Según promociona ya la cadena 'Curso de 63' Vs 'Tú sí que vales'

Antena 3 estrena por fin su reality el próximo martes frente al 'talent' de Tele 5, ambos formatos de Endemol

Tras varios retrasos en su llegada, Antena 3 ha decidido estrenar finalmente "Curso del 63" en el prime time del próximo martes, 6 de octubre, frente a "Tú sí que vales", que ayer lideró en su regreso un 18.4% de cuota y 2.783.000 espectadores, el debut más visto de todas sus ediciones.

Así lo promociona ya la cadena, un anuncio que supondrá un duelo fratricida en la noche de dicha jornada entre dos producciones de Endemol: el reality "Curso del 63" (Zeppelin) y el talent "Tú sí que vales" (Gestmusic).

El tercero en liza será "Españoles en el mundo", que tan buenos resultados está cosechando en La 1 tras su traslado desde el late night.

De hecho, la semana pasada, en el enfrentamiento entre la primera parte de "Paquirri" (Telecinco) y el estreno de la cuarta temporada de "Física o química" (Antena 3), el espacio de reportajes de la pública plantó cara sin apenas hacer ruido.

"Curso del 63" en Antena 3 no apto para 'blandos' o 'niñatas'

“No hemos reproducido las asignaturas de los años sesenta, sino que hemos querido trasladar a los jóvenes a esa época para que conozcan los valores de entonces: autoridad, respeto, disciplina y esfuerzo”.

Así ha presentado hoy Carlos Fernández, director de Contenidos de Antena 3, su nuevo reality "Curso del 63" en la rueda de prensa a la que ha asistido Vertele.com.

La cadena lanzará en los próximos días este docu-reality en el que una clase integrada por 20 jóvenes de hoy (mayores de edad) conviven bajo los valores culturales y normas educacionales propias de los años 60.

Tras el estreno, se ofrecerá un reportaje sobre la educación actual. La cadena también prepara un debate con políticos sobre el modelo educativo actual, llamado “Un problema de educación”.

El nuevo programa de la cadena, producido por Zeppelin TV, es la adaptación del formato británico "That'll teach them", estrenado en Channel 4. Francia también ha tenido su versión bajo el título "Le pensionnat de Chavagnes" ("El Internado de Chavagnes"), emitido en M6.

En ambos países provocó un debate social sobre el actual sistema educativo y la actitud que muestra la juventud en todos los ámbitos de la vida. Su estreno en Antena 3 también llega en un momento en el que el debate educativo y el comportamiento juvenil están en entredicho.

"En el programa no se trata la política ni la religión"

"Este programa se ha emitido en Inglaterra y Francia provocando una gran polémica social que en España ya existe. El debate ha surgido antes de que se emita el programa porque estamos hablando de un tema muy delicado de la sociedad, la educación”, ha explicado esta mañana el director de Contenidos de Antena 3, Carlos Fernández.

“No hemos reproducido las materias que se estudiaban en los años sesenta, sino que hemos querido trasladar a esa época a una serie de jóvenes para que conozcan los valores de entonces: autoridad, respeto, disciplina y esfuerzo”.

“No se trata ni la política ni la religión, ya que ese no es el objetivo del programa. No queremos valorar qué época es mejor o peor, sino reproducir aquel ambiente con chicos de hoy en día”, ha añadido Fernández.

Desde el minuto 1 en que se abran las puertas del San Severo, los espectadores podrán adentrarse en el colegio de forma directa a través de antena3.com. Siguiendo el nuevo concepto 3.0 de ver y hacer televisión puesto en marcha por el Grupo Antena 3, la página web habilitará una home especial para seguir y participar en el programa de forma simultánea y continuada.

El día del estreno de “Curso del 63”, antena3.com emitirá simultáneamente el espacio y habilitará un módulo lateral en Facebook para comentar el desarrollo del mismo en tiempo real. En esta conversación a través de Facebook también participará una de las profesoras del colegio.

"Los padres nos han dado las gracias"

Jaime Guerra, productor ejecutivo de Zeppelin, ha explicado que se trata de "un programa de plena actualidad. No valoramos a la juventud de ahora, si es mejor o no que la de antes, sólo les enseñamos cómo se vivía en los años 60, y han alucinado”

“Todos se han ido diciendo que han aprendido muchos valores que desconocían y los padres de muchos nos han dado las gracias”. “Ha sido como transportarlos a un parque temático de los años 60”

Álvaro Díaz, director del programa, ha comentado que "Aunque hemos contado con la ayuda de un historiador, nos hemos permitido alguna licencia, como crear un internado mixto en el que sí hemos reproducido el ambiente, la disciplina, la forma de vestir y comer de los años sesenta”.

Por su parte, Don Luis, uno de los profesores, opina que "la mayor satisfacción ha sido ver cómo ha sido la evolución personal de algunos de los alumnos”.

Los alumnos de "Curso del 63"

Los alumnos de “Curso del 63” son jóvenes de hoy en día, de distintas clases sociales, con gustos diferentes y que reflejan la realidad de la juventud de nuestra sociedad: apegados a Internet y a las redes sociales, preocupados por su imagen, acostumbrados a salir con sus amigos y con acceso a numerosos “caprichos” (les gusta ir de compras, llevan piercing y tatuajes, se maquillan, dan mucha importancia a la ropa…).

Unos son estudiantes con muy buenas notas y matrículas de honor, otros han repetido curso y les cuesta aprobar las asignaturas, y otros no han continuado los estudios para comenzar a trabajar. El reto que les plantea el programa es si estos jóvenes de hoy podrían aguantar el sistema educativo de los 60.

Se trata, en efecto, de un grupo muy heterogéneo en el que se encuentran desde buenos estudiantes a jóvenes que decidieron hace tiempo dedicarse a trabajar. Igualmente sucede con sus caracteres, muchos son responsables y aplicados, pero otros buscan la excusa más rápida para escaquearse de sus deberes y obligaciones.

Los chicos

PAU MONTANER.18 AÑOS. BARCELONA. Trabajador y responsable. Preocupado por su imagen, pasa muchas horas en el gimnasio y luce unos abdominales de infarto.

IVÁN LATORRE. 19 AÑOS. VALENCIA. Estudiante de Gestión Administrativa. Tiene vocación artística y hace playbacks. No se pone piercings porque su madre no le deja.

MARIO JIMÉNEZ. 19 AÑOS. MÁLAGA. Joven alegre y divertido. Guapo y con mucho éxito entre las chicas. Muy apegado a su familia.

DAVID Gª GUTIÉRREZ. 19 AÑOS. CÁDIZ. Estudia Ingeniería Naval en Madrid. De carácter alegre y abierto, vive en una residencia y está acostumbrado a convivir.

JOSHUA LÓPEZ. 18 AÑOS. BARCELONA. Se define como “muy callejero” y luce varios piercings y espectaculares tatuajes.

ALBERTO Gª DURÁN. 19 AÑOS. VALENCIA. De carácter abierto, buen conversador. Está acostumbrado a desayunar con un cigarrillo y un refresco.

DANI MARTÍN. 20 AÑOS. BARCELONA. Quiere estudiar Diseño Gráfico. Reconoce que es bastante vago y se define como un conquistador. Le echaron en la ESO por hacer dibujos ofensivos de sus profesores.

HÉCTOR CALVO. 19 AÑOS. MADRID. Estudia para azafato de vuelo. Le gusta la ropa de marca, es adicto a las redes sociales y está acostumbrado a que le den todo hecho.

JOSÉ ESTREMS. 19 AÑOS. VALENCIA. Fontanero. Reconoce que se gasta mucho dinero en caprichos. Tiene novia desde hace cuatro años. Su madre le sirve el desayuno en la cama todos los días.

ALEJANDRO GIL.18 AÑOS. BARCELONA. Su look es su forma de expresarse ya que se mueve en un mundo alternativo. Necesita dormir 12 horas y nunca hace la cama.

Las chicas

ANA JULIA JIMÉNEZ. 19 AÑOS. MÁLAGA. Modelo. Se considera buena gente pero ‘más loca que una cabra’. Al terminar la ESO dejó las clases para poder ir a castings de modelo, aunque no era mala estudiante. Cuando hay que poner la mesa, se esconde.

AROA ORTEGA. 18 AÑOS. MADRID. Estudiante de estética, peluquería y maquillaje. No concibe la vida sin plancharse el pelo después de ducharse. Intenta ayudar en casa, pero le da asco lavar los platos.

CARMEN MADRIGAL. 19 AÑOS. MÁLAGA. No puede vivir sin su rimel y sin sus planchas del pelo. Está enganchada a las compras y a las redes sociales. Trabaja de peluquera.

CLAUDIA MOLTÓ. 18 AÑOS. VALENCIA. Muy buena estudiante, con varias matrículas de honor. Estudiaba Magisterio pero lo ha dejado porque quiere hacer Arte Dramático. Se confiesa adicta a las nuevas tecnologías.

DESEADA AMORES. 19 AÑOS. MÁLAGA. Todo un carácter, llega dispuesta a dar guerra. No se calla ante nada. Tiene novio desde hace un año y es capaz de pelearse con quien sea si alguien se mete con él.

GEMMA SECO. 19 AÑOS. MADRID. Hasta hace poco ha sido dependienta en una tienda de moda. La ropa es su perdición. Destina todos sus ahorros a ir de compras y tarda horas en arreglarse. Muy especial para comer, odia el pescado y las verduras.

INMA NORTE. 19 AÑOS. SEVILLA. Hija única, nunca la han castigado. ‘¡Soy la niña de sus ojos!’. Sus amigos la llaman ‘la Barbie’. Le gusta mucho la fiesta. Va a empezar a estudiar Educación Infantil.

LAURA ABELLÁN. 19 AÑOS. ALICANTE. Quiere estudiar Educación Infantil. Se considera una persona diferente y, al mismo tiempo, tímida y extrovertida. Colabora mucho en casa. Voluntaria de Protección Civil.

MARTA RÍOS. 18 AÑOS. MADRID. Esteticién. Va siempre muy arreglada y le gusta lucir escote. Tiene novio desde hace tres años, aunque se ven poco. No terminó la ESO. Está acostumbrada a hacer de ama de casa cuando su madre se va a trabajar.

SILVIA CABANILLAS. 18 AÑOS. ALICANTE. Muy coqueta. Quiere estudiar Historia del Arte. No quiere tener novio, de momento, ya que tuvo una mala experiencia.

El profesorado

El Instituto San Severo funciona en régimen de internado, y cuenta con el siguiente cuadro de profesores:

• Director de San Severo: D. Vicente Pastor
• Supervisor: D. Ildebrando Rodríguez
• Profesora de Matemáticas, Geografía e Historia y prefecta de las chicas: Dª. Alicia Flon
• Profesor de Física y Química y prefecto de los chicos: D. Luis do Pazo
• Profesor de Latín, Filosofía y Música: D. José Carmona
• Profesora de Lengua y Literatura y de Hogar: Dª. Julia Gallardo
• Profesor de Educación Física: D. Carl Dobson

Dado que el San Severo es un instituto ficticio ambientado en los años sesenta, ha sido necesario crear un plantel de profesores acorde con esa época. Para ello, el equipo del programa ha seleccionado minuciosamente a los candidatos más adecuados por imagen, conocimientos y trayectoria profesional. P

or ese motivo se ha decidido contar con profesores auténticos, pero con amplia experiencia en el mundo de la interpretación y la comunicación, para encarnar a los maestros del instituto (a excepción del director).

El director: Don Vicente Pastor

Todo un modelo de rectitud y apego a la tradición. Digno heredero de la filosofía educativa de don Saturnino -el fundador del instituto San Severo-, don Vicente ha hecho suyo el lema de la institución: Estudio, Disciplina y Constancia.

A pesar de su aspecto duro, don Vicente suele mostrarse comprensivo con los excesos de sus alumnos y no acostumbra a recurrir a la expulsión… salvo en determinados casos.

La profesora de Matemáticas, Geografía e Historia: Doña Alicia Flon

Además de impartir estas tres disciplinas es la prefecta de las chicas. Doña Alicia es una maestra de las de antes, serena pero exigente y con una buenas dosis de retranca que a veces deviene en sarcasmo. Se las sabe todas. Por las buenas puede llegar a ser la mejor confidente para sus alumnos pero, si alguien osa cuestionar su autoridad, se convierte en una enemiga temible.

El profesor de Física y Química: Don Luis Dopazo

Es el prefecto de los chicos. Don Luis es el “coco” de todo el alumnado del San Severo, especialmente de los chicos. Pese a su juventud, don Luis es un claro exponente de la rigidez académica de hace unas décadas y puede llegar a mostrarse prepotente con sus alumnos para dejar claro quién es el que manda. Aunque parece más estricto que el propio director del instituto, a veces demuestra que también tiene corazón.

El profesor de Latín, Filosofía y Música: Don José Carmona

Es, sin ninguna duda, el maestro más “blando” y permisivo con sus alumnos, tal vez para compensar sus clases que son bastantes pesadas de digerir. Rara vez recurre al castigo, y cuando se ve obligado a hacerlo sufre más que el propio sancionado. Intenta solucionar todos los conflictos (incluso los que no le afectan) a través del diálogo, con sermones paternalistas.

La profesora de Lengua y Literatura y de Hogar: Doña Julia Gallardo

Doña Julia es una verdadera “señorita” a la vieja usanza, que combina su amor por la literatura con una formalidad a toda prueba. Vive volcada en su trabajo y en hacer cumplir las normas de régimen interno del instituto, ya sea dentro o fuera de clase. No es partidaria de levantar la voz, pero tampoco tiene reparos en hacerlo si es necesario.

El profesor de Educación Física: Don Carl Dobson

legó de su Inglaterra natal a España para trabajar como profesor de gimnasia, y encontró en el Instituto San Severo el lugar ideal para ejercer su oficio con el mismo rigor que lo haría en cualquier internado británico. Cree firmemente que la autoridad no debe cuestionarse y que sin capacidad de sacrificio no se consigue nada. Disciplinado en clase y fuera de ella, se identifica plenamente con los valores del San Severo.

El supervisor nocturno: Don Ildebrando Rodríguez

Se encarga de mantener la disciplina del centro durante la noche, vigilando con su linterna los pasillos que comunican con los dormitorios. No consiente que nadie hable una vez apagadas las luces, y no le tiembla la mano al aplicar castigos. Formado en la calle y muy perspicaz, cumple su cometido de manera inapelable. Resulta casi imposible burlar su vigilancia o engañarlo.

Aproximación al ambiente escolar de los 60

“Curso del 63” no pretende ser un retrato exacto de los institutos de comienzos de los sesenta. Hay aspectos políticos, sociológicos y disciplinarios que se han soslayado deliberadamente, como por ejemplo, el castigo físico que en el San Severo -el colegio donde se desarrolla “Curso del 63”- es inconcebible. Además, tampoco era normal en la época que chicos y chicas estudiaran juntos.

La filosofía del programa se basa, no en defender ni atacar los métodos educativos de una época u otra, sino en llevar a la práctica esa frase que los mayores suelen decir a los más jóvenes: “¡Ay, si tú tuvieras que pasar por lo mismo que pasé yo…!”.

Choque de valores

Los chicos y chicas se enfrentan a decisiones disciplinarias que les parecen injustas, o simplemente excesivas, y replican a sus profesores. ¿Es lícito cuestionar el principio de autoridad, aunque no se esté de acuerdo con una decisión? ¿Están los jóvenes de ahora acostumbrados a conseguir lo que quieren en cuanto presionan un poco?

Ante las dificultades de los primeros días, varios alumnos y alumnas se plantean abandonar el instituto de inmediato porque no aguantan más. A su llegada al centro, lo primero que se les hace es entrega del uniforme escolar, se les quita maquillaje y piercings y se les arregla o corta el pelo.

Uno de los alumnos se niega a esto último y tras una charla con el director abandona antes de empezar. En las primeras clases los profesores sacan a colación respuestas de los alumnos a un examen escrito que se les hizo antes de empezar.

Algunas alumnas confiesan en privado que ahora aprecian más lo que tienen en casa, y que se arrepienten de haber contestado mal a sus madres en vez de demostrarles más cariño. ¿Hace falta disciplina para que los jóvenes tengan valores?

Ambientación

A la hora de recrear el material escolar, el equipo del programa ha cuidado hasta el último detalle. Como en aquella época, los alumnos se sentarán de dos en dos y escribirán con plumas estilográficas. Los cartabones, las escuadras de madera, los mapas con la antigua división por regiones o los cuadernos, serán idénticos a los que se usaban en aquel tiempo.

Para cada alumno se han impreso especialmente facsímiles de los libros de texto que se empleaban en la España de los años sesenta, incluyendo todas las asignaturas hasta completar un total de 172 volúmenes.

Además, a lo largo del programa, se emplearán discos de microsurco, envases de bebidas refrescantes y otros muchos elementos de atrezzo que sumergirán al espectador en el espíritu de la época.

Uniforme y vestuario de los 60

Los alumnos del San Severo vestirán durante toda su estancia en el instituto, camisa color crema, pantalones grises (falda del mismo color en el caso de las chicas) y chaleco azul marino con el escudo del centro bordado en el pecho.

Todos deberán llevar una corbata azul marino y zapatos negros. La ropa interior también es de época, y cada alumno ha de encargarse de tener siempre una muda limpia.

Para practicar deporte, chicos y chicas disponen de pantalones cortos azul marino ribeteados en amarillo, zapatillas de lona con suela de goma (tipo bambas) y polo azul o blanco con el escudo en dorado.

El material deportivo también es acorde con el utilizado en los años sesenta. Cada alumno o alumna cuenta con un neceser para su higiene con elementos tan añejos como las maquinillas de afeitar de hoja intercambiable.

El centro de enseñanza

El centro escolar donde se desarrolla “Curso del 63” es el Instituto San Severo, un establecimiento docente ficticio, supuestamente fundado por el filántropo don Saturnino Espinel de Bracamonte y Díaz de Lucena, en algún lugar de Castilla en el año 1913. Su escudo representa el árbol de la ciencia y simboliza la cultura, y defiende el lema “STVDIVM-DISCIPLINA-CONSTANTIA”. Su himno se titula “Esa estrella que nos guía”.

Asesor histórico y documentación

Para recrear el ambiente escolar de 1963, el programa ha contado con el asesoramiento histórico del escritor Ignacio Elguero, asesor literario, colaborador en diversos medios de comunicación y profundo conocedor del periodo histórico comprendido entre los años cincuenta y ochenta del siglo veinte.

Las instalaciones

La sede del instituto es un edificio de varios siglos de antigüedad, de estilo herreriano y cuatro plantas. Destaca por su claustro central con un patio de 400 metros cuadrados y alrededor del cual se distribuyen las principales dependencias de la institución.

En la planta baja está el salón de actos, muy amplio y rematado por un gran escenario con telón que acoge las ceremonias de inauguración y clausura de curso, teatro y sala de conciertos, así como diversas reuniones.

A través de un doble tramo de escaleras de granito se puede acceder a la primera planta, donde se encuentra el despacho del director, presidido por el retrato del fundador y con mobiliario y decoración propios de la época.

En la segunda planta se encuentran las dos aulas, con sus pupitres de madera y varias láminas de anatomía y geografía. Además, el instituto cuenta con un pequeño laboratorio de estilo clásico.

En la buhardilla superior se localizan los dos dormitorios: el masculino y el femenino. En cada uno de ellos hay diez camas de hierro, originales de la época, así como mesillas y armarios de madera para poder guardar el uniforme y la ropa de deporte.

Fuera del edificio, el instituto cuenta con un complejo deportivo de más de cuatro hectáreas de extensión, con varios campos de fútbol y pistas de baloncesto y balonvolea, así como amplios espacios arbolados para el recreo de los internos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba