Internet Guía para comer frente al televisor

Una web norteamericana propone a los televidentes los menús más aconsejables para cada programa de televisión

¿Existe algo mejor que disfrutar de una velada televisiva con tu programa favorito? Hacerlo acompañado de un exquisito plato de cocina. Una web de EEUU sugiere a los espectadores el menú que mejor acompaña a cada programa de televisión.

El alimento más adecuado para los espacios de ciencia-ficción es el queso, ya sea en forma de palomitas, maíz, bolas o nachos. Esta preferencia se produce por la asociación del espectador con la “viscosidad” de los efectos especiales habituales en este tipo de programación. Sin embargo, la bebida debe ser light: cervezas sin alcohol o bajas en calorías, esto último por “influencia de la estilización de los cuerpos intergalácticos”, explica la web.

Un menú diferente para cada sexo

También se aconseja la cerveza, especialmente la de lata, para las películas del Oeste, los telefilmes de acción y aventuras, y el deporte. En cambio, no se recomienda su uso para las comedias de situación, quizá porque éstas suelen atraer especialmente a la audiencia femenina, por lo que hay que “evitar aquellos alimentos que contribuyan a estimular el síndrome premenstrual que promueve el zapeo”.

Por otro lado, es preferible que la audiencia masculina, que se ve representada en la teleserie Los vigilantes de la playa, beba en recipientes sólidos, porque “reacciones no racionales intensas pueden causar la caída de vasos de plástico o bebidas con gas. Verter cerveza sobre el televisor puede acabar en daño eléctrico”.

La visión de los informativos no ha de ir acompañada nunca de bebidas alcohólicas y siempre de patatas fritas de bolsa. Y para la información del tiempo, nada mejor como “café, té y pasteles de carne”. También se desaconseja la ingestión de alimentos típicos de zonas costeras si se planea un viaje de fin de semana.

Informativos y programas divulgativos

Mientras que para los documentales y programas educativos se aconseja un menú dietético, los deportes invitan a una alimentación hipercalórica a base de cerveza, patatas y pizza.

Volver arriba