Dimite un presentador de la BBC por su broma sexual

El escándalo llegó a provocar la mediación del primer ministro inglés

Russell Brand, una de las principales voces de entretenimiento de la BBC, ha dimitido del programa 'Sachsgate' que presenta cada sábado por la noche en Radio 2 debido a la polémica generada por los comentarios lascivos que él y Jonathan Ross, el responsable del programa estrella del ente público británico, realizaron en un programa sobre la nieta del veterano actor de televisión Andrew Sachs.

La renuncia de Brand se produce tras la suspensión decretada por la cadena para ambos a raíz de un escándalo que ha provocado ya más de 18.000 quejas y la mediación del propio primer ministro, Gordon Brown, quien condenó el "comportamiento totalmente inapropiado" de la pareja en el espacio del sábado 18 de junio.

El presentador, quien ya había despertado una importante contestación por su reciente conducción de la ceremonia de entrega de los Premios MTV, con polémicas introducciones como la que invitaba a "masturbarse" ante la actuación de la banda femenina Pussicat Dolls, declaró esta tarde que su único objetivo con el programa es "hacer a la gente reír", por lo que, "dada la cobertura" del episodio de hace diez días, decidió "abandonar".

"Tuve sexo con tu nieta, pero fue de mutuo acuerdo" 

Además, aprovechó para pedir disculpas por las bromas realizadas sobre la supuesta relación sexual que habría mantenido con la nieta de Andrew Sachs y la forma de convertirlo en broma: "Es verdad, Andrew, tuve sexo con tu nieta, pero fue de acuerdo mutuo y ella no tenía la regla. Con todo respeto, después le mandé un mensaje y le pedí que se casara conmigo", afirmó durante el espacio, en el que comenzó en noviembre de 2006 y que le ha reportado unos 256.000 euros anuales.

"Me embargó el momento y olvidé que, en el fondo de los rudos comentarios y las estúpidas canciones, estaban los sentimientos reales de un querido y brillante actor y una dulce mujer joven de gran corazón", declaró, en línea con las palabras del otro protagonista de la polémica, Jonathan Ross, quien dijo "lamentar profundamente" las "juveniles e irreflexivas declaraciones" en las que aseguró en el contestador de Sachs que Brand se "había tirado" a su nieta, Georgina Baillie, de 23 años.

En una petición de disculpas presentada por sus abogados, el presentador calificó la actuación de "estúpido error de juicio" y justificó su silencio de tres días, desde que la polémica estalló a raíz de la cobertura que le otorgó el pasado domingo el diario 'Mail on Sunday', en base a su interés por hacerlo en su propio espacio, 'Friday Night with Jonathan Ross', que debería emitirse el próximo viernes y grabarse esta misma tarde si no fuera por la suspensión cautelar decretada por la BBC.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba