Formatos made in USA Llega el primer reality de humor

La serie Small Shots, recién estrenada en la cadena de cable TNN, ofrece a gente real la oportunidad de protagonizar la parodia de una película que ha arrasado en taquilla...¡sin guión!

Chris Cox es un joven de 29 años con vocación de humorista. Ya en el instituto, sus compañeros se desternillaban de risa con los cómicos comentarios que hacía voluntariamente a través de megafonía. Ahora tiene la oportunidad de hacer lo mismo para los 81 millones de personas que ven TNN, el canal de cable que emite desde el pasado miércoles su programa
Small shots, posiblemente el primer reality de humor que se emite en TV.

Para la realización de este programa, Chris Cox y su socio, Matt Sloan, escogen una ciudad e invitan a sus habitantes a protagonizar una película. En el primer capítulo de la serie, por ejemplo, los residentes de Alton (Illinois), forman el reparto de Silence of the Yams (El silencio de las patatas dulces). “Es como Silence of the Lambs (El silencio de los corderos), pero en versión vegetariana”, ha explicado el joven creador de la serie a The Enquirer. En otros episodios, los voluntarios de cada ciudad visitada muestran sus dotes de interpretación en los improvisados filmes Charlie’s Middle-Aged Angels (Los maduritos ángeles de Charlie) o Non-violent Gladiator (Gladiador pacífico).

Cada capítulo, de treinta minutos de duración, incluye también los castings, las localizaciones y los ensayos previos al rodaje. Tanto Cox como su socio están muy satisfechos con el resultado de la serie: “Las películas se han rodado sin guión y se basan en la improvisación de gente real que hace de actores, pero estamos muy sorprendidos de lo bien que han quedado”. “Nos hemos dado cuenta de que todo el mundo tiene un actor dentro, de una forma o de otra. Nosotros les decíamos que no intentaran ser graciosos, que simplemente reaccionaran a lo que les ofrecíamos”, añade Cox, quien también se encarga del montaje.

El que la sigue, la consigue

La idea de hacer parodias de películas con gente real se les ocurrió en 1998, pero “como todavía no estaba de moda el género reality, nadie pensó que pudiera funcionar algo así”, recuerda Cox.

El año pasado, cuando las cadenas descubrieron el filón de los reality shows, estos jóvenes volvieron a la carga hasta que la TNN aceptó su proyecto porque les pareció muy novedoso. “Con Small Shots, intentamos entretener de forma positiva; al contrario que en otro tipo de programas, no echamos a la gente de una isla, ni les hacemos comer cucarachas o les animamos para que sean infieles a sus parejas”.

Volver arriba