Artículo de interés Dimite el jefe de seguridad de Canal Plus Francia, acusado de espionaje

Al ex agente de los servicios secretos se le acusa de espiar a varios trabajadores de la cadena, entre ellos al creador de los famosos 'guiñoles', Bruno Gaccio

Por su interés, reproducimos a continuación un artículo publicado hoy en el Diario El Mundo

La cadena Canal Plus Francia se ha quedado sin el que fuera durante años jefe de servicios generales y seguridad. El ex policía que ejercía ese cargo, Gilles Kaehlin, acaba de dimitir, oficialmente para defenderse mejor de la acusación de un subalterno de haber ordenado espiar a varios trabajadores de la cadena, entre ellos el irreverente creador de Los guiñoles, Bruno Gaccio.

El origen de esta rocambolesca historia está en un libro publicado hace una semana, Un agente sale de la sombra, del que es autor Pierre Martinet, antiguo agente de los servicios secretos franceses y ex empleado de seguridad de Canal Plus Francia. Entre otras cosas, Martinet cuenta cómo investigó a Gaccio durante seis meses, siguiéndole, fotografiándole en su vida privada, controlando sus llamadas telefónicas y sus correos de Internet, por orden de Kaehlin.

Gaccio ha presentado ya una denuncia por intromisión en la vida privada y violación de la confidencialidad de la correspondencia.El asunto ha salpicado también a un funcionario del Ministerio del Interior, que ha confirmado haber entregado a Martinet las facturas detalladas de varios meses correspondientes al teléfono móvil de Gaccio, con todas las llamadas recibidas y efectuadas, como favor al número dos de Kaehlin.

Escuchas telefónicas

Y el caso del artífice de Los guiñoles se complica más todavía.Según ha revelado la revista Le Point, Gaccio llegó a ser sometido a escuchas telefónicas por parte de la Brigada de Estupefacientes de París a raíz de unas acusaciones anónimas que resultaron ser falsas. Desde la publicación del libro también han salido a relucir otros nombres de trabajadores investigados, uno de los cuales también ha presentado una denuncia.

La fulminante dimisión de Kaehlin se atribuía ayer a la desaprobación por parte de la dirección de Canal Plus Francia respecto a los supuestos métodos empleados por su jefe de seguridad. De hecho, Bernard Méheut, el actual presidente, no ocupaba ese cargo cuando sucedieron los hechos, en el transcurso de 2002.

Antes de trabajar para Canal Plus Francia, Gilles Kaehlin fue agente de los Renseignements Généraux, los servicios de información franceses, y como tal se ocupó de operaciones tan especiales como la seguridad de Mazarine Pingeot, la hija oculta de François Mitterrand. El anterior presidente de la cadena de pago, Pierre Lescure, le contrató para luchar contra el pirateo de los descodificadores.

Cuando se produjo el relevo en la cúpula se pensó que sus días en la casa estaban contados, pero Kaehlin no sólo se quedó sino que fue ascendido. El antiguo policía asegura tajantemente que nunca dio instrucciones de espiar a nadie y afirma que despidió a Martinet por no cumplir satisfactoriamente su cometido. «Muchos de mis acusadores tienen en común contarse entre los históricos de Canal Plus que han tenido que abandonar la cadena y pueden haber concebido por ello cierto resentimiento», aseguraba ayer en el diario Le Figaro.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba