Crónica Miércoles GH: Noche de pasión

Raquel asegura que Kiko es un Judas. Y es que esta noche sabremos para quién ha sido la última cena. Lo seguro es que no habrá sido cocinada por Javito, que ha sustituido el delantal por el sombrero vaquero. Espera una noche movidita a los diez apóstoles de la tele-realidad con aterrizaje de arcángel mexicano incluido

Si Elba y Patricia se ganaron el apodo de Thelma y Louise durante su estancia en la suite, tras la trifulca de ayer más bien parecen las hermanas Trapisonda. Como es ya habitual, a Elba le llegan informaciones por medio de Radio Macuto y su enfado lo ha dejado patente abroncando a la sevillana, que no salía de su asombro.

A las salidas de tono le sucedieron las salidas del armario. Raquel buscó cobijo bajo una manta y se sinceró con un alma pura como es Jorge. La madrileña habló de su orientación sexual y el frigorista de Cádiz se quedó helado. Pero un día sin sentencias de Raquel no es tal. Ayer comentó que "cuando está Patricia, Kiko no nos dirige la palabra y, si no está ella, habla con todos nosotros. Bueno, menos conmigo. Está con Patricia como podría estar con cualquiera de nosotras. Hay que ser tonta para estar con semejante Judas".

Relación amor-odio

No anda muy desencaminada en sus juicios si acudimos a la relación que mantiene esta pareja. Parece que Kiko buscaba un ama de llaves y en Patricia ha encontrado a la candidata perfecta: hace su cama, recoge su ropa... Pero esta situación puede haberse acabado, la sevillana se puso brava y le echó una reprimenda en público que sólo sirvió para que se rieran en su cara. En el estudio de radio, Kiko siguió mofándose de ella.

A pesar de los desprecios y vaciles, Ness sorprendió a la pareja fundida en un abrazo. La sevillana hizo mutis por el foro y Ness ocupó su lugar frente a la alcachofa. La situación fue ciertamente tensa, el mejor ejemplo de lo que se respira en la casa. Momentos así en las ondas sólo son comparables a los silencios que se produjeron durante la última entrevista de Luis del Olmo a J.M. Aznar. La conversación fue un encadenado de comentarios con mala baba. "Chatín", así lo llamaba Kiko, intentó sonsacar una declaración de amor hacia Patricia del madrileño quien, a su vez, metió el dedo en la llaga de la relación Ness-Carol.

"El Jefe" convocó a los habitantes de la casa a un Consejo de Administración. Unos de los temas del orden del día era la proclamación de Kiko como vencedor individual de la prueba. Ahora la pelota está en su tejado, tendrá que decidir entre comprar su nominación (6.000€), pasar 24 horas en la suite de lujo (6.000€) o saldar la deuda adquirida (13.000 €). Él asegura tenerlo muy claro, ¿habrá escapadita de la pareja?
También comentó que les espera una sorpresa que es, claro está, la irrupción del concursante mexicano y el destierro de uno de ellos.

El chef Javito, por primera vez desde que comenzó su andadura en Guadalix, no cocinó el rancho para todos sus compañeros ante las quejas de éstos. Este gesto podría significar la pérdida de una de las estrellas de la Guía Michelín. Si el gallego no declina en su actitud es seguro que necesitarán alguna talla menos en la ropa de cowboys (y cowgirls) que les ha proporcionado el Gran Hermano. Lo cierto es que la coreografía del tema "Dijo sí" fue digna de un bar country de la mismísima Nashville. Lástima que cuanto más ponen a Coyote Dax más aumenta el número de socios del club de fans del Correcaminos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba