Entrevista de interés Lydia Lozano: "Ahora no me fío de nadie"

Tras la polémica con Albano, la colaboradora de "A tu lado" reconoce que aún le cuesta ser "un poco cañera"

Por su interés reproducimos la entrevista de Lorena Gil a Lydia Lozano que publica El Correo Digital:

Ha sido el centro de todos los programas rosa tras el escándalo surgido a raíz del caso Ilenia Carrisi, hija de Romina y Albano. Arrepentida de todo lo ocurrido, la periodista asegura que quiere dar carpetazo a «un error por el que se me ha crucificado» y desvela algunas de las arterias que envuelven el mundo del corazón: «No voy a hablar de Albano. Para mí, ese tema está muerto».

-¿Ha pasado página?

-Puede decirse que sí. Aunque todavía me cuesta reírme y ser un poco cañera.

-¿El mundo del corazón es un campo de batalla?

-Sobre todo entre los profesionales. A mí nunca me ha gustado hablar mal de un compañero pero, como hay falta de temas, cuando se coge uno se exprime hasta el final.

-Caiga quien caiga, y si no, mire los golpes que se llevan también los cámaras por parte de los famosos.

-Hay mucha falta de respeto. Antes no sucedía esto y eso que yo me he llevado ya un bolsazo. El que pega es el que luego vende la exclusiva en el plató.

-Lo que hay que sufrir para ser el primero

-Es una lucha continua por ver quién se hace con ella. Lo que no entiendo es cómo salen más revistas, cuando el mercado está saturado y se lo comen todo las televisiones.

-¿Qué es lo más complicado en este mundillo?

-Lo que no me gusta es el amiguismo. Hay que mantener el personaje detrás y no hacer como sucede ahora, que hay periodistas que parecen los portavoces de los algunos famosos. Mira lo que me pasó a mí por ser amiga de Ernesto Neira. Me tacharon de no defender a la persona que había sido maltratada. Y eso no era así.

-Uno de ellos, Kiko Matamoros.

-¿Uf! Mi educación no me permite hablar de los Matamoros.

-En las fiestas, ¿hay que mantener los cinco sentidos alerta?

-Hay que llegar el primero e irse el último. Cuando la cosa se va terminando, los famosos se relajan. Eso sí, no te puedes aprovechar de que uno lleve cinco copas encima y decir todo lo que te comente.

-Además, uno no sabe de quién fiarse.

-Yo ahora no me fío de nadie. Además, desde que me hicieron la cámara oculta soy carnaza. Siempre estoy pendiente, sin llegar a obsesionarme. El otro día me mandaron un mensaje para decirme dónde estaba Carmen Martínez Bordíu. Resulta que era una persona que había conocido en una fiesta a la que le caí bien. Entonces, es cuando te toca llamar a cuarenta sitios para confirmarlo.


«He oído barbaridades»

-Lo más fuerte que ha oído en un sarao es

-No se puede decir. Auténticas barbaridades. Aunque lo que se lleva es poner verde al de al lado, que si se ha acostado con tal y cual

-¿Dinero o fama?

-Dinero. La mayoría están tiesos. Gracias a Dios aún me impresiona lo que oigo, porque si no, me habría convertido en uno de ellos.

-¿Qué le parece que los platós estén llenos de tertulianos salidos de los 'realities'?

-En lugar de deprimirme, porque yo tengo una carrera, lo he asumido. Lo que me duele es que algunos por ser familiar o 'ex' de un famoso puedan cobrar más que yo.

-Kiko Hernández salió de 'Gran hermano'.

-Es diferente. Todos los días me pregunta si está bien decir esto o lo otro. Es como una esponja a la que le encanta aprender. Le adoro y, con todo lo que ha pasado, me ha demostrado ser un amigo.

-¿Hay categorías de famoso?

-Yo creo que por mucho 'glamour' que hayas tenido, si lo vendes, eres igual que los que están abajo.

-Cuando uno vende una exclusiva, ¿está expuesto a cualquier cosa?

-La pauta la marcan los famosos, no los periodistas. Tiene que ser cuando ellos quieren.

-¿Quedan intocables?

-Concha Velasco, Ángela Molina La más firme es Ana Belén y lo contrario, Sara Montiel.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba