Gran Bretaña Expulsan por emborracharse al protagonista adolescente del "GH" escolar

El polémico experimento sociológico de Channel 4, que pagó un internado a un niño con fracaso escolar a cambio de filmarle, se ha visto interrumpido antes de tiempo. Los responsables del programa insisten en que el experimento "no ha fallado" y ya están buscando un nuevo colegio

Durante casi dos años, el experimento parecía estar funcionando. El protagonista, Ryan Bell, un adolescente de 14 años expulsado de su anterior colegio por su comportamiento "indisciplinado, rebelde e incorregible", se había convertido en un alumno modelo en el internado privado y católico Downside, donde llegó, incluso, a obtener buenos resultados académicos en Biología, Latín y Rugby, según informa Associated Press.

Su historia era retransmitida por Channel 4 dentro de un programa llamado Second chance (Segunda oportunidad) que pretendía demostrar cómo los niños conflictivos pueden reformarse en un ambiente adecuado. Pero el cuento de hadas se torció esta semana cuando el prestigioso internado -que recibía 15.000 libras de Channel 4 por tres años escolares de Ryan-, decidió expulsar al joven protagonista del reality show (ahora con 16 años) después de que tuviera que ser ingresado en el hospital por una tremenda borrachera.

Aunque fueron 7 alumnos los que se emborracharon, el único expulsado fue Ryan “por ser ésta la tercera vez que infringía las normas”, según declaró en un comunicado el director de Downside, Leo Maidlow Davis. Aunque el colegió declinó dar detalles sobre las otras infracciones de Ryan, el diario The Times señaló que uno de los incidentes tenía que ver con haber robado la tarjeta del teléfono móvil a un compañero.

“A pesar de este lamentable incidente, Downside considera que Ryan es un joven apto y talentoso que ha evolucionado bien en los dos años que ha estado con nosotros”, dijo Davis, “y esperamos poder asistirle en la búsqueda de un futuro”.

Channel 4 reafirmó su “compromiso para ayudar a Ryan y a su familia en cualquiera que sea el siguiente paso que tomen”. Una portavoz de la cadena dijo que la madre de Ryan, una camarera en paro, estaba “muy afectada” por la expulsión y no quiso hablar con la prensa ni dejó que entrevistaran a su hijo.

La misma portavoz dijo que la cadena no consideraba que el experimento hubiera fracasado y estaba dispuesta a pagar la educación de Ryan en otro colegio privado, si así lo decidieran el adolescente y su familia. Asimismo Channel 4 rechazó algunas quejas de expertos recogidas por The Times que apuntaban a que Channel 4 habían “jugado” con la educación del adolescente. “En este proyecto hemos trabajado siempre con el consentimiento del niño, de su madre y de sus educadores, ofreciéndoles todo nuestro apoyo, y todavía continuamos haciéndolo”, dijo la portavoz.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba