Informe Lea el documento “secreto” atribuido a la Generalitat sobre medios de comunicación en Cataluña

Tormenta política por su filtración, aunque la Generalitat niega la autoría. Miquel Sellarès rechaza tener relación con el dossier pero asume las responsabilidades

Un informe atribuido por CiU al Gobierno de la Generalitat sobre las tendencias de los medios de comunicación catalanes y la orientación política de algunos periodistas provocó ayer una tormenta política en Cataluña.

Vertele ha conseguido el texto completo del documento en catalán que ofrece a sus suscriptores.

El Gobierno catalán aseguró que no tenía nada que ver con el “dossier”, pero los mismos partidos de gobierno apuntaron a Miquel Sellarès, secretario general de Comunicació de la Generalitat como autor del mismo.

El documento fue difundido en el Parlament por el portavoz de CiU, Felip Puig, que lo utilizó para denunciar el "sectarismo" con el que enfrenta el Gobierno de Maragall su relación con los medios de comunicación.

Tras la denuncia de CiU, consellers de la Generalitat aseguraron que "en ningún momento el Govern ha encargado, recibido ni conocido este documento", y que "no ha nombrado ni influido para que se nombrara o cesara a ningún responsable de medios privados, ni lo hará". Joaquin Nadal aseguró que se abrirá una investigación para averiguar si el documento se ha elaborado en algún despacho de la Generalitat.

El documento y el escándalo subsiguiente le puede costar la cabeza a Miquel Sellarés, Secretario General de Comunicación de la Generalitat.

El “dossier”, titulado "Informe sobre medios de comunicación social" analiza lo que denominan "manipulación informativa" del Gobierno del PP y la política partidista de CiU en materia de comunicación.

Los autores del trabajo proponen "un plan de acción general" y la elaboración de un "libro blanco de política comunicacional, que podría encargarse a la Oficina de Comunicación" del Govern, a "los responsables de prensa de Presidència, conseller en cap, conseller de Relacions Institucionals" y algunos asesores.

* Resumen en lengua castellana

El documento consta de 27 folios y un anexo en los que se repasa la situación financiera y la línea editorial de diversos medios públicos y privados en Catalunya. (Ver en "Enlaces", a la derecha de esta página, el texto completo en lengua catalana)

El Periódico

El informe se refiere al diario "El Periódico" como el diario con más difusión y audiencia de todos los que se publican en catalán. Recuerda que la Oficina de Justificación de la Difusión (OJD) certifica una difusión de 68.332 ejemplares diarios en catalán en el 2002. De hecho, el informe considera que, "desde el punto de vista del mercado publicitario, los únicos medios de comunicación en catalán normales son EL PERIÓDICO y el caso especial de TV-3", ya que los niveles de audiencia del resto de medios en esta lengua no los hacen rentables cara a los anunciantes.

A continuación se adentra en el estado de las finanzas del rotativo y constata que están saneadas y que en el año 2001 tuvo unos beneficios, "después de impuestos, de 10,5 millones de euros". Sin embargo, afirma que los "problemas" de este diario "vienen de las cargas financieras de Zeta y de los negocios del grupo, que no salen a cuenta". De ello deduce que "eventualmente, Zeta no se podrá resistir indefinidamente a las ofertas de compra sobre el diario que seguramente recibirá, y eso abre interrogantes sobre el futuro del primer diario en catalán".

A continuación, el documento aborda la línea editorial de este rotativo y concluye que "es de apoyo al Govern de coalición de Catalunya". Éste es un asunto al que el informe vuelve a aludir más adelante.

En otro momento del texto, se refiere a “El Periódico” como diario que también se edita en castellano. En este capítulo, asegura que el rotativo "soportó tres crisis prácticamente solapadas" en las que incluye el fallecimiento del editor, Antonio Asensio, "la enfermedad (ya superada) del director, Antonio Franco" y el cambio de diseño de sus páginas junto con la competencia de la prensa gratuita con la que, asegura, se disputa el mismo sector de público. Y a ese diagnóstico suma "el fracaso --en relación con lo que esperaban-- de la cadena Ona Catalana, que culminó con la marcha del buque insignia, Josep Cuní".

A modo de conclusión, agrega: "En estos momentos se está recuperando de las tres crisis, con una gran preocupación, sin embargo, por las ventas". Insiste de nuevo el informe en la línea editorial de “El Periódico” al señalar que tiene una "actitud positiva respecto del Govern de la Generalitat y especialmente hacia el PSC".

También sostiene que “El Periódico” espera "un trato presupuestario mejor de la Generalitat, que consideran que sería el más justo al hacer una edición en catalán", y concluye: "Que La Vanguardia, sin hacerlo la edición en catalán, sea mejor tratada, es considerado un agravio comparativo".

La Vanguardia

El apartado dedicado a “La Vanguardia” empieza con la aseveración de que se trata de "el diario más subvencionado por la Generalitat en la etapa de Jordi Pujol y ha sido el más hostil con el nuevo Govern". Esta afirmación responde a que, según estimaciones del sector, la Generalitat de Pujol pagaba y recibía cada día más de 17.500 suscripciones de “La Vanguardia”.

El informe explica asimismo que la difusión de La Vanguardia, según la OJD, era superior a la de “El Periódico”, aunque recoge que en número de lectores efectivos "El Periódico” supera mucho a ese otro rotativo", y facilita el dato de que la audiencia media de este diario "es de 831.000 lectores diarios (febrero-noviembre del 2003), mientras la audiencia media de La Vanguardia es de 653.000".

Pero, en relación con el diario del Grupo Godó, el dossier dedica especial atención y extensión tanto a su línea editorial como a su cúpula directiva. Asegura que "José Antich el actual director de “La Vanguardia” fue puesto por el PP y apoyado por CiU". Y añade: "Hizo la política que le dictaban (práctica y directamente) Aznar, Rajoy, Jorge Fernández, Piqué, Duran y Mas (además de la línea directa con la cuerda del antiguo sector negocios de CiU, especialmente Prenafeta y Vilarrubí --fue puente político-económico con el PP a través de Telefónica--, que ha prestado diferentes servicios al grupo Godó, especialmente en RAC-1)".

Respecto del nuevo Gobierno catalán, el informe dice que el equipo directivo de La Vanguardia ordenaba lanzar "ataques" contra el tripartito y "darle caña a ERC" durante la campaña electoral de las autonómicas del 16 de noviembre pasado. "La línea editorial manipuladora ha sido criticada por el Consejo Profesional de Redacción (elegido por los redactores)", concluye.

El objetivo de esas maniobras, según el informe, era lograr "que CiU volviese al Govern, a ser posible desalojando a ERC", y que el PP conservase la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados "para contrarrestar con dinero de Madrid lo que podía prever que la Generalitat les recortase".

Mientras tanto, narra el documento, "la propiedad comienza a estar inquieta por el dinero de la Generalitat, y por que se descubrieran irregularidades en las licencias de City TV y la digitalización".

Pasadas las elecciones generales del 14 de marzo, prosigue el informe, "Antich se vio débil y comenzó a maniobrar tanto editorialmente como buscando negociar con el PSC y ERC". Como muestra de ese giro, el texto se refiere a un semáforo verde (sección que juzga a personajes de actualidad) que La Vanguardia dedicó a Carod-Rovira y uno rojo a Aznar "al día siguiente de las elecciones". "Mientras tanto, la propiedad empieza a evacuar consultas sobre la conveniencia del cese del director", asegura el documento.

"La redacción está muy incómoda y quiere ver la caída de su Urdaci", sostiene, e incluso apunta que "algunos de los periodistas más prestigiosos del diario se mueven para hacer un manifiesto como el de Antena 3, explicando a la opinión pública la política de manipulación de la era Antich para forzar a la propiedad a relevarle".

Además del apartado dedicado expresamente a La Vanguardia, en el preámbulo del informe también se hace una referencia a este rotativo al señalar que uno de los retos más importantes de los próximos años en el campo de los medios de comunicación en Catalunya es "favorecer" una "transición democrática en las estructuras directivas de la redacción de La Vanguardia".

El País

El análisis de “El País” comienza con unas consideraciones sobre la línea editorial del diario marcada desde Madrid. El informe sostiene que esa línea viene determinada por "el cambio que está haciendo el PSOE", que atribuye a tres causas. Primera, que los socialistas encararon las elecciones generales con la necesidad de "desmarcarse" del PP "después de ir muy juntos a raíz del Pacto Antiterrorista". Segunda, "el efecto Maragall". Y tercera, la victoria del PSOE en las legislativas del 14 de marzo. "Estos cambios se notan especialmente en Catalunya", asegura. "La ofensiva burda del PP ha descolocado incluso a los más acérrimos españolistas del PSOE", sentencia.

La "reconducción" de la línea editorial, sostiene el informe, se percibe en "una pérdida del peso influyente del sector editorialista vasco-pro-PP" y en un reforzamiento "del sector Cebrián, contrario a la identificación PSOE-PP promovida por los anteriores a cuenta de Euskadi". Según este análisis, Cebrián sería partidario de un modelo "federalista" y deduce que Lluís Bassets, al que califica de "hombre de confianza" de Cebrián, "gana peso en la dirección del diario y tiene efectos positivos directos sobre Catalunya".

Asimismo, estima que "el éxito de la cadena SER en su pluralismo autonómico" también influye en “El País”, ya que ambos pertenecen a Prisa. Esa tendencia de la SER la atribuye a "las sensibilidades de dos de los conductores de sus programas más escuchados, Iñaki Gabilondo y Gemma Nierga".

Concluye, por tanto, que “El País” tiene "una actitud positiva" hacia el nuevo Govern y añade: "Esperan una subvención que aseguran que nunca han tenido. Se sienten discriminados por la desatención presupuestaria al Quadern suplemento cultural en catalán. También esperan un buen trato cara a la penetración de Localia la red de televisiones locales del grupo Prisa".

Avui

Tras constatar que el Avui es el segundo diario en catalán (con una media de 28.363 ejemplares vendidos y de 135.000 lectores), el informe se centra sobre todo en su situación financiera. "Contrariamente al caso de “El Periódico”, no es rentable". Y explica: "En el año 2001 tuvo unas pérdidas después de impuestos de 2,9 millones de euros, pero lo peor de todo es el déficit de 42,07 millones de euros (7.000 millones de pesetas) que arrastra". Los principales acreedores de esa deuda, concreta, son Hacienda y la Seguridad Social, "que tienen la llave del futuro del diario".
Según el texto, "en la medida en que la Administración perdonase las deudas al Avui, podría haber algún grupo empresarial interesado en hacerse cargo de él. Si no, será difícil evitar la quiebra".
En cuanto a su línea editorial, el documento asegura que, "en estos momentos" es "próxima a Convergència i Unió".

El informe también se detiene en analizar el estado económico y la línea editorial de otros periódicos de Catalunya, como El Punt (al que juzga como "independiente, catalanista y progresista"), Segre, Regió 7, Diari de Girona ("independiente y, por decirlo de alguna manera, de crítica al poder establecido"), El 9 Nou y algunas publicaciones más.

Las agencias

De Efe, la agencia pública de noticias española, constata que "el único órgano de control al que está supeditada es el económico". En cuanto a su control político, afirma que Miguel Platón, director de información de Efe, "ha hecho el papel de Urdaci en la agencia, como verdadero brazo ejecutor del Partido Popular". "A partir de su papel, ha sido, cada vez más, blanco de presiones informativas desde el partido del Gobierno central y sus directores de información", añade el documento.

La agencia privada Europa Press sale mejor parada, ya que el informe asegura que, aunque nació como empresa vinculada al Opus Dei, "de hecho en cuestiones políticas catalanas siempre ha actuado con una honestidad máxima, incluso durante el franquismo".

El sector audiovisual

La disección del panorama de la radio y la televisión pública y privada en Catalunya es más descriptiva que valorativa. Concluye el informe que es necesaria una reordenación del sector audiovisual. Para ello, propone aprovechar el desarrollo de la televisión digital terrestre (TDT) y de la radio digital. También alerta sobre "el peligro que puede significar la falta de grupos privados catalanes que apuesten decididamente por la comunicación" y pone como ejemplo el avance de Localia, del grupo Prisa, en la televisión local.

En este sentido, aboga por un "espacio catalán de comunicación" que no signifique sólo que empresas catalanas dominen el sector, "sino que ha de transmitir una forma catalana de ver el mundo". También apoya "potenciar el liderazgo de la CCRTV (con sus principales activos, TV3 y Catalunya Ràdio)" en el desarrollo de nuevas tecnologías.

La ordenación del sector, advierte el documento, "no será fácil porque las arbitrariedades e injusticias han sido muchas y aflorarán agravios comparativos".

*(Resumen realizado por el diario "El Periódico de Cataluña")

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba