Análisis Vertele.com Malos tiempos para productoras de televisión y los periodistas

Decenas de empresas, en peligro por crisis y cambios en el mercado

En el sector audiovisual es un clamor: decenas de productoras de televisión podrían verse obligadas a cerrar o a reducir plantilla en lo que queda de este año y el próximo si no cambian drásticamente las circunstancias del negocio.

Este hecho, unido a la grave crisis de la prensa escrita, periódicos y revistas, ha destruido miles de puestos de trabajo de periodistas y trabajadores de medios de comunicación. La convulsión del mercado provocó hace días una reunión, patrocinada por Fapae, en la que participaron alrededor de 40 productoras de televisión.

En este encuentro se debatió sobre la posibilidad de armonizar los contratos de los operadores de televisión con las productoras, la regulación laboral del sector, la necesidad de impulsar un convenio con la televisión pública y la reversión de derechos a los productores para su explotación. También se expresó preocupación para que las cadenas cumplan con sus compromisos de pago.

Los productores decidieron realizar gestiones con el Gobierno para trasladarles la inquietud de la producción independiente ante el actual marco de relaciones laborales y de crisis en el sector audiovisual.

TVE reduce su contratación drásticamente

La supresión de publicidad en TVE ha limitado considerablemente la contratación de producción independiente por parte de la principal empresa pública audiovisual. Por si fuera poco, los sindicatos de RTVE, apoyados por algunos partidos, parecen haber emprendido una cruzada contra la colaboración de empresas externas en la programación de Prado del Rey.

Este nuevo marco ha generado nuevas vías de entrada en TVE, que aún están por ver: programas financiados por fundaciones y organismos públicos externos que, también agobiados por la crisis, disponen de menos dinero que nunca para sus objetivos promocionales.

Se profundizará el recorte en cadenas autonómicas

En las cadenas autonómicas, aún con publicidad, las pérdidas y las limitaciones de gastos de los Gobiernos regionales ha obligado ya a un ajuste drástico que se agudizará en los próximos meses con un anunciado decreto de financiación autonómica que seguramente se hará ley antes de que llegue el mes de julio y que afectará a las cuentas de la Forta.

A los números nos remitimos: Cataluña subvenciona sus medios audiovisuales públicos con 330 millones de euros, Andalucia con 172, Euzkadi con 140 y Valencia con 138.

Galicia dedica a RTVG 115 millones de euros, mientras de las arcas de la Comunidad de Madrid salen 81 para sus televisiones autonómicas. Tanto Castilla la Mancha, Aragón, Baleares, Canarias, Murcia y Asturias cubren casi el 90% del presupuesto de sus cadenas autonómicas con dinero público (57, 56, 62, 56, 35 y 30 millones de euros respectivamente)

¿A quién afectará el recorte de los gastos autonómicos? Evidentemente, de forma importante, a las televisiones, que trasladarán sus penurias a sus empresas proveedoras, principalmente productoras de televisión.

Cada vez más periodistas en el paro

¿Significa esta previsión que aumentarán los números, ya alarmantes, de periodistas en paro? Según el "Informe Anual de la Profesión Periodística 2009", de la Asociación de la Prensa de Madrid, un total de 5.155 periodistas figuraban en los registros oficiales como desempleados el pasado mes de diciembre.

A 10 de mayo, los puestos de trabajado destruidos, sólo en Madrid, desde mediados de 2008, eran 1.917, de los cuales 1.726 habían sido despedidos, 95 prejubilados y 96 reubicados. La Asociación de la Prensa de Madrid ha anotado en este periodo, el cierre de 40 medios (periódicos, radios, televisiones y, sobre todo, revistas), 11 expedientes de regulación de empleo y otros 37 recortes que han provocado despidos y/o prejubilaciones.

El Ayuntamiento de Madrid anunciaba esta semana, para unirse a la fiesta, que, en su plan de recortes con motivo de la crisis, cierra la televisión municipal esMADRIDtv.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba