Crónica lunes GH: Javito y "el pequeño saltamontes"

El gallego es declarado vencedor del reto individual a pesar de la "locuacidad" de Óscar con el japonés. Ello no ha bastado, sin embargo, para que el resto del grupo supere la prueba semanal. La lista de la compra, nueva excusa de Patricia y Carol para discutir

Las desgracias nunca vienen solas. A la decepción e incredulidad por la eliminación de España en el Mundial a manos de Corea, los chicos han recibido un nuevo palo: la prueba semanal de cultura japonesa no ha sido superada. Aunque los esfuerzos de Óscar por hacerse entender en nipón son dignos de alabar, Javito fue quién, en teoría, más asumió el papel de pequeño saltamontes -salvando las distancias, claro, con el protagonista de la mítica serie, David Carrandine-. El samurai gallego vence en la prueba individual y ahora tiene premio para elegir. Se admiten apuestas.

La dificultad era obvia. Y no me refiero a practicar Tai-chi, utilizar palillos, escribir caligrafía japonesa, construir cometas, emular la ceremonia del té, aprender taekwondo, origami, etc, que tan poco es moco de pavo. El verdadero reto era averiguar, parlando en japonés y vía telefónica, los resultados de los partidos del Mundial de Fútbol. Salvo el fatal desenlace para nuestra Selección, no se han enterado de cómo finalizaron el resto de encuentros. Los chicos, conscientes del brete en el que les había puesto el "jefe", no se la jugaron. Por ello, han perdido sólo el 20 por ciento del presupuesto a cambio de unas sesiones orientales de lo más didácticas.

La lista de la compra

"Tú que eres tan guapa y tan lista, tú que te mereces un príncipe un dentista... tú". No nos alejamos mucho de la realidad si transcribimos los piropos mentales, y verbales, que se habrán dedicado una vez más Patricia y Carol. El tema de La cabra mecánica nos viene que ni pintado para explicar el enésimo pique entre ambas, en esta ocasión, por la lista de la compra. La canaria le echa en cara que, junto con Kiko, nunca cuenten con ellos a la hora de elegir los alimentos, ¡que quiere carne, vamos!.

La sevillana, por su parte, se refugió en su chico para desahogarse tranquilamente y despotricar de lo lindo. De Carol dice que no sabe vivir sola y que es una niñata consentida.
Kiko, que ya conoce el controvertido carácter de su amada, aguantó el tirón como pudo, no fuera a aguarle sus recién cumplidos 22 añitos.

Noticias relacionadas

GH: La casa del sol naciente

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba