TV Internacional Luchas entre robots, el nuevo divertimento televisivo norteamericano

Máquinas "de matar" en miniatura, provistas de sierras, mazos y punzones, protagonizan BattleBots, un programa de batallas hasta la aniquilación y cuyos creadores defienden su sentido educativo

"Competir en Batallas entre robots supone un verdadero desafío que nunca olvidarás. Un concurso de supervivencia y supremacía que implica conocimiento, estrategia y creatividad". Así comienza el show Battlebots, la última moda de entretenimiento televisivo que causa furor en EE.UU. El programa muestra diversas luchas de robots en miniatura que son controlados por control remoto. Estas máquinas, nada inofensivas, están dotadas de sierras, lanzas, punzones y mazos y se golpean mutuamente hasta lograr la aniquilación del contrincante.

El espectáculo, que se desarrolla sobre un ring especialmente acondicionado, adquiere cierto realismo con el sonido de los motores que accionan el movimiento y con la colisión de los metales. La voz del comentarista se asemeja a la de un locutor deportivo de lucha libre, y el evento concluye con una entrevista al diseñador del robot vencedor y la entrega de un premio en metálico de 6.000 dólares (6.850 euros, 1.140.000 pesetas).

Por su parte, los creadores del programa "venden la idea" como una enorme lección de matemáticas, mucho más eficaz que las que tienen lugar en las aulas. Trey Roski, presidente de la empresa que produce el programa "BattleBots", afirmó recientemente que en el fondo se trata de una clase de educación. Según él, a través de los combates robóticos, los estudiantes aprenden el número "pi" para siempre. "Estos programas enseñan a los chicos a pensar", aseguró Roski.

Robots internacionales

La atracción por los robots no es exclusiva de Estados Unidos, donde el programa se emite en multidifusión en la cadena Comedy Central. Battlebots se emite igualmente en Canadá (Comedy Network), Reino Unido (BBC2) y Nueva Zelanda (PrimeTV). Además, en Japón, los combates entre robots, o el robot sumo, se han vuelto tan populares que las finales del campeonato atraen a miles de espectadores, donde los diseñadores llegan a pagar hasta 20.000 dólares para hacerse con la propiedad de un buen prototipo.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba