Telecinco Mercedes Milá defiende a Laura y critica a los medios por "ridiculizarla"

Mercedes Milá defiende a Laura y critica a los medios por "ridiculizarla"
Mercedes Milá defiende a Laura y critica a los medios por "ridiculizarla"

"Sus fallos en 'La Noria' han servido para insultar, una vez más, a los concursantes de este programa que nos gusta a muchas personas", ha dicho la presentadora sobre la ganadora de 'GH 12'. "Hoy Laura está sufriendo eso que llamamos 'ser inculto' (...) Acomplejarla no la ayudará en nada, insultarla no la llevará a estudiar ni a leer"

Tras el 'patizano' de Laura Campos, ganadora de Gran Hermano 12, el pasado sábado en un test de cultura general al que se sometió en La Noria, Mercedes Milá ha querido defenderla hoy a través de su blog en Telecinco.es: 'Lo que me sale del bolo'.

La presentadora del reality, en una entrada titulada "Acomplejar, no ayuda", recuerda que desde muy joven Laura decidió dedicar su vida al deporte y. más tarde, al trabajo, dejando de lado los estudios; Milá cree que, seguramente, Laura ahora echará de menos no haber estudiado más pero afirma que eso no es excusa para "ridiculizar" a la concursante de Parla.

"Sus fallos han servido para insultar, una vez más, a los concursantes de GH"

Según escribe Mercedes Mila: “La ganadora de Gran Hermano 12, Laura Campos, ha sido ridiculizada en estos días por no saber contestar unas preguntas de lo que se suele entender como cultura general, en La Noria, programa de televisión que presenta mi compañero Jordi González en Telecinco. Sus fallos, bastante notorios por cierto, han servido para insultar una vez más a los concursantes de este programa que nos gusta a muchas personas.

"Las pistas de atletismo le resultaban mucho más atractivas que las aulas"

Laura es una buena concursante, ha ganado porque así lo ha querido la gente que vota que ha visto en ella mucho más que sus gritos, insultos o broncas dentro de la casa. Laura es una chica de 27 años que dedicó su infancia y adolescencia a entrenar atletismo hasta que logró ser campeona. Seguramente en esos años las pistas de atletismo le resultaban mucho más atractivas que las aulas; nadie logró que fuera feliz en ambas.

"Hoy Laura está sufriendo eso que llamamos 'ser inculto'"

Pasado el tiempo ni siquiera los triunfos como deportista le fueron suficientes y prefirió ganarse la vida y de paso disfrutar de lo que no había podio hacer hasta ese momento: noche, discotecas y fiesta. No echó de menos los libros ni necesitó, para que le pagaran un sueldo, saber cuantos países hay en la península Ibérica. Llegó a ser la representante sindical de sus compañeros en la fábrica donde trabajaba. Hasta ese momento, tristemente, ni se percató de que un día echaría en falta haber estudiado.

Hoy Laura está sufriendo eso que llamamos “ser inculto”. Hoy, daría un brazo, estoy segura, por rellenar las lagunas que dejó por el camino. Hoy sabe lo que es hacer el ridículo por no poder contestar correctamente cuatro preguntas en la televisión de la que, por otra parte, acaba de salir victoriosa.

"Acomplejarla no la ayudará en nada. Insultarla no la llevará a estudiar ni a leer"

Ahí es donde quería llegar con el título de este post: acomplejarla no la ayudará en nada. Insultarla, no la llevará a estudiar ni a leer. Ese no es el camino. Como tampoco lo es, desde mi punto de vista, escribir cosas como esta que he leído en el diario El Mundo:

'El fenómeno Gran Hermano empezó como un experimento sociológico y ha terminado convirtiéndose en un circo famoso por las historias de ‘edredoning’, situaciones embarazosas, y conversaciones ordinarias. Los ‘hermanitos’ han demostrado que entre los requisitos exigidos para entrar en la casa no se encuentran ni los buenos modales, ni un graduado escolar'.

Efectivamente, entre los requisitos exigidos para entrar en GH no se encuentran ni los buenos modales ni el graduado escolar. Para entrar a este concurso hace falta ser un ser humano dispuesto a vivir con desconocidos, hacerse un hueco en el día a día, sobrellevar las dificultades de la convivencia, de las carencias, de la falta de sueño, de los miedos y los nervios. Hace falta ceder, aceptar al otro, aprender a comunicarse, a perdonar, a entender, a escuchar. Es necesario ser capaz de enfadarse y hacer las paces.

Es imprescindible ser generoso y valiente para que te observen las cámaras 24 horas al día descubriendo todos tus recovecos, flaquezas y genialidades, si las tuvieras. Es imprescindible ser capaz de aceptar la imagen que has dado dentro de la casa que, muchas veces, ni tú mismo sabías que la tenías y, desde luego, no lo sabían tus familiares y
amigos. Es decir: entrar en Gran hermano es un riesgo alto que pocas personas superan.

"Entrar en GH no significa que tengas que ser ni culto, ni sabio, ni bien hablado"

Entrar en GH no significa que tengas que ser ni culto, ni sabio, ni bien hablado; entrar en GH te da la oportunidad de aprender de ti mismo, de tus carencias y tus miserias. A mi me parece que todo eso es importante. Laura Campos está a tiempo de estudiar y seguro que lo hará. Lo hará si quiere, claro. Nadie tiene por qué obligarla y mucho menos acomplejarla", concluye la presentadora.

0 Comentarios

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba