Dura resaca por quedar el 21 de 27 España 'amanece' entre la incredulidad y la indignación por el bajonazo de Eurovisión

España 'amanece' entre la incredulidad y la indignación por el bajonazo de Eurovisión
España 'amanece' entre la incredulidad y la indignación por el bajonazo de Eurovisión

¿Qué ha pasado aquí?, se preguntan medios y fans. Que Edurne ganara era impensable; pero también lo era que quedara 10 puestos por debajo de lo que auguraban las casas de apuestas; así como que acabara lejos de las predilecciones de la prensa especializada en Viena, que le hacían rozar el Top Ten. De hecho, las quinielas y los expertos sí han acertado con los países de los primeros puestos, por lo que se entiende aún menos el desatino con las previsiones para Edurne. Una gran artista, una buena canción, una puesta en escena espectacular y una ovación cerrada. Por todo ello, la inmensa mayoría ve el resultado como extraño, sorprendente, inexplicable e injusto a todas luces. Clamor, en definitiva, porque no se merecía la cantante obtener una clasificación tan baja. Así se ha reflejado en la red, donde muchos incluso ya no creen en el festival y se vuelcan en apoyos a la madrileña. En el lado opuesto a la opinión generalizada, alguno tira del habitual ventajismo para cargar y afirmar que este inesperado fiasco se veía venir

"Debería haber quedado más arriba, los europeos tendrían que haber valorado mejor nuestro trabajo", aseguró Edurne ante los medios desplazados a Viena, poco después de bajarse del escenario.

Efectivamente, la inmensa mayoría del público, famosos, compañeros, su representante, su pareja... creen igual que la cantante. Vuelven así los viejos fantasmas sobre Eurovisión y se reabre el debate si es realmente un festival de la canción puro y duro, o la geopolítica y otros aspectos ajenos a la música son los que mandan a la hora de votar.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba