Estreno a las 22:00h "Diez en Ibiza" quiere convertirse en el nuevo "Paraíso" de TVE

La comedia de Ramón Langa y Enma Ozores pretende asentarse como la ficción de los veranos de La Primera

Esta noche a partir de las 22:00 horas, TVE-1 estrena “Diez en Ibiza”, su nueva apuesta de ficción para el prime time de los lunes. Coproducida por Alcacyl, S.L. y Ficción y Programas, está dirigida por Raúl de la Morena y Rafael de la Cueva y protagonizada por Ángel de Andrés López, Enma Ozores, Ramón Langa y Cristina Higueras.

“Diez en Ibiza”, que comenzó su rodaje en la isla balear el pasado 9 de febrero, toma el relevo de la exitosa “Ana y los siete” (media de 5.966.000 espectadores y 31.8% de share) en esta franja de los lunes y espera no quedarse muy lejos de los registros de ésta última. De cuajar, podría convertirse en la nueva “Paraíso” como la serie habitual de los próximos veranos en TVE.

La serie, que se estrena por fin tras haber estado en la “nevera” con motivo del cambio de Dirección en TVE, narra las aventuras de dos familias de clase media que, de forma inesperada, ven llegar la oportunidad con la que llevan soñando mucho tiempo: pasar un año sabático en Ibiza.

Rodada en exteriores e interiores naturales, está co-protagonizada por Lidia Sanjosé, Iván Hermés, Fernando Ramallo, Tita Planells, Goyo González, Elena de Frutos y los niños Lucía Djassi y Whalfryd Cruz.

“Un año sabático”, en el primer capítulo

Ángel Fernández y Ramón Aranda, amigos desde niños, colegas y compañeros de juergas, tienen una pasión común: navegar. Su afición se complica viviendo en Madrid, aunque ellos hacen alguna escapadita en “El Cascarón”, un barquito cochambroso y en las últimas, que tienen amarrado en un pantano a las afueras de la ciudad.

Ambos llevan una vida paralela tanto en lo que se refiere al trabajo como a las familias. Llevan años pasando las vacaciones juntos y desde hace un tiempo, cuando pasaron un mes en Ibiza, planean pasar un año sabático en la isla, que les fascinó. Pero “el sueño de Ibiza” parece un sueño imposible...

Es entonces cuando Ramón, prestigioso médico especializado en traumatología, realiza una delicada operación de columna a un millonario alemán retirado, el Sr. Hoffmann, al que Ángel, fisioterapeuta no titulado, ha ido preparando para la intervención y con el que ambos han establecido una simpática amistad.

Después del éxito de la operación, el Sr. Hoffman, como muestra de gratitud, decide hacerles una sorprendente oferta: les prestará su espléndido barco, un enorme y lujoso velero, para que puedan pasar un año sabático, navegando por Ibiza. A pesar de las primeras reticencias, mantener el barco les costaría un dinero que ellos no tienen, el Sr. Hoffman les convence diciéndoles que, para vivir en la isla, podrían alquilar el barco y vivir de ello. Rápidamente Ángel y Ramón aceptan... sin tener en cuenta a sus mujeres, Bego y Carmen, lo que crea las primeras tensiones...

Hugo y Alex, los dos hijos mayores de las parejas, que mantuvieron una relación sentimental, ahora terminada, no están muy convencidos de acompañar a sus padres en su viaje a la isla.

Carmen le echa en cara a Ramón lo descuidada que ha tenido a su familia durante los últimos tiempos, y le hace ver que su comportamiento es un poco egoísta, pero finalmente acaba aceptando.

Bego, más aventurera que Carmen, está decidida a ir pero advierte a Ángel sobre lo mal que lo puede pasar este, si se le va el ojo detrás de alguna de las atractivas mujeres que hay en la isla...

Allí, María, una bellísima masajista ibicenca, recibe a través de una médium la chocante noticia de que un extraño suceso va a cambiar la tranquila vida de la isla... Y es cuando las dos familias deciden embarcarse rumbo a Ibiza...

Una vez en la isla, las dos familias descubren que la casa donde van a vivir, una típica casa payesa, se encuentra descuidada y mugrienta. Durante la puesta a punto de lo que será su hogar, conocen a María, que resulta ser su vecina y con la cual Ángel parece tener algo en común... a parte de ser ambos masajistas. Bego parece intuir algo y decide no quitarle el ojo de encima a su marido.

Después de adecentar un poco la casa, las dos familias se van al puerto para ver por primera vez el barco. Allí, Ángel, con la espalda dolorida, decide ir en busca de María para que esta le cuente como funciona el negocio de los masajes en la isla. La desconfianza de Bego hacia su marido, hace que ésta salga en su busca y le encuentre cuando María le esta haciendo un masaje a Ángel, lo que crea una situación embarazosa para ambos.

Finalmente, las familias, a propuesta de Ramón, van a ver el barco. Impresionados ante la majestuosa vista del “Aiglon”, en el que aparentemente no hay nadie a bordo, cansados por el viaje y pensando que tendrán mucho tiempo para disfrutar de la isla y del barco, deciden volver al día siguiente.

Sin embargo desde el interior del barco, escondida entre las sombras, la sospechosa tripulación parece tramar algo.

Comedia musical

La historia básica, en clave de comedia familiar aunque con frecuentes tintes surrealistas, cuenta las aventuras de dos familias de clase media, la de Ángel y Begoña y la de Ramón y Carmen que, de forma inesperada, ven llegar la oportunidad con la que llevan soñando mucho tiempo: pasar un año sabático en Ibiza. El golpe de suerte que les permite hacer realidad este sueño les proporciona también el uso de un gran velero de 46 metros de eslora, propiedad de un empresario alemán, que alquilarán a los más disparatados clientes con el fin de pagarse ese año sin contar con sus ingresos habituales.

Ángel (Ángel de Andrés López) es masajista y Begoña (Enma Ozores) profesora, tienen dos hijos: Hugo (Iván Hermes) y Coque (Fernando Ramallo) y una adoptada Mara (Lucía Djassi). Por otro lado el matrimonio formado por Ramón (Ramón Langa), cirujano-traumatólogo, y Carmen (Cristina Higueras), administrativa, tiene dos hijas, Alex (Lidia San José) y Elena (Elena de Frutos) y también tienen un hijo adoptado que responde al nombre de Jerónimo (Whalfryd Cruz).

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba