En prime time Íker Jiménez dará "El salto infinito" en Cuatro

Despide curso con un confidencial el 12 de julio, después de ocho meses de grabación en cuevas bajo tierra

Cien horas de grabación en cuevas prehistóricas de España y Francia: pasadizos, esqueletos, pinturas jamás vistas por las cámaras, ilusiones ópticas que se empleaban en la Edad de Piedra y que por vez primera son captadas por un equipo de televisión; chamanes, rituales, lugares prohibidos al público y hallazgos inesperados.

El resultado: “El salto infinito”, un nuevo “Confidencial Iker Jiménez”, la marca creada por el director de “Cuarto Milenio” para sus reportajes especiales y producido por Plural para Cuatro, que se estrenará el domingo 12 de julio en prime time y con el que despide su actual temporada.

Iker Jiménez y su equipo han pasado ocho meses bajo tierra, viendo y filmando con la misma luz y la misma perspectiva que lo hacía el hombre prehistórico. Las cavernas y sus secretos han sido su objetivo.

Por encima de todo eso, y dando nombre al documental, se encuentra la incógnita del gran misterio de nuestra especie. Un asunto para el que la ciencia aún no tiene respuesta: ¿En qué momento nos hicimos realmente humanos?

“Hace 41.000 años algo transformó nuestro cerebro”

El director de “Cuarto Milenio” asegura que “hace unos 41.000 años ocurrió algo. Algo que transformó nuestro cerebro. Algunos científicos lo llaman “El salto infinito”.

“El homo Sapiens Sapiens, de pronto, adquiere conciencia propia, creencias, símbolos, arte, religión, lenguaje. Somos lo que somos justo a partir de ese instante. Y todo surge en una cueva. Habitualmente son enclaves en los que nadie puede entrar. Pero hemos ido allí, para contarlo y mostrarlo”, explica.

“Creo que mucha gente va a impresionarse porque lo hemos visto y filmado exactamente como lo veían ellos, con sus mismas luces y sombras”, puntualiza.

Altamira, Niaux, La Pasiega, El Castillo, Santián, Los Casares, La Garma, Las Monedas, Las Chimeneas, La Hoz, Más D, Azil… Más de veinte santuarios de la Prehistoria serán mostrados “de una forma que jamás se ha visto en la televisión”.

“Hemos metido cámaras en lugares donde no había llegado el ojo humano”

“Hemos metido nuestras cámaras -asegura Iker Jiménez- con largas pértigas especiales en conductos, tubos y pasadizos donde no había llegado el ojo humano. En camarines de los primeros ritos y los primeros dioses. Lugares oscuros y profundos que solo eran aptos para iniciados. Y las sorpresas han sido monumentales”.

Uno de los objetivos de este trabajo es hacer justicia con figuras como Marcelino Sanz de Sautuola, descubridor de Altamira y del arte rupestre. “El descubridor del primer arte -afirma Iker Jiménez-, de los primeros signos, del primer lenguaje visual, era español. Nada más ver junto a su hija algunas de las pinturas de la Cueva de Altamira supo que se encontraba ante el legado del hombre antiguo”.

“Pero los científicos le ningunearon hasta su muerte”, añade. “Fueron inmisericordes con él. Altamira fue la gloria y maldición de aquel hombre. La gente no sabe que hasta que no transcurrieron veinte años, con una serie de hallazgos en Francia, no rectificaron. El arte de las cavernas existía y quería decirnos algo”.

“Esto merecería no un documental, sino una película”

Altamira, la Capilla Sixtina del Paleolítico, fue la primera cueva pintada descubierta. Sautuola se peleó con todo el mundo defendiendo la veracidad de lo que había encontrado. Le llamaron falsificador y le dijeron que esas pinturas las había hecho él mismo con unos pastores. Esto merecería no un documental, sino una película. Si Sautuola hubiese nacido en Boston sería mundialmente reconocido”, concluye.

“Primeras figuras mundiales en el arte prehisótico y la mente humana”

En este nuevo “Confidencial” intervienen “las primeras figuras mundiales en la investigación del arte prehistórico y de los enigmas de la mente humana”. Destacamos a Jean Clottes, el prehistoriador más importante e influyente del mundo, conservador general de la UNESCO de Arte Rupestre; el arqueólogo Lewis Williams, autor de la revolucionaria tesis de La Mente en la Caverna; José Antonio Lasheras, director de la Cueva de Altamira; José María Ceballos, director de Cuevas de Cantabria.

También estarán Manuel Martín, coordinador de Neurociencia Cognitiva de la Universidad Complutense; Miguel Escudero, experto en investigación del sueño Rem de la Universidad de Sevilla; Antonio Rosas, paleobiólogo del CSIC y descubridor del grupo sanguíneo de los Neandertales.

Como conclusión, el director de “El salto infinito” afirma que “después de Chernobil hemos hecho algo diferente y arriesgado. Hemos aunado a científicos con información rigurosa, a primeras figuras de la arqueología mundial, con la posibilidad de asistir a ritos iniciáticos tal y como se produjeron, a auténticos misterios que acabaron fundando las religiones en algunas cavernas”.

“Mi objetivo fundamental -señala- es que la gente se enamore del rico patrimonio que tenemos bajo nuestros pies. Encender en muchos el amor por los misterios de la Prehistoria y hacer justicia con muchas cosas que ocurrieron en nuestro país. No es una tarea fácil. Yo fui un niño enamorado de la Prehistoria y, treinta años después, la televisión me ha hecho comprender su latido y su enigma”.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba