Quedan 3 entregas y 6 aspirantes 'Masterchef' repartió raquetazos, doble expulsión, estrategias, tensión y lágrimas

'Masterchef' repartió raquetazos, doble expulsión, estrategias, tensión y lágrimas
'Masterchef' repartió raquetazos, doble expulsión, estrategias, tensión y lágrimas

El talent culinario de TVE encaró su recta final con una décima gala de nervios crecientes que acabó con dos aspirantes diciendo adiós, Ángel desatando hostilidades y Virginia derrumbándose por la presión y la exigencia

'MasterChef' vivió anoche una entrega de primeras estrategias por la victoria, mucha tensión y llantos que acabó con una doble expulsión. El talent culinario de La 1 alcanzó su décima entrega de esta 4ª temporada diciendo adiós a dos de sus aspirantes.

Pablo y Natalia tuvieron que colgar el delantal y despedirse para siempre del programa tras no haber logrado dar el nivel en las pruebas de eliminación. El primero fue Pablo, al que se le atragantó la prueba de exteriores en el Mutua Madrid Open teniendo que ser ayudado en casi todo por Jordi Cruz.

Natalia, adiós entre lágrimas suyas y de compañeros

Más tarde fue Natalia la que tuvo que decir adiós. La joven modelo no consiguió brillar en la prueba de eliminación, y acabó siendo la elegida por el jurado para abandonar el concurso, entre las lágrimas de sus compañeros y las suyas propias.

Ángel comienza el verdadero juego de estrategias

Ángel se salió en la primera prueba de la noche, en la que tenían que hacer huevos escalfados, fritos y una tortilla francesa. El valenciano brilló en las tres modalidades, lo que le valió para tener la ventaja de escoger qué haría cada uno de sus compañeros en la prueba de exteriores.

Fue ahí cuando se destapó como un gran estratega. En lugar de dar a cada uno de sus compañeros (pero también rivales) lo que mejor se les daba, les dio platos con los que tendrían dificultades para así garantizarse que él seguiría adelante. Algo que no sentó bien al resto.

La presión puede con Virginia, que se derrumba

La exigencia y competitividad de 'MasterChef' crece a medida que el concurso avanza, y en su 10ª gala se hizo notar en Virginia. La gemela no pudo soportar la presión en la prueba de exteriores y, al pensar que sería eliminada, se derrumbó y tuvo que ser consolada por Samantha.

Pese a ello, lo cierto es que su trabajo no fue ni mucho menos catastrófico. El jurado valoró su labor, y sobre todo que fuese capaz de enmendar su error y saliese adelante.

Pepe Rodríguez y Jordi Cruz, mejor entre fogones que con la raqueta

En su entrega de ayer, 'MasterChef' rindió homenaje al tenis español. Para ello se trasladó a la Caja Mágica, donde se disputa el Mutua Madrid Open, para dar de comer a algunas de las leyendas de la raqueta española.

Feliciano López ejerció como el principal maestro de ceremonias. Formó equipo con Samantha para jugar un poco contra Pepe y Jordi, que se presentaron en la pista como si fuesen a jugar al fútbol americano, con cascos, gafas, coderas y rodilleras.

Los dos chefs demostraron que lo suyo es estar en la cocina (y en un plató televisivo) y no en la pista. La nadadora paraolímpica Teresa Perales también intervino en la entrega (y la hicieron cocinar), así como leyendas de la talla de Manolo Santana, Conchita Martínez y David Ferrer.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba