Entrevista de interés Lucía Riaño: "No nos gusta reconocer la peculiaridad de ser cotilla"

Diplomada en Ciencias de la Imagen, sustituye a Emma García en el magacín de Telecinco "A tu lado"

Por su interés reproducimos a continuación la entrevista a Lucía Riaño realizada por Mercedes Rodríguez (Colpisa) que publican los diarios del grupo Vocento:

Todos los contenidos que ofrece la televisión son válidos si se tratan adecuadamente, con respeto. Esa es la postura que mantiene Lucía Riaño, el nuevo rostro del magacín de Telecinco 'A tu lado' tras la baja maternal de Emma García. Riaño, diplomada en Ciencias de la Imagen, ha conducido una gran variedad de espacios en la pequeña pantalla, su medio natural, desde 'La aventura de saber' en TVE a espacios de sociedad como 'Ahora' o 'La vida es rosa' en Antena 3. Su último destino fue el magacín nocturno 'TNT' donde fue coordinadora de contenidos, y ahora ha demostrado que es capaz de conducir un espacio diario de intrincadas tertulias y testimonios con frescura y discreción. Las audiencias no se han resentido con el relevo; es más, alguna vez se producen repuntes al alza.

-¿Cómo se lleva el papel de sustituta?

-Es un placer y un honor, no puedo casi expresarlo con palabras pero estoy contentísima. Emma ha demostrado que lleva el programa maravillosamente bien y para mí supone entrar en una faceta más.

-¿No se sabe cuando regresará Emma García?

-No sé sus planes, pero yo le deseo que le vaya muy bien, que tenga una niña estupenda y que cuando sea que tenga que volver encuentre el programa donde lo dejó.

-¿No es un mundo muy competitivo el de la televisión?

-No he percibido esa competencia dura de pelear o estar pendiente de lo que hace el de al lado. Cuando algo bueno ocurre, los compañeros se alegran. ¿Si es competitivo el medio? Igual que se modifican los contenidos las personas van cambiando. Es un mundo que se autorregula y que marcha bien.

-¿Al público le gusta el cotilleo y por eso existen tantos programas sobre lo mismo o es la televisión quien pone en suerte esta clase de espacios?

-Nadie tiene una respuesta a esa pregunta. Si la tuviéramos, o bien seguiríamos haciendo lo que hacemos o se tratarían asuntos diferentes. No lo sé. Lo que es cierto es que si se demuestra que un contenido no gusta o deja de gustar se dejaría de hacer. Entre el espectador y el público se hacen los programas en un cincuenta por ciento de proporción. Y si el público cambia, los contenidos también.

-¿Y somos los españoles más cotillas que el resto de los europeos, a tenor de la proliferación de estos espacios?

-Cotilla tiene una carga negativa, y no nos gusta a nadie reconocer esa peculiaridad. Si te dicen curioso, es otra cosa. Lo que se llama prensa rosa y antes eran ecos de sociedad siempre ha gustado, y eso no quiere decir que seamos cotillas. Está bien que se hable de personas que despiertan cierto interés, porque tengan cierta relevancia pública, profesional, o también personal. Lo importante es que estos temas se traten desde el respeto. No es nada malo.

-Pero en muchas tertulias sociales no se demuestra precisamente admiración entre los participantes. Más bien se tiran los trastos...

-Defienden vehementemente sus posiciones, pero siempre hay un deseo conjunto de no perder el respeto porque eso no lo puede consentir la dirección del programa ni yo misma.

Motivación

-Ha surgido interés por otra clase de famosos que no lo son por su relevancia profesional o social. Tienen la condición de famosos por el hecho de aparecer en la televisión...

-Es otra opción y yo no tengo nada contra ellos. Están ahí y hay que tener en cuenta que exponen una parte de su vida de forma voluntaria y, si bien reciben una compensación a cambio, hay que recordar que están poniendo en riesgo y colocando en el escaparate asuntos muy personales, su vida y su corazón. Hay que tener mucho valor y personalidad para poner tu vida en el escaparate.

-¿Cree que estas personas lo hacen solo por dinero?

-No lo sé. No me interesa tanto su motivación como que su intención no sea perjudicar a otras personas. Allá cada cual con lo que decida sobre su vida, pero que en esa acción no se perjudique a nadie.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba