Estados Unidos Demandan a una compañía de cable por provocar adicción a la televisión

Tim Dumouchel pasará a la historia de la televisión por haber tenido una de las iniciativas judiciales más estúpidas: demandar a una compañía de cable de Wisconsin, la Charter Communications, por convertir a los suyos en una familia de gordos, vagos y adictos a la pequeña pantalla

En una denuncia presentada a la policia local, Timothy asegura que Charter Communications ha conspirado contra su familia para convertirla en adicta a la televisión, es la responsable del incremento de peso de su mujer en 23 quilos y ha convertido a su hijo en un vago que se pasa todo el día haciendo zapping.

“Creo que el motivo por el cual no paro de comer y de beber todo el día y del sobrepeso de mi mujer es porque nos pasamos todos los días al menos cuatro horas delante del televisor” – asegura Dumouchel en su denuncia.

El denunciante, que pasa por se un hombre razonable, asegura que está dispuesto a olvidar su reclamación si la Compañía le paga 5000 dólares, o tres ordenadores o una conexión para toda la vida de internet.

El informe de la policía señala que Timothy intentó cortar su servicio de cable en agosto de 1999, pero que a pesar de sus repetidos intentos por cancelar la suscripción siguió recibiendo la señal de las cadenas en su casa.

El Director de Relaciones Públicas de Charter Communications, que se ha tomado muy en serio la demanda, declaró que Dumouchel lo va a tener difícil “para probar que somos responsables de tantas penurias en su familia”. “Aunque consideremos que nuestros servicios son buenos y suponen una buena oferta de entretenimiento, no creamos que lleguen a provocar la intervención de médicos para curar una adicción” – afirmó el ejecutivo.

De momento, el personaje ha conseguido salir en periódicos de todo el mundo porque después de las denuncias contra las compañías vendedoras de hamburguesas y contra los fabricantes de tabaco, es el primero en demandar a la televisión por adicción.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba