Gran Hermano Días de lágrimas, karaoke y parchís

Entre cante y cante, algo de vida intenta aflorar en Gran Hermano. Esta vez Sabrina y su pseudo-historia con Ángel han centrado el protagonismo

Y es que la de Málaga no puede más. Se siente confundida por las continuas carantoñas de Ángel. Pero al final el querubín no le da pie, algo que por otra parte ya había anunciado. Así que Sabrina ha estado todo el fin de semana entrando y saliendo del confesionario en busca de un lugar para consolar su pena (ver vídeo).

El trabajo de consolar a la chica en tan sacrosanto lugar, del cual el resto de los telespectadores sólo conocen lo que la productora Zeppelín quiere, ha ido dando buenos resultados. Y poco a poco Sabrina le ha ido devolviendo el saludo al de Alicante. Pero el chaval o no se entera o no quiere enterarse de lo que pasa. Porque él insiste en que no le ha dado pie a nada y que ella no está enamorada de él. Emilio, que por la zona deambulaba, le respondió con bastante buen criterio que debía tener hipermetropía.


Así que ahora estos dos se han reconciliado, acercado o como se quiera llamar y además han sintetizado su lenguaje a los símbolos, de la misma maneras que grandes pintores como Kandinsky o Matisse abstrajeron su arte a lo mínimo. Pero estos artistas expresaban más cosas que estos dos.

El karaoke continúa. Y a este paso el único cantante y canción que va salir de esta edición de Gran Hermano será la de King Africa porque el resto no convencen mucho. Y para terminar de rematar la faena ya han comenzado los ensayos de su canción.

Lo más increíble de la cantinela que se han inventado los concursantes no es ni la coreografía ni la letra, que versa sobre sus carencias en el frigorífico y sus penurias para llegar a fin de semana. No se dedican al negocio de la música y lo llevan lo mejor que pueden. Pero de ahí a que intenten lobotomizar al resto de los mortales con que el engendro musical que den a luz vaya a ser la canción del verano (ver vídeo), como por ejemplo dice la página oficial del programa, eso sí que no cuela.

Fran se cabrea

Si hasta ahora el de Barcarrota era el máximo paradigma del buen hombre de Rousseau, eso parece que se va acabar. Todo empezó por un huevo frito cuando aparecieron en escena Kaiet y Mari. Y como si de máximos inquisidores se trataran, le recriminaron a Fran su actitud. El extremeño les reprochó que él no había dicho nada cuando el resto come pan o galletas de más y además, había huevos de sobra. Tal discusión a lo tonto provocó que se pudiera ver a un Fran nervioso. Habrá que estar atentos a sus nominaciones o ver si lo deja correr.

La organización ha tenido un destello de humanidad para con el público y han propuesto a los concursantes sustituir el parchís por el pictionary. Pero ellos no tienen ningún tipo de piedad con el público y no han hecho mucho caso de la recomendación, por lo que los espectadores han sufrido con los rigores de las fichas de colores.

Hoy se juegan el 50 por ciento de su presupuesto. Habrá que ver si la organización tiene el mismo criterio de humanidad para aprobar las intervenciones artísticas de cada concursante.

Más vídeos y noticias en el especial Gran Hermano elaborado por Latino Televisión


Noticias relacionadas

-Comida a cambio de limpieza

-¿Seis nominados al azar?

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba