Entrevista Vertele.com Hugo Rosales: "Creía que en la TV se ganaba más dinero"

El ex de "Fama" nos habla de la nueva serie juvenil de Antena 3, '18'

El joven Hugo Rosales es uno de los protagonistas de "18", la nueva serie de ficción de tira diaria que Antena 3 estrena esta noche en prime time.

Rosales fue uno de los participantes en la primera edición del reality de Cuatro "Fama ¡a bailar!", donde conoció a su actual pareja, Mary Carrillo, que también participa en la nueva ficción que produce Videomedia.

"Tenía otros proyectos pero decidí estar en '18' porque estaba Mary conmigo", afirma en esta entrevista concedida a Vertele.com.

TITULARES DE HUGO ROSALES

- "Las tablas que me dio 'Fama' me han ayudado a desempeñar este papel"

- "Sé de lo que soy capaz de hacer y lo que no"

- "Me sigo sintiendo bailarín más que actor"

- "Si yo fuese tan chulo como mi personaje, me partirían la cara en la calle"

- "De pequeño decía que iba a ser famoso y que estaría forrado de dinero"

- "Pensaba que en televisión se ganaba más dinero"

- "Se siguen volviendo locas cuando voy a una discoteca"

- "'Fama' me cambió la vida profesional y personal"

- "Elegí  estar en '18' porque estaba Mary conmigo"

¿Cómo se ha visto en su primer trabajo como actor?

Muy cómodo y muy arropado por todo el equipo. Están contentos con mi trabajo y eso a mí me da un voto de confianza para hacerlo cada vez mejor.

¿Se ha preparado de alguna manera?

Lo que más me ha ayudado a desempeñar este papel son las tablas que me ha dado “Fama”. Hacer un programa diario nos permitió que ahora no tengamos presión ni miedo. Últimamente iba a los castings sobrado, aunque esté mal decirlo, porque iba sin nervios. Además, sé lo que soy capaz de hacer y lo que no, y eso me ayuda a no tener presión.

¿Ahora se siente bailarín o actor?

Yo soy bailarín y no actor. Esta es una etapa más de mi vida, y ahora me toca hacer esto, pero yo me siento bailarín. No me veo haciendo más series o películas por el hecho de estar ahora en “18”.

¿Qué es lo que le resulta más y menos fácil a la hora de actuar?

Cuando mi personaje vacila a la gente es lo que más me gusta. Lo que más me cuesta es mostrar entusiasmo sobre algo que me da igual. Eso es lo más complicado. Puedo gritar o cabrearme, pero entusiasmarme de una manera que nunca lo has hecho…

¿Cómo está siendo el ritmo de trabajo de “18”?

Es brutal, yo he llegado a tener 14 secuencias al día. Los arranques de una serie suelen durar unos tres meses y nosotros hicimos cinco capítulos en cinco días.

¿Cómo explicaría su personaje?

Sólo quiere bailar. Mi padre no me apoya y mi madre sí, mientras que mi hermana se dedica a tocarme las narices de lo pija que es (risas), pero en el fondo, Diego le quiere mucho.

¿Se parece usted en algo a Diego?

En poco, sólo en que es un poco chulo y baila. Él habla fatal a sus padres, algo que yo no haría nunca. Habla también mal a su hermana, mientras que yo siempre he querido tener una. Es mal estudiante, y yo siempre he sido bueno… Así que sólo se parece en la chulería, pero si yo lo fuese tanto como él, me partirían la cara en la calle, pero esto es ficción, y en ficción al héroe no le pegan (risas).

¿Cree que la gente le identificará ahora más con Diego y se olvidarán de su verdadera forma de ser?

No, porque tengo la suerte de que el público me ha conocido bien en “Fama” y van a comprobar que yo no tengo nada que ver con Diego.

¿Cómo era usted a los 17 años?

Estaba acabando Bachiller, sacaba notable de nota media, preparaba la Selectividad y me dedicaba a bailar y entrenar.

¿Se había imaginado a esa edad acabar en una serie de ficción?

Ni de "coña", ni hace tres meses me imaginaba esto. Eso sí, de pequeño, con 12 años, decía que iba a ser famoso y que iba a estar forrado de dinero (risas).

Ya es famoso… ¿y rico también?

No, no. Las cosas claras. Yo pensaba que uno se lucraba mucho más en la televisión. Hacienda quita mucho dinero. Me he comprado un coche ahora, ¡y salí de “Fama” en mayo!

¿En qué le ha cambiado la vida entonces?

En todo. Salí de “Fama” y me vine a Madrid a vivir con Mary. Ahora tengo unos objetivos distintos.

¿Aún es ‘víctima’ del fenómeno fan?

Lo vivimos con “Fama” y ahora será un poco más fuerte, pero con paciencia todo se lleva bien. Por suerte, no tengo mucho tiempo para salir a la calle. Con el tiempo, el fenómeno fan se pasará, pero yo sigo yendo a discotecas y se siguen volviendo locas (risas).

¿Le gusta que le reconozcan en la calle?

Ni me gusta ni me deja de gustar. Yo soy un pasota para las cosas que no tienen importancia. La fama no la tiene. El cariño sí es importante, el apoyo también. A mí me gusta que me apoyen y me quieran. Prefiero que alguien me diga que bailo bien a que me diga: “Me encantabas en Fama, qué pena que duraras tan poco”. Enriquece más que te valoren por tu trabajo.

Después de “Fama”, ¿le ofrecieron más proyectos al margen de “18”?

Sí, pero elegí “18” porque estaba Mary conmigo. Es el mayor apoyo que tengo. Salimos juntos a las 6 de la mañana de casa y volvemos a las siete. Compartimos trabajo, estudiamos los guiones juntos… Es demasiada suerte la que hemos tenido. Tendría que darme con 400 cantos en los dientes.

¿No se cansan de estar todo el día juntos?

No, es la única y mejor manera de llevarlo. Cuando acaba el día y nos encontramos tumbados en la cama me digo: "Estoy mejor que ayer y peor que mañana". Hemos hecho 9 meses y estamos mejor que nunca. “Fama” me cambio la vida profesional y también la personal.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba