Proyecto Llega a España la versión taxista de "Gran Hermano"

Una cadena nacional prepara la adaptación a nuestro país de Taxi Orange, una variante de Big Brother de gran éxito en Austria, Alemania y Turquía en la que los participantes tienen que vivir con el dinero que ganen conduciendo un taxi por la ciudad

En vista de los buenos resultados que Gran Hermano, ya en su cuarta edición, y Operación Triunfo en su segunda, continúan dando a Telecinco y TVE, las cadenas nacionales están cada vez más convencidas de la importancia de contar con un reality show en su programación para mantener viva la fiebre del voyeurismo y asegurarse un buen puesto en el ranking de audiencias.

En este sentido, según ha podido saber Vertele, una de las tres cadenas generalistas ha dado ya luz verde a la adaptación española de Taxi Orange, un reality show de origen austriaco que incorpora a la fórmula original de Big Brother la novedad de que sus habitantes han de conducir un taxi durante el día y vivir con el dinero que recauden.

Taxi Orange, distribuido internacionalmente por Kirch Media, se emitió por primera vez en septiembre de 2000 en la cadena ORF (Austrina Broadcasting Corporation) con una extraordinaria acogida de audiencia. El 72% de los espectadores de entre 12 y 49 años siguieron la final, emitida en televisión por cable y satélite. El share medio total fue del 60%. El formato también se ha probado con éxito en Alemania, a través de SAT1, y en Turquía, donde consiguió una media de 3 millones de espectadores y el 28% de cuota de pantalla entre los televidentes de entre 12 y 34 años que lo siguieron en el canal Show TV, aunque hay que tener en cuenta que se trataba del primer reality show que se emitía en ese país. Los participantes, todos con edades comprendidas entre los 18 y 36 años, y de todas las clases sociales, se convirtieron rápidamente en auténticos famosos. El ganador recibió 100.000 euros como premio.

Un "Gran Hermano" de taxistas

Taxi Orange es un reality show de segunda generación. Al igual que en Gran Hermano, un grupo de personas conviven en una casa vigilada por cámaras las 24 horas del día. La novedad está en que durante el día tendrán que conducir un taxi por toda la ciudad, y su presupuesto semanal dependerá del dinero que ganen con este trabajo.

Dispondrán de dos vehículos, cada uno de ellos equipado con tres cámaras. Así, además de la convivencia en la casa, se les podrá ver también en su recorrido diario por toda la ciudad, que será previsiblemente Madrid.

Los taxis son fácilmente reconocibles por los transeúntes, ya que todos son naranjas y llevan el logotipo del programa. De esta forma, cualquier peatón que se cruce por las calles de su ciudad con uno de ellos podrá subirse y conocer personalmente a los concursantes, al mismo tiempo que tener su minuto de gloria. Además, no se descarta que en alguna ocasión el cliente sea algún famoso que dé más juego al trayecto.

Los vehículos también irán equipados con sistema GPS y sensores de dirección. El programa, que tendrá una amplia cobertura en Internet, mostrará permanentemente un mapa de la ciudad con la localización en la que se encuentran cada uno de los taxis, de manera que la audiencia pueda seguir su ruta en todo momento. Cada semana, el público elige con sus llamadas telefónicas y mensajes al "taxista de la semana", que se libra de ser expulsado, y al concursante que debe abandonar la casa.

"El elemento clave de su éxito -según informa la propia distribuidora del formato en su página web- es el carácter familiar y empresario que se le da al concurso, ya que los participantes llevan su propio negocio, evitando el puro sensacionalismo".

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba