CSI Miami David Caruso:"Lo más difícil de una serie es captar su esencia''

CSI Miami desembarcará en Tele 5 el lunes 1 de septiembre. El último capítulo de CSI Las Vegas fue visto por una media de seis millones de espectadores (33,5% de cuota de pantalla). Entrevista de Rocío Ayuso, desde Los Ángeles, para el diario "El País"

La escena del crimen se muda de Nevada a Florida. CSI Miami desembarcará en Tele 5 el lunes 1 de septiembre -AXN (Digital +) estrenó la serie en marzo pasado-, apuesta que nació como una secuela de CSI, también emitida por la cadena privada, y que significó el renacimiento de las producciones extranjeras. Hasta el punto de que el último capítulo protagonizado por los forenses de Las Vegas fue visto por una media de seis millones de espectadores (33,5% de cuota de pantalla).

CSI venía ya avalada por el éxito desde Estados Unidos. Así que sus máximos responsables quisieron inmediatamente rentabilizar los buenos resultados. Al principio, lo único que tenían claro era trasladar la escena del crimen a Miami. Todo el equipo se puso a trabajar duramente para que la nueva serie, derivada de la original, no fuera considerada una mera copia. Pero, como recuerda el productor y creador de ambas, Anthony E. Zuiker: "Las Vegas es una ciudad nocturna donde uno va a ver la fauna, mientras que Miami es una ciudad bañada por su luz y donde uno va a ser visto". El instinto de Zuiker una vez más ha sido inmejorable: CSI

Miami estrena su segunda temporada en Estados Unidoscon tan sólo un 13% de su audiencia heredada de su progenitora.

El reparto también es muy diferente. A excepción de dos de sus personajes: Emily Procter, como la encargada de balística Calleigh Duquesne, y Khandi Alexander, como la forense Alexx Woods, que pasaron brevemente por la tercera temporada de CSI para servir de enlace, el resto no tiene ninguna relación. Frente al cerebral Grissom (William Petersen) está el intuitivo Horatio Caine, personaje interpretado por David Caruso. Este papel ha devuelto el lustre a este hombre pelirrojo que hace una década fue el héroe de Policías de Nueva York, serie que le lanzó a una gloria que perdió en cuanto quiso buscar fortuna en pantalla grande.

Pregunta. ¿Alguna vez pensó que la televisión le ofrecería esta segunda oportunidad?

Respuesta. Es una situación surrealista porque mi primer éxito televisivo se acabó convirtiendo en algo tan público que pensé que nunca nada podría ser igual. Pero ahí está el milagro. CSI: Miami me ha dado esa segunda oportunidad y el público me ha aceptado.

P. ¿Le resultó arriesgado implicarse en la secuela de una serie con tantos seguidores como CSI?

R. La principal diferencia es el lugar en el que transcurren. Uno no puede rodar en Miami sin contar con la pasión y las vibraciones de esa ciudad. Si no eres capaz de captar esa excitación, es que estás haciendo algo mal. En comparación, es una serie más arriesgada, en la que tenemos un comportamiento más policial, lo que nos autoriza a sacar las armas. Eso crea más momentos de acción.

P. Los personajes también son más accesibles.

R. Sí, desde la primera temporada se ha intentado que los personajes sean menos cerrados. Esta idea se desarrollará en la segunda entrega porque ahora sabemos cuáles son nuestros puntos fuertes. Al agente Horatio Caine le han dado un trasfondo que le conecta a un hermano policía que murió de forma misteriosa. Además, está la relación con la detective encargada de homicidios, que acaba de enviudar y con la que existe una cierta tensión sexual.

P. ¿Cómo explicaría el éxito de las dos versiones de CSI?

R. Lo más difícil de capturar en una serie es la esencia, y es lo que han logrado a la perfección los productores de las dos. Gracias al reparto, a las imágenes, a las historias, han sabido atrapar con la mayor naturalidad el tono especial que domina en ambas. Es como si estuvieras en la cabeza de otra persona, como si se estuviera desarrollando un sueño delante de tus ojos. En el fondo se trata de encontrarse con la gente en el peor día de sus vidas.

P. ¿No le afecta saber que muchas tramas están inspiradas en casos reales?

R.Te hace consciente de la fragilidad del ser humano y de lo retorcidos y enfermos que podemos llegar a estar. En mi interior domina el sentimiento de navegar en aguas muy delicadas, pero, como solía decir mi padre, periodista de la revista Newsweek: "Si quieres saber algo de un tema, será mejor que leas la ficción".

P. ¿Cómo se sentiría ante una escena del crimen real?

R. Hace poco hubo un crimen cerca de mi casa en Miami y estuve tentado de acercarme para colaborar con los investigadores. Me resultaba normal verles trabajar con sus bolsas de papel y sus cintas para acordonar la zona. Me siento cómodo en medio de esos detalles que al principio me sonaban a chino. Pero soy consciente de que los verdaderos expertos son los miembros del equipo que nos asesora. Nosotros sólo actuamos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba