Entrevista Luis Roderas: "Sería un suicido intentar imitar a Mayra o Kiko Legard"

El presentador de Un, dos, tres... a leer esta vez lo tiene claro: "No pretendemos culturizar España". Vertele ha hablado con él sobre la nueva y esperada temporada del concurso de Chicho Ibáñez Serrador que aterriza este viernes en La Primera

Eres el presentador de uno de los regresos más esperados de la televisión, ¿cómo te sientes?

Muy ilusionado, todavía asimilándolo, pero con muchas ganas de empezar. Sinceramente, me encuentro con los pies en la tierra pero con la cabeza en el cielo.

¿Qué tal trabajar con Chicho?

Cualquier cosa distinta que te diga a impresionante o increíble sería mentira. Es fabuloso poder trabajar con alguien del que aprendes hasta de sus silencios, y eso es lo que pasa con Chicho, además de ser un tío divertidísimo.

Cuéntanos cómo va ser este nuevo “Un, dos, tres”

Es el Un, dos, tres de toda la vida pero adaptado a los tiempos que corren. El humor de ahora no es el mismo de hace 30 años cuando se empezó, ni las inquietudes ni lo que la gente espera, pero sí se mantiene intacto el formato: una ronda de preguntas, una eliminatoria y la tradicional subasta, mi parte preferida.

Entonces, ¿qué es lo que más le diferencia de los anteriores?

El protagonismo del libro, que va a tener un papel muy importante, ya que es la principal novedad con respecto a las anteriores ediciones. También habrá cambios en la eliminatoria y en la gente que está delante de la cámara. Es decir, hay unos matices de presentación del programa que Chicho me ha inculcado y que no tienen que ver con los anteriores presentadores... A ver qué tal salen y espero estar a la altura.

¿Te imaginabas que el “Un, dos, tres” conllevaba toda esta enorme producción?

La verdad es que no, y ojo porque yo soy Antoñita la fantástica, pero no me imaginaba que iba a ser todo este despliegue de gente. El otro día estábamos grabando y de repente pasó por delante de mí un tigre, dos camellos, una cabra... y dices “¿pero esto qué es? Éramos unas 107 personas trabajando a la vez.

¿Conoces ya a los todos los colaboradores del programa?

Sí, y ha sido increíble conocer y trabajar con gente a la que hace dos día veía en televisión y admiraba. Es alucinante compartir y dar la réplica a Rosario Pardo, Asunción Embuena, Manolo Sarriá y luego encima Chicho es el que te dirige... Esto es increíble, parece que han escrito una película para mí.

¿Crees que la gente se enganchará a los libros que protagonizan este nuevo “Un, dos, tres”?

Sí conseguimos que alguien lea, será formidable, pero tampoco tenemos pretensión de culturizar España.... ¡Eso se lo dejamos a otros!, que nosotros somos mucho más humildes. Nosotros sólo damos un libro, una edición muy ajustada de calidad y precio y si la gente lo quiere comprar y releerlo, pues estupendo.

¿Os presiona el tema de las audiencias?

Según has dicho esa palabra ya he empezado a sudar... ¡No, es broma! De momento no porque para mí esto de las audiencias es nuevo. Supongo que seré víctima al día siguiente cuando Chicho me llame y me diga: “Amigo, lo hemos hecho bien o lo hemos hecho mal” y entonces mis canillas empezarán a temblar. Está claro que la responsabilidad es enorme: viernes, prime time, Televisión Española... ¡Caray!

¿Te has fijado en los antiguos presentadores del “Un, dos, tres” para coger algo de ellos?

Los he visto mucho pero no quiero coger nada de ellos, no por nada sino porque para mí sería un suicidio intentar imitar a gente como Mayra o Kiko Legard ya que no les alcanzaría nunca. Yo acabo de llegar, soy muy consciente de quién soy, de dónde vengo y en qué punto estoy. Intentar emular a alguien con la trayectoria de los cinco sería tirarme totalmente al vacío. Intentaré ser yo mismo, que es lo que me ha pedido Chicho, pero, eso sí, el Un, dos, tres tiene su propio vocabulario que se ha ido formando a lo largo de estas tres décadas, y ese sí que voy a utilizarlo.

¿Y qué te gustaría aportar de ti al programa?

No pretendo aportar nada, simplemente intentaré no desentonar en el que considero el programa de programas. Espero que al final del día del estreno nadie diga “¿Pero quién era ese tío de gafas?”. En cuanto a mi indumentaria, seré el único que vista de traje oscuro ya que los demás irán acorde con el tema del libro de cada programa. Voy a intentar seguir con colores oscuros, que es lo que llevaba en Zaragoza y me da seguridad.

¿Dónde vas a ver el primer programa?

No lo sé todavía, pero sé que estaré muy nervioso. Al principio pensé que lo vería con mis padres, pero es que mi madre se emociona mucho. Me la imagino llorando en cuanto salga mi nombre en la cabecera, a mi padre consolándola y a mi hermano diciendo que se callen porque no se escucha nada... Puede ser un poco caótico.

Hablemos un poco de nuestra televisión actual, ¿Qué te gusta?

No enciendo mucho la tele, pero no porque me apunte al carro ése de que hay telebasura y no quiera verla. Es, más que nada, porque no tengo mucho tiempo. De todas formas, veo la televisión para entretenerme, no para juzgarla, que eso es muy aburrido. Pero bueno, me gustan series como Friends o Siete Vidas.

Uno de los programas que siempre ha estado en ese punto de mira polémico es “Crónicas Marcianas” ¿te gusta el magacín de Sardá?

Me encanta. Sardá es un maestro y el programa es impecable. Te puede gustar o no pero, como decía José Luis Moreno, el programa es técnicamente impecable. Sardá es... lo que quiera ser. A mi juicio, es uno de los mejores entrevistadores, sino el mejor, que hay en este país. Es un showman increíble, un hombre que si se fuera a los Estados Unidos tendría un show propio como Letterman o Jay Leno. Se merece un respeto absoluto y yo veo Crónicas todo lo que puedo.

¿Reality show o ficción?

Cada uno en su momento.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba