Crónica GH: Se dice el pecado pero no el pecador

Hubo strip-tease físico pero también emocional. Los habitantes de Guadalix vieron parte de las nominaciones de sus compañeros en las que resultaron damnificados Ness, el mexicano de adopción, y la pareja del momento, Patricia y Kiko. La estrella de la noche fue, sin embargo, el duelo de full monties

Los prolegómenos fueron sabrosos. Por ejemplo, el duelo entre las madres de Patricia y Raquel de la semana pasada se transformó, en esta ocasión, en un compadreo entre la de la sevillana y la madre de Kiko. Parece que las respectivas familias dan su visto bueno a la relación. Jacinto ofició de azafato en un nuevo intento por exprimir su personalidad campechana. Como el Cid, sigue ganando batallas aún eliminado del concurso.

Capítulo aparte merece Pepe Navarro, que de nuevo dio un recital de comentarios inoportunos desplegando todo su arsenal de gracejo inoperante. El presentador ofició de anfitrión morboso, egocéntrico e indigesto. La siempre correcta Kamya, pareja de Ness, perdió los nervios y le espetó un inapelable "¿Estás tonto, o qué?". Sólo Raquel es capaz de pararle los pies en el mano a mano dialéctico.

En el apartado de novedades, hay que reseñar que los familiares hicieron una votación alternativa en la que hubo mucha igualdad y sólo Elba, Óscar y Candi se salvaron de la quema. Pero los que de verdad cuentan son los habitantes de la casa. De nuevo GH, de forma arbitraria, decidió saltarse a la torera otra de sus premisas básicas por el bien del espectáculo. Los concursantes pudieron ver juntos el vídeo de las nominaciones. Eso sí, de la grabación se eliminaron los nombres y sólo fueron públicas las razones.

Lo cierto es que el invento de las nominaciones públicas, además de poco honesto, no dio mucho de sí. A ninguno se le atragantó la sandía porque todo estaba medianamente claro. Una nueva herejía estuvo a punto de cometerse cuando Navarro dio a elegir a los concursantes entre contabilizar las nominaciones de Ness y las del mexicano Eduardo, ya de vuelta a su país. Sorprendentemente, no lo dudaron: Ness. Y digo sorprendente porque algunos sabían que iban a ser damnificados por los votos del gallego.

Los amantes de Guadalix

Las nominaciones dieron como candidatos a la expulsión a Patricia, Ness y Kiko, que ya es el más votado. En el otro extremo, Óscar no recibió ningún voto y un aro comienza a brillar sobre su cabeza. La triquiñuela que redondeó la velada consistió en no comunicar a la pareja de enamorados que Andrés, en camino hacia Guadalix, también lo estaba. Una cruel estratagema que pareció golpear duramente en el ánimo de los recién reconciliados.

La estrella de la noche fue el duelo de full monties con México. Mientras en Madrid la cumbre euro-americana reúne a Fox y Aznar, los habitantes de Gran Hermano estrechaban lazos de una manera inédita. Los aztecas terminaron asombrados de la osadía que desplegaron los y las celtíberas al ritmo de los Village People. Por último, reseñar el emocionante recuerdo del programa al que fue su primer ganador, Ismael. Unos buenos deseos a los que nos unimos.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba