Entrevista Vertele.com Marichalar: "Yo mismo he estado al borde de la ruina"

El deportista cuenta a Vertele.com su experiencia en el nuevo "Invisibles" de Antena 3

Álvaro de Marichalar se mete desde este domingo noche en la piel de un mendigo, como uno de los protagonistas de “Invisibles”, el nuevo docu-soap de Antena 3 que arranca esta noche después de “La escobilla nacional”.

Conocido popularmente por ser el hermano de Jaime de Marichalar, ex marido de la Infanta Elena, Álvaro vivirá durante diez días como un 'homeless', al igual que sus compañeros de programa, Sofía Mazagatos: Blanca Fernández Ochoa, Miguel Temprano y Yeyo Llagostera.

"Éste es el primer programa que he hecho en mi vida, pues no es lo mío, pero aquí he vivido elementos muy constructivos y me ha encantado la experiencia", explica a Vertele.com.

TITULARES DE ÁLVARO DE MARICHALAR

- "He vivido situaciones durísimas"

- "He intentado transmitir ilusión a los sin techo que he conocido"

- "Quería dar voz a la gente que viene en la calle"

- "He buscado trabajo a 20 personas para sacarles de allí"

- "Todos podemos terminar siendo un mendigo"

- "Yo mismo he estado al borde de la ruina"

¿Qué ha aprendido en la calle?

Se aprende mucho. Yo he estado comprometido con las personas menos desfavorecidas desde joven, y ya conocía esa realidad desde hace mucho tiempo. Ahora la he conocido todavía más de cerca, porque no se trata de ir a ver dos o tres horas a esas personas, sino de vivir con ellos en sus mismas circunstancias.

¿Le ha humanizado?

He aprendido a tener todavía más conciencia de cómo viven ellos.

¿Lo ha pasado mal?

He vivido situaciones durísimas, como comprenderéis. Por mi experiencia en las travesías marítimas he podido sobreponerme, pero sobre todo lo he pasado mal al ver cómo personas de las que me he hecho amigo –más de veinte indigentes- se refugian en el alcohol y en la derrota. Yo he intentado darles ilusión, un atisbo de ánimo para que dejen de beber e intenten trabajar. Les he dado esperanza. He aprendido que no hay que darles bienes materiales sino esperanza.

¿Qué ha echado de menos estos diez días?

Las cosas materiales, quizás. Pero como es tan importante la lección que recibes de esas personas, te enriquece tanto, que no echas de menos nada. Al contrario, echas de menos el no tener tiempo para dedicárselo a ellos. He aprendido a tener más compromiso.

¿Hay solidaridad en la calle y entre los sin techo?

Entre ellos hay ciertos celos, pero la calle te enseña a que todo vale, mientras que en la sociedad en general hay mucho derroche. No podemos seguir en esta vorágine de consumo. Espero que con este programa la sociedad se ponga más de frente a estos problemas, que mire a la sociedad que sufre con más cariño, con más compromiso, con más amor y con más vocación.

¿Tiene amigos mendigos?

Tengo veinte amigos a los que he intentado sacar de la calle buscándoles trabajos. El escollo que nos encontramos es el tema fiscal, darse de alta, porque cuesta doscientos euros al mes.

¿Por qué ha decidido embarcarse en este proyecto televisivo?

Lo hice por echar una mano a muchas personas con las que ya llevo muchos años, ya que llevo treinta años involucrado en ONG’s y asociaciones que ayudan a personas desfavorecidas. Es algo que me viene de lejos. Mi antepasado, el Conde de Ripalda, fue quien trajo la Cruz Roja a España. Otro antepasado mío del que estoy muy orgulloso es Francisco Javier, el patrón de mi tierra, Navarra, que fue un gran misionero. Él ha marcado mi vida. Dar voz a las personas que no tienen voz ha sido el motivo más importante por el que he aceptado esta actuación voluntaria aquí, en Antena 3.

[VerteleVideo]

Pero, ¿qué es lo que le sedujo del programa?

Éste es el primer programa que he hecho en mi vida, pues no es lo mío, pero aquí he visto muchos elementos muy constructivos y me ha encantado la experiencia. Antes de empezar, tuve el sentimiento de que podría pasar lo que ha pasado, que esto fuera muy positivo.

Todos tenemos la posibilidad de ser un mendigo. Ser un mendigo es tan fácil como coger una pulmonía o una enfermedad grave, como tener la desgracia de tener un accidente de tráfico o de aviación o tener la desgracia de sufrir la traición de alguien a quien queremos… es algo que nos puede pasar a todos. De hecho, a mí me ha pasado el quedarme de repente sin un duro, porque ha sido así, he perdido una parte muy importante de mi patrimonio.

¿Qué le ha ocurrido exactamente?

Invertí casi todo mi patrimonio en evitar que me expropiaran unos terrenos en Numancia (Soria). Ha sido una lucha desigual de cuatro años de toda la familia, no sólo yo. Ha sido una lucha sin cuartel, desigual, brutal y absolutamente injusta, de una administración pública, la Junta de Castilla y León, del PP, con el Ayuntamiento de Soria, PSOE, unidos para robar y para expoliar a una familia, a nuestra familia.

Nosotros nos hemos levantado contra ellos cuatro años y la justicia nos ha dado la razón en cinco ocasiones. No pueden expropiarnos, hemos ganado los contenciosos, pero nos ha costado mucho sudor, esfuerzo y, sobre todo, dinero. Y ese dinero que yo tenía ahorrado a lo mejor para hacerme una casa o para salir adelante, lo he perdido. He estado al borde de la ruina.

¿Ahora está en la ruina?

Ahora gracias a Dios no, pero tengo unas grandes pérdidas por todo este asunto, todo lo que yo había ahorrado desde que monté mi empresa de parabólicas con 22 años. Ahora no estoy arruinado pero estoy desesperado. Quiero recuperar lo que me he gastado en abogados. Y quiero pedir responsabilidades políticas y judiciales a los que han intentado robarnos.


¿Por qué han hecho eso?

Han ido a por nosotros. Ha sido el político mafioso con el constructor mafioso que intenta robar terreno para hacer negocios y financiar su partido. No es algo nuevo, se ve en toda España, pero se han encontrado con un muro de hormigón. Es una actitud que se ha calificado de Quijotesca, es romántica al cien por cien, porque son terrenos que están en la familia hace siglos, los hemos heredado de padres a hijos. Los Marichalar estamos luchando en las causas justas. Quiero pedir responsabilidades políticas, que alguien dimita.

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba