Tras la reunión de ayer Gobierno y cadenas acuerdan diseñar un código de corregulación

Que evite la denominada "telebasura" en horarios infantiles

El Gobierno y las cadenas públicas y privadas de televisión acordaron hoy la creación de un grupo de trabajo para diseñar un código de corregulación para el sector que evite la denominada 'telebasura' en horarios infantiles. El grupo comenzará a trabajar esta misma semana y con el objetivo de contar con "realidades concretas", como mínimo, "a principios de Navidad", según explicó al término de la reunión la vicepresidenta primera del Ejecutivo, Teresa Fernández de la Vega.

Tras cerca de dos horas de reunión en La Moncloa, Fernández de la Vega resumió la "satisfacción" y el "optimismo" del Ejecutivo ante la "preocupación compartida" por ambas partes y explicó que una comisión de seguimiento formada por la Administración, las cadenas y usuarios será la encargada de velar por el cumplimiento de ese código.

El código de corregulación, que estará redactado en un plazo "lo más breve posible", marcará los "criterios, pautas, líneas rojas, los mínimos que no deben ser vulnerados por nadie", prosiguió la vicepresidenta, quien señaló que en cuanto esté terminado se irá aplicando. "Es un co-compromiso que vamos a poner en marcha lo antes posible, con el compromiso de que parte de este código esté en marcha a principios de Navidades y que todo lo que se tenga acordado se irá aplicando", añadió.

Fernández de la Vega dijo que el objetivo no es otro que "hacer cumplir la ley", que prohíbe la emisión de contenidos que atenten contra la integridad física, mental y moral de los menores. No obstante, aclaró que el Ejecutivo no se entrometerá en la programación de las cadenas --"no es nuestra misión", apostilló-- y que en esa línea "será respetuoso" con las cadenas para que las televisiones puedan elegir sus programas para cumplir su "cometido social".

En ese sentido las televisiones contarán, "naturalmente", según Fernández de la Vega, con un "margen de actuación" para establecer niveles de autocontrol "siempre que superen las exigencias de ese código común", siempre que se adecúen a la legislación.

A la reunión celebrada esta mañana en La Moncloa asistieron Fernández de la Vega, el ministro de Industria, Turismo y Comercio José Montilla, así como los presidentes de Antena 3, José Manuel Lara; de Telecinco, Alejandro Echevarría; el director general de Sogecable, Carlos Abad, y la directora general de RTVE, Carmen Caffarel, quien aportará al grupo de trabajo el borrador del código de autorregulación del ente público.

"Voluntad política firme"

La vicepresidenta trasladó la "voluntad política firme" del Gobierno para dar una "respuesta inmediata a un problema grave" que "ya dura demasiado tiempo", pero lo justificó por la existencia de cierta "alarma social". "Las demandas de la ciudadanía serían suficientes para intentar paliar los efectos nocivos de la programación sobre los menores, pero es que además existe una ley que hasta ahora se venía incumpliendo de forma sistemática", se lamentó.

"Coincidimos en que los adultos tienen que ser tratados como adultos y los menores, como menores, y, por tanto, contar con unas garantías de protección", comentó la vicepresidenta, quien consideró "indiscutible" que "nadie" pueda inmiscuirse en los programas que ven los adultos. "Pero los programas que se emiten en horario infantil deben tener en cuenta que hay miles de niños indefensos", apostilló.

Por último, agradeció la disposición mostradas por los responsables de las televisiones para mejorar la función de servicio que les asignan las leyes y señaló que la pretensión de la Asociación Víctimas del Terrorismo de que las cadenas dejen de emitir imágenes de las víctimas de los atentados del 11-M había sido acogida de forma "muy positiva".

Fernández de la Vega inició ayer los contactos para poner fin a la 'telebasura', con una ronda de reuniones que incluyó al Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, y diferentes asociaciones de protección a los menores y usuarios y consumidores.

FACUA pide al Gobierno participar en el Código

La Federación de Consumidores en Acción-FACUA pidió hoy al Gobierno que implique "de forma real y efectiva" al conjunto de las asociaciones de consumidores de ámbito nacional en la elaboración del Código de Autorregulación de las cadenas de televisión y en el posterior control de su cumplimiento. Asimismo, FACUA pide que se incluya en dicho Código a los gobiernos y cadenas autonómicos.

FACUA considera, en un comunicado, que el citado Código deberá contar tras su aprobación con una comisión de control tripartita en la que participen el Gobierno, las cadenas y las asociaciones de consumidores.

La Federación señala que "si las cadenas aceptan normas de autorregulación para después incumplirlas de la misma forma que han incumplido durante diez años la trasposición al ordenamiento jurídico español de la Directiva europea de Televisión sin fronteras, el Gobierno deberá poner en marcha de inmediato medidas sancionadoras contundentes".

Por otro lado, FACUA recuerda que "no sólo en los contenidos de su programación vulneran las cadenas la normativa que las regula, sino también en la publicidad, por lo que es necesario que el Gobierno active de forma urgente medidas de control para evitar el cúmulo de irregularidades que se vienen produciendo".

Telespectadores y defensores de la infancia acogen el código con satisfacción, aunque con recelos

La Asociación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) y la Plataforma de Organizaciones de Infancia (POI) mostraron hoy su satisfacción por el acuerdo alcanzado por el Gobierno y las televisiones para diseñar un código de corregulación sobre los contenidos que se emiten en horario infantil, aunque mostraron ciertas reticencias sobre sus repercusiones reales en la programación.

El presidente de la ATR, Vicente Sánchez de León, calificó de "positivo todo lo que se haga en favor de la juventud y la infancia" y expresó su satisfacción por que el Gobierno "se haya dado cuenta del desmadre actual" con la denominada 'telebasura' y de la necesidad de "corregirlo".

No obstante, Sánchez de León dijo que existen precedentes de un código ético firmado por el entonces ministro de Educación Alfredo Pérez Rubalcaba en el anterior Gobierno socialista "que no dio ningún resultado", por lo que consideró "discutible" que esta nueva iniciativa dé resultados "en la práctica".

Pese a todo se mostró confiado en que el código "vaya a tener mejores resultados" y defendió la urgencia de crear el Consejo Audiovisual nacional, formado por personas de reconocido prestigio y en el que estén representados también los telespectadores. Por último, advirtió sobre las dificultades para definir con exactitud la 'telebasura'.

Por su parte, el presidente de POI, Juan Merín, destacó el esfuerzo "digno de elogio" de la vicepresidenta Primera del Gobierno, Teresa Fernández de la Vega, al propiciar el acuerdo entre el Ejecutivo y las cadenas, y señaló que, "en principio", el anuncio de hoy supone un "tono distintivo respecto a la autorregulación".

En su opinión, "hay que tener esperanza y dar una respuesta" para proteger a los menores frente a la exposición a determinados contenidos televisivos. "Pero es difícil que se pueda cumplir, parece complicado a la vista de experiencias anteriores, parece difícil que se eliminen contenidos nocivos", advirtió Merín.

Por todo ello, la Plataforma de Organizaciones de Infancia permanecerá "atenta" para que, cuando vea "cualquier señal", denunciarla, siempre a la expectativa de que se configure un Consejo Audiovisual independiente con capacidad sancionadora. "En cualquier caso, es bueno que se esté acometiendo el asunto con firme voluntad política", concluyó Merín.

Noticias relacionadas

El Gobierno se reúne hoy con todas las televisiones

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba