En los próximos días El Defensor del Pueblo y Unicef firmarán un acuerdo para organizar debates sobre "telebasura"

Así lo adelantó hoy en el Senado Enrique Múgica

La Oficina del Defensor del Pueblo y el Comité Español del Unicef firmarán en los próximos días un acuerdo para establecer el marco de diversos debates entre todos los sectores implicados sobre la necesidad de modificar la programación televisiva durante el horario infantil y juvenil.

Así lo adelantó hoy en el Senado el Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, tran intervenir en el pleno para informar sobre su gestión durante el año 2003.

Múgica explicó que tras este acuerdo se convocará a todas las partes afectadas, con independencia de las medidas que piense adoptar el Gobierno en esta materia y la preocupación manifestada ya por difetentes cadenas de televisión.

Así, durante su intervención en el pleno adelantó que ya ha comenzado a organizar estos debates sobre la telebasura, que está adquiriendo "caracteres alarmantes y puede desvirtuar, o hacer estériles en muchos casos, los esfuerzos dirigidos a lograr la eficacia de los procesos educativos".

"Nos encontramos manos a la obra en la tarea de organizar, en la sede del Defensor del Pueblo, una serie de debates con todos los grupos sociales afectados, y participación plural y abierta, desde la misma Unicef a los grupos de profesionales interesados, con objeto de reforzar nuestra conciencia acerca de una pendiente que sólo nos conduce al abismo", adelantó.


DEBER CONSTITUCIONAL

En este sentido, explicó que se trata de unos debates dirigidos a analizar la posibilidad de adecuar la programación televisiva al deber constitucional de otorgar una especial protección a la juventud y la infancia, y amparados también en el deber de cooperación con el sistema educativo que expresa la legilación vigente y la misma Exposición de Motivos del Estatuto de Radio y Televisión.

Así, considera preciso, sin que se vean afectyados los derechos a a libertad de expresión y la libertad de empresa, establecer unos principios, formular algunas recomendaciones o poner de relieve ciertos riesgos evidentes "que la situación actual puede producir en el resultado de los procesos educativos".


AUTORREGULACIÓN

A su juicio, la autorregulación de las propias cadenas sería la vía ideal para llevar a cabo esta tarea, atendiendo a las normas que emanan tanto de la Constitución, como de las directivas europeas, así como del Estatuto de Radio y Televisión. No obstante, advirtió de que no vale una mera declaración de intenciones.

"Voy a estar muy atento para que las manifestaciones de los medios de comunicación no sean una cortina de humo --apuntó--, y que después se sigan emitiendo los mismos programas. Pero a la vez soy consciente de que una programación no se puede cambiar de la noche a la mañana".

El Defensor del Pueblo insistió en los perjuicios de este tipo de programas en los menores. "Nuestro niños y adolescentes crecen y la sociedad se encuentra de pronto, de modo impensado e irremediable, con unos ciudadanos que han pasado por el medio escolar pero a los que les resulta difícil convivir y que hacen difícil la convivencia, atiborrados de imágenes zafias, de cotilleos inútiles y absurdos, alejados de una realidad que, por ley natural, están obligados a tomar en sus manos, sin recursos aprendidos para transformarla", alertó.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba