Entrevista Kate Walsh: "Me divierte hacer que la gente me odie"

Acompañamos a Kate Walsh en la première de "Sin cita previa"

Kate Walsh estuvo ayer en Madrid, en el preestreno de “Sin cita previa”, el nombre que recibirá en España “Private Practice”, el spin-off de “Anatomía de Grey” que emitirán Antena 3 y Fox.

Kate interpreta a Addison, la ex mujer del doctor macizo en “Anatomía” y que abandonó el hospital de la serie para instalarse en Los Ángeles, en una clínica privada donde sigue ejerciendo de ginecóloga.

Antes de acudir a la première, que las cadenas ofrecieron en los cines Capitol de Madrid, la actriz nos atendió a los medios allí citados, desvelando los secretos de la nueva serie.

¿Quién decidió grabar un spin-off de "Anatomía" y cuánto tiempo tuvo para tomar la decisión?

Shonda Rymes es la creadora de las dos series, y ella fue la que sugirió la idea al director de ABC, y le encantó. Y cuando lo presentó ya lo hizo con mi personaje. Me dijo que la idea le vino mientras veía en la sala de montaje una escena mía en “Anatomía de Grey”. Ella quería explicar cosas que le habían sucedido en su vida y dirigirlas a personas de treinta años para darles consejos. Eso era lo que más la ilusionaba.

De todas maneras, cuando estábamos renegociando los contratos de “Anatomía de Grey” ya sabíamos que había una puerta abierta para el spin-off porque habían estado hablando de ello, pero no sabíamos quién lo protagonizaría. Sin embargo, cuando ella vino a hablar conmigo, me dijo que ya había considerado esa posibilidad, y me sorprendió gratamente.

De todas formas no hay nada como “Anatomía de Grey”. Es algo aparte, enorme. Y si “Sin cita previa” también tiene éxito será algo diferente, porque Shonda siempre dice que “Anatomía de Grey” fue su primer bebé, su primogénito. Nadie pensaba que se convertiría en un fenómeno tan grande, y me daba algo de apuro. Pero al final resultó ser una gran oportunidad porque permitía a mi personaje desarrollarse más. Y me sentía dentro de “Anatomía de Grey” ultralimitada, ya que mi matrimonio había acabado con Derek.

¿Qué diferencias va a haber entre “Anatomía de Grey” y “Sin cita previa”? ¿Qué vamos a encontrar nuevo?

Creo que la diferencia más importante es que cuando Addison llegó a “Anatomía de Grey” lo principal era el triangulo de amor entre su ex marido, Meredith y ella. Y sólo se la veía en ese entorno o como médico, aunque a medida que avanzaba la serie veíamos más dimensiones del personaje. Pero en “Sin cita previa” podemos ver muchas más facetas de ella, sobre, por ejemplo, cómo es en su casa, algo que sólo se habia visto en el trailer. Es parecido al papel de Meredith en “Anatomía de Grey”.

Addison hace de puente para llevar al público a un nuevo grupo de personajes, todos médicos, y que escogen trabajar juntos en una cooperativa, mientras que en “Anatomía de Grey” todos son residentes en una continua competición. Vemos más de ella, en un negocio con su mejor amiga al frente, con un trabajo nuevo, una casa nueva, una ciudad nueva. Pero sin dejar de ser la Addison de siempre.

¿Va a encontrar el amor en Santa Mónica?

Sí, creo que a la larga sí. (Risas) Sé que Shonda tiene planeado algo, que quiere que Addison acabe tendiendo una buena relación en su trabajo y que se estabilice.

Cuando Addison llegó a "Anatomía", era a la que se supone que todos tenían que odiar. Pero ahora todo es diferente y tiene su propia serie. ¿Cómo ha vivido ese cambio?

Pues no lo sé. Cuando firmé para hacer cinco episodios, que es el primer contrato que tuve, me dije ¡oye, éste es un buen personaje! Y es por eso que quería hacerlo, porque vi que tenía muchas posibilidades. Después estaban contentos por tener ese personaje enfrentado con Meredith. Además, al público le gustó que hubiera una mujer fuerte en la serie. Ya estaba Miranda Bailey, pero era una de las residentes.

Sé que Shonda tenía la intención de hacer una serie paralela y tenía pensado que fuera mi personaje. Me podía haber vuelto a Nueva York, pero tenía sentido que Addison comenzara algo nuevo, y eso refleja cosas de la vida de Shonda que ella quería mostrar. Lo primero que hace es crear los personajes con muchas dimensiones, y cuando el público cree que les conoce, les da la vuelta, sorprendiendo a todos.

En Internet hay mucha gente que prefiere a su personaje antes que al de Meredith. ¿Cómo reacciona ante eso?

Cuando empecé con el programa no quise mirar en Internet porque es muy peligroso. Sé que cuando empecé había mucha gente que me odiaba y decía cosas horribles de mí, apoyando a Meredith. Así que me alegro de que el publico a la larga respondiera bien ante Addison.

Mi responsabilidad es interpretar el papel lo mejor que pueda y me alegro de que la gente tenga interés por Addison. No es divertido ser un personaje bueno. Mira a “Dexter”, de Michael Hall, haciendo de un asesino en serie. No me importaba ir con los labios rojos y un vestido negro y hacer que la gente me odiara. ¡Era divertido!

Lleva tiempo con este personaje. ¿Qué es lo más difícil de interpretarla? ¿Dónde cogió la inspiración para ser tan mala?

Creo que lo que más me atrajo cuando fui a la audición es que era muy lista, muy rápida y audaz, y además, de las mejores en su campo. Era un papel muy fuerte. Confiada, arrogante. En la vida real no puedes permitirte ser así, por lo que es divertido interpretarlo. Fue algo muy atractivo. Y además creaba un dialogo entre Patrick Dempsey y yo. No eran un buen matrimonio, pero había mucho entendimiento entre ellos. Llevaban tanto juntos que tenían una buena relación.

¿No tiene miedo a quedarse encasillada en el papel de Addison?

Bueno, es una posibilidad, claro. Lo único que puedo decir como actriz es que estoy muy agradecida por tener un empleo. (Risas) Pero es cierto que es difícil hacer un trabajo así, y lo más importante es mantener al personaje interesante, aunque el guión ayuda bastante a mantenerlo fresca.

Pasa por muchas metamorfosis. Eso sólo lo puede hacer un buen guionista. Esto me permite hacer muchas más cosas de las que hacen otros actores. Obviamente me gustaría hacer otros proyectos, pero ése es el desafío de la televisión, al tener que hacer 22 episodios al año. Tenemos poco tiempo para otras obras o películas.

¿Este papel es menos serio que el de Grey? Baila, da voces…

Yo creo que en los primeros episodios, Addison está buscando cual es su tono. Porque vosotros sólo habéis visto el final de “Anatomía de Grey”, el episodio extendido en el que explica su marcha. Es como un péndulo, yendo de un extremo a otro. Pero siempre acaba en su sitio.

El primer episodio es más cómico, nunca se ha visto a Addison hacer tantas tonterías en “Anatomía de Grey”. Pero el segundo es más serio. Y el tercero es algo mas relajado. Es algo que también pasaba en “Anatomía de Grey”. Teníamos un capítulo muy serio, más dramático, y luego venía uno más tranquilo. En “Sin cita previa” es igual. Vamos saltando. Creo que la gente no esta acostumbrada a ver a Addison de esta manera.

Al principio de la serie parece que a Allyson le cuesta un poco encontrar su camino, pero según avanza vemos que cada vez tiene una personalidad más marcada. Uno de los principales temas  es la “guerra de sexos”. ¿Qué otros asuntos son la guía de la serie?

Creo que la respuesta del público, a diferencia de lo que pasaba con “Anatomía de Grey”, no es tanto por el aspecto médico, aunque hay temas médicos también, sino por la dinámica de relaciones que hay entre los doctores. No sólo quién sale con quien, o quién se acuesta con quien, sino también el hecho de ser una cooperativa de médicos, cada uno con su especialidad, hay muchas conflictos que surgen entre ellos sobre cómo tratar un caso o no. Esto lleva a una dinámica interesante entre los médicos, cada uno con su ego, que tienen que decidir cómo trabajar juntos de una forma organizada.

¿Qué peso van a tener en la serie los temas sexuales?

No es el empuje que queremos darle al programa. (Risas) Tiene más que ver con cómo se establecen los personajes, así que no es una serie muy sexual al principio. Es más sobre las personas y como trabajan juntos.

En la serie hay un pediatra que busca chicas extrañas en Internet para salir con ellas. Pero es verdad que suceden cosas oscuras, aunque no hay un componente de tipo sexual continuamente. Es algo que va in crescendo, y cuando llegamos a los episodios 6 y 7 hay un poquito más de temática sexual.

Sigue habiendo temas controvertidos. Por ejemplo, adolescentes que tienen relaciones sexuales y jóvenes que se quedan embarazadas, el intercambio de bebés en maternidad… Cosas de tipo médico y social, pero de adultos.

¿Qué puede contar de los conflictos que hubo el año pasado con la renovación de los contratos y la polémica de Isaiah Washington?

Ya. Eso es agua pasada y no tiene que ver con mi serie de ahora, así que prefiero no hablar de ello.

2007 ha sido, sin duda, su año. Por tres cosas en particular: su propia serie, su matrimonio y su 40 cumpleaños, que es una mala fecha para todas las mujeres. ¿Cuál es su resumen de estos tres momentos?

¡Sí, son tres fechas muy importantes! (Risas) Obviamente, lo de la serie fue muy emocionante. Y además fue muy curioso como sucedió todo. Justo en el mismo momento en que conocí a mi marido, que también fue algo muy importante (risas), me ofrecieron hacer la serie. Y cuando llegó el cumpleaños pensé: ¡Por dios, esto es una locura! Me están pasando demasiadas cosas. Y en cierto sentido, sentía un poco de culpabilidad cuando invité a todo el mundo a mi cumpleaños.

Nos acabábamos de casar y era como: ¡Hey! ¿No habéis tenido bastante de mí? ¡Soy yo otra vez¡ De nuevo en todas las revistas y en los periódicos. ¡No sólo tengo una serie y me he casado, sino que encima cumplo cuarenta! ¡Pero para eso están los amigos! La familia y los amigos te perdonan todo. Ha sido muy increíble.

Antes de empezar como actriz trabajó de modelo en Japón. ¿Tenía vocación para ello? ¿Cómo fueron aquellos días?

No es del todo cierto. Fui a Japón para enseñar inglés conversacional. Yo había estudiado inglés (lengua) y quería viajar, pero no tenía dinero. Y Japón me parecía un gran país y cualquiera podía ganar dinero enseñando inglés, aunque no hablase japonés, como yo, que no tenía ni idea.

Tenía un amigo que regentaba una agencia de modelos y la verdad es que cualquier americano podía haber hecho de modelo ¡porque en aquel momento estaban como locos por todo lo occidental! Y el hecho de ser alta me ayudó un poco para conseguir el trabajo. Pero lo hacía fatal, la ropa me quedaba pequeña porque yo soy muy alta…

Recuerdo una vez que fui allí a jugar a los bolos, ¡y no era capaz de meter los dedos en la bola! Así que no se me puede considerar una top-model, ni nada. Fue más una anécdota que un trabajo.

¿Ya quería ser actriz en aquella época?

En realidad, no. De niña siempre había hecho teatro en el colegio y el barrio. Pero yo soy de una familia de clase media muy trabajadora y siempre nos han inculcado ir a la universidad para estudiar algo sensato, como informática o lengua. Y no ser actriz. Y lengua era lo que mejor podía hacer, porque la informática se escapaba de mi control. Después de Japón y viajar, volví y decidí empezar por el teatro. Actué en Chicago, Nueva York… y luego ya conseguí entrar en la televisión.

Ahora mismo tienen grabados 9 episodios de la primera temporada y la huelga de guionistas va a detener la serie después de navidad. Además ABC ha anunciado la vuelta de “Lost” en los jueves, y el traspaso de “Anatomía de Grey” y “Supernanny” a los miércoles, día en que se emite “Sin cita previa” en EEUU. ¿Cuándo y dónde podremos ver el final de la temporada?

Oh, ¿en serio? ¡Creo que sabes más que yo! (Risas) Hemos grabado los 9 capítulos que teníamos planeados. 

Pero tienen firmados 22 capítulos para esta temporada…

Sí, sí. Todavía nos quedan 13 por grabar. Lo último que he oído yo es que “Sin cita previa” y “Anatomía de Grey” irían juntas, los jueves por la noche. Para poder resistir y gestionar la huelga.

¿Está Shonda Rymes también en huelga de guionistas?

Sí, sí lo está.

Algunos de los nominados a los Globos de Oro han anunciado que no irán a la gala debido a la huelga. ¿Cómo se siente respecto a la huelga?

La huelga es algo devastador, ha detenido todo el negocio del mundo del cine y la televisión. Pero los asuntos que trata son muy importantes. Son los mismos problemas que tuvo la industria de la música hace unos años, el problema sobre quién tiene la propiedad de todo. Son temas muy importantes.

No sabía que había gente que había decidido no ir a los premios. Espero que haya una solución rápida porque hay mucha gente que no tiene trabajo a causa de la huelga. Lo importante es sentarse en la mesa, negociar y llegar a un acuerdo. Y espero que lo hagan.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba