Lucha por la audiencia Isabel Gemio contra Mercedes Milá: Duelo de titanes

Dos veteranas presentadoras pelean cada domingo por conseguir el favor del público

No lo tienen fácil ninguna de las dos. Compiten con programas muy diferentes, pero ambas cuentan con un público fiel del que esperan no las decepcione.

Isabel Gemio tenía un punto a su favor: empezó antes. Era una buena oportunidad para dotar a Noche y día de una audiencia fija e incondicional. Apostó por rodearse de grandes figuras, como Rocío Jurado, Ricky Martin, Chayanne, Ortega Cano y Jesulín de Ubrique.

Sin embargo, los espectadores fueron abandonándola poco a poco. Del 26,2 por ciento de share que obtuvo en su primer programa bajó a la mitad en sólo dos emisiones. Coincidió su descenso con la llegada a Telecinco de Gran Hermano.

Cuando Mercedes Milá entra en acción, lo hace arropada por los adictos al concurso Gran Hermano, que un año antes había revolucionado el panorama televisivo nacional. La entrada en la casa acaparó la atención de todo el país, convirtiendo al programa en el más visto del día, con un 36,3 por ciento de share.

Desenterrado el hacha de guerra, las veteranas de la televisión se juegan mucho cada domingo. El pasado 25 de marzo “la Gemio” arañó los puntos que le faltaban para superar la barrera del 20 por ciento de cuota de pantalla. En su camino quedó aquella afirmación que pronunció en su primer programa de Noche y día, en la que prometía no recurrir a los recursos que emplean actualmente otros periodistas para levantar la audiencia. Paradójicamente, fue la presencia de Belén Esteban en su show lo que le hizo llegar a un 23,6 por ciento, poniéndose por delante de Mercedes Milá por dos décimas.

Con unos niveles de audiencia tan igualados, la expectación está servida. Las próximas semanas serán vitales para esclarecer quién continúa y quién debe retirarse. Se admiten apuestas.

Última hora

Los datos de audiencias de ayer domingo ya están en la calle. Por desgracia para Isabel Gemio, Gran Hermano ha vuelto a alzarse victorioso, dejando esta vez a Noche y día muy atrás. Los resultados indican que 3.897.000 espectadores (25,1 por ciento de share) prefirieron pasar la velada en el saloncito de la casa de Guadalix de la Sierra, frente a los 2.325.000 (19,2 por ciento) que eligieron el programa de variedades de la Gemio.

Este hecho forzará a una Isabel ya afianzada en el medio a reconsiderar los contenios de su programa. Sus invitados de ayer no la subieron a las estrellas: la reina del freak Tamara, con unos ojos que prometían soltar lagrimitas a cada momento, pero que decepcionó porque no lo hizo; Antonia Dell'Atte, con su archirepetido y aburrido tema de Lecquio; el Fary, a quien el público dio la bienvenida entre gritos de "guapo"; Gabino Diego y Santiago Segura.

Renovarse o morir.

Volver arriba