Entrevista en El Periódico David Fernández: "Podría ganar mucha pasta haciendo bolos con Chikilicuatre pero no me apetece"

David Fernández se quita la careta

David Fernández, el actor cómico de "Buenafuente" que durante los últimos meses ha dado vida al fenómeno Chikilicuatre, habla por primera vez tras la "muerte de Rodolfo" en una entrevista a El Periódico que, por su interés, reproducimos a continuación:

¿Cómo nació Chikilicuatre?

Lo creé improvisando en Buenafuente, donde era el actor de guardia. Ya tenía la idea de interpretar a un argentino al que no se le entendería nada. Después me pidieron que representara a un tío que había inventado una guitarra conectada a un vibrador. En cinco minutos me dieron la ropa, y el de atrezzo me preguntó si quería salir con una guitarra de juguete. Acepté y desarrollé el personaje sobre la marcha, en directo.

¿Y el Chiki-Chiki?

A la semana siguiente, los guionistas quisieron gastarle una broma a Buenafuente. Me hicieron grabar el vÍdeo del Chiki-chiki, que habían escrito ellos. Aprovechando que ese día iban al show Santiago Segura y Pedro Guerra, les propusieron grabar unas declaraciones haciéndose pasar por los supuestos autores de la canción.

¿Y lo de Eurovisión?

Todo esto coincidió con la apertura en Myspace del proceso de selección. ¡A mí me dijeron que habían colgado el Chiki-chiki al día siguiente! Entonces, nadie se pensaba que la gente iba a reaccionar de aquella manera. ¡Fue para hacer coña! Aquello fue una bola de nieve, que se fue haciendo cada vez más grande.

Por tanto, no estaba preparado...

A Belgrado llegó lo que la gente quería. A Rodolfo lo votaron los telespectadores. Esto ha sido el triunfo de la gente, y la gente no somos ni El Terrat, ni La Sexta, ni TVE ni yo. Nadie ha puesto una pistola en la nuca de los espectadores ni les ha llamado ningún canal para decirles que tenían que hacerlo. Este fenómeno ha sido algo marciano. A mí esto se me escapa; ¡Soy actor y autónomo!

¿Cómo se decidió el final?

En Belgrado ya teníamos claro que el tope era Eurovisión. Para hacerlo desaparecer se valoraron un montón de posibilidades. Planteamos que Rodolfo se fuera a hacer un bolo a San Martín de los Andes y que el avión se perdiera, para luego reaparecer en un bareto ahí, junto a Elvis Presley y Frank Sinatra. También pensamos en hacer venir a Kalomira, la cantante griega del festival, y que Rodolfo se fuera con ella...

¿Es definitiva su desaparición?

Nunca se puede decir que no, pero, por mi parte, en un tiempecito no creo que vuelva.

Pero Rodolfo es una mina de oro...

¡Ja! Sí, ¡ya me he comprado medio Castelldefels! La pasta grande la podría ganar ahora, haciendo bolos. Pero no lo voy a hacer sencillamente porque no me apetece. ¡Lo que me apetece de verdad es irme dos meses de vacaciones! Aunque en algunos medios ya dicen que me ha salido un programa en Tele 5 y otro en A-3. Voy a llamarles para saber de qué van esos curros, porque a mi nadie me ha ofrecido nada.

¿Y qué va a hacer ahora?

Yo sigo en El Terrat. Supongo que volveré a interpretar otra vez algún personaje un día a la semana. ¡Pero ya les he pedido que no me pongan ningún video del chaka-chaka!

¿El 16° puesto da a entender que Europa no comprendió la broma?

Los artistas que participaron entendieron la coña. Lo que es increíble es que fuese en serio lo de un tío patinando en dos metros cuadrados con el peinado de El Principito. Me parece horrorosa la canción ganadora...

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba