A las 17:00 horas Lecquio, con faldas y a lo loco en "Yo soy Bea"

El conde interviene hoy y mañana en el serial de Telecinco

Tras los cameos del presentador Jesús Vázquez y la cantante Malú, el exitoso serial de Telecinco “Yo soy Bea” (17:00 horas) cuenta hoy y mañana con la intervención especial de Alessandro Lecquio. El conde, actual colaborador del “Programa de Ana Rosa” y el debate de "Supervivientes", interpreta al ex marido de Bárbara (Norma Ruiz).

Aristócrata, guapo, millonario… y dispuesto a formalizar el divorcio con Bárbara. Así es Alexander Kirkpatrick, el personaje encarnado por Lequio que en el episodio de mañana miércoles finaliza su colaboración en la serie tras participar en dos capítulos y protagonizar algunas de las situaciones más surrealistas que se han vivido en sus casi 200 entregas.

Víctima de los enredos de su ex-mujer, Kirkpatrick ha terminado creyendo que Bárbara tiene poderes paranormales y que es la persona adecuada para asesorarle sobre el futuro de sus negocios, pese a que su intención inicial era tramitar el divorcio para perderla de vista definitivamente.

Los sueños premonitorios de Bárbara, fuente de problemas para su ex

Con la perspectiva de perder el contacto con su “ex”, la rubia le implora una pensión o algún tipo de donación para no quedarse en la ruina, pero el aristócrata se niega. Víctima de la desesperación, Bárbara le revela uno de los sueños premonitorios que ha tenido sobre él y, para estupor de Alexander, la predicción se cumple.

Convencido de los poderes paranormales de su ex-mujer, decide contar con ella en calidad de gurú financiera y la invita a una importante reunión con un grupo de empresarios japoneses con los que ha de cerrar un suculento negocio. Poco antes de la cita, la rubia constata que los aciertos de sus premoniciones han sido fruto de una surrealista casualidad, pero ya es demasiado tarde para echarse atrás.

Llegado el momento y para desesperación de su ex-marido, Bárbara no sabe qué decir ante los nipones, pero una nueva coincidencia termina resolviendo el futuro económico del aristócrata quien, pese a todo, huye definitivamente de la compañía de su esperpéntica ex-mujer.

Por otro lado, en casa de los padres de Álvaro se celebra el cumpleaños de Francisco. En mitad de la fiesta, aparece Cayetana que, visiblemente enfadada, le pide explicaciones a Álvaro acerca de una foto que Diego acaba de mandarle al móvil en la que se aprecia claramente una cariñosa actitud del director con su secretaria.

El joven no puede soportar la presión y niega en público por tres veces su relación con Bea, por lo que se ve obligado a engatusarla de nuevo. Por la mañana, cuando todo parece arreglado, el azar hace que Bea se encuentre de sopetón con la cruda realidad del engaño del que ha sido víctima.

Álvaro y Gonzalo engañan a Bea

Atrapados en su espiral de mentiras, a Álvaro y Gonzalo sólo les queda la opción de continuar con su plan y, sin el menor remordimiento, engañan a Bea para que firme los papeles que la implican en solitario en la trama de la empresa fantasma.

Presionado por la amenaza de Diego, el director de Bulevar 21 logra convencer a la secretaria para que le acompañe al cumpleaños de Francisco, cuando su único interés es pasar por el banco, retirar todo el dinero y evitar así un posible embargo. Cantalapiedra, que se las arregla para hacerles unas fotos con el móvil en actitud más que cariñosa y Diego planea utilizar ese material para destapar su romance ante Cayetana.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba