hubieran llamado ya?".

No obstante, la presentadora afirma estar segura de la mala intención de las filtraciones, por lo que asegura que "he dejado todo en manos de mis abogados. Publicar conversaciones privadas es un delito y ya les he dicho que emprendan acciones legales contra los medios que han sacado la información".

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba