Sabios de Vertele (2) "Merecería la pena preguntarse a quién le interesa la televisión pública y para qué"

Hoy responde Eduardo García Matilla, presidente de la consultora Corporación Multimedia

Vertele: ¿Cómo solucionaría la crisis actual de la televisión pública en España? ¿Está a favor de la privatización total o parcial de TVE?

Eduardo García Matilla:

Desde hace casi 30 años la UCD, el PSOE, el PP y ahora, nuevamente, el PSOE han tenido la oportunidad de definir el modelo de RTVE, y hasta ahora nadie lo ha hecho. El PNV, CIU y Coalición Canaria también han podido ofrecer sus alternativas en las televisiones autonómicas correspondientes, y ni lo han planteado.

A estas alturas, cuando se ha permitido el deterioro económico y empresarial de la radiotelevisión pública estatal (¡con 16 directores generales diferentes en 28 años!), merecería la pena preguntarse a quién le interesa la televisión pública y para qué.

Ésta es la última oportunidad para definir un modelo posible y sostenible, y la responsabilidad está en las manos del Partido Socialista, que ha prometido una solución definitiva. No se puede esperar más, porque ya no vale seguir poniendo parches, maquillar otra vez al enfermo, reducir su dieta y esperar a que su progresivo deterioro acabe con el problema.

¿Es la privatización de una cadena la solución milagrosa? Tal vez sí... y tal vez no. ¿Acaso la solución pasa por hacer una televisión “de calidad” y “de servicio público” que llegaría a tener un 16% de share en pocos meses, y a los dos o tres años un 8%?
Sin duda a algunos, que yo me sé, les interesaría muchísimo este planteamiento, que convertiría a medio plazo a TVE en una cadena residual, según el modelo de la PBS norteamericana.

Por eso resulta fundamental saber si la televisión pública tiene un lugar, una misión definida en nuestra sociedad y, en caso afirmativo, cuál es la actitud de los partidos políticos para promover y respetar ese modelo.

En mi opinión, para obtener resultados concluyentes deberían darse los siguientes pasos:

Primero: definir el papel de la televisión pública y plasmar en unos objetivos de programación y en una propuesta de contenidos concretos el modelo teórico.

Segundo: evaluar los recursos técnicos y humanos necesarios para alcanzar esos objetivos y dimensionar los costes.

Tercero: estudiar las diferentes fórmulas de financiación y las alternativas para asumir la deuda histórica.

Cuarto: analizar y evaluar la rentabilidad social del modelo (la utilidad para la sociedad de una televisión pública, a quién irá dirigida y qué audiencia mínima debe alcanzar) y relacionarlo con los recursos necesarios para implantarlo.

Quinto: en caso de que se considere necesaria la existencia de una televisión pública y de que el planteamiento escogido resulte viable, buscar los mecanismos para garantizar la independencia, el rigor en la gestión y el control social en el cumplimiento de los objetivos comprometidos.

Sin haber definido un modelo, resulta frívolo hablar de privatizaciones, de recortes de plantilla o de porcentajes de disminución de la publicidad.
Todos los globos sonda que se están lanzando contradicen, con apriorismos interesados, el intento de desarrollar un proceso riguroso de análisis y reflexión sobre el núcleo fundamental del problema.

Por otra parte, en pleno periodo de migración hacia la TDT, las cadenas actuales van a multiplicarse por cuatro y, como consecuencia, en pocos años el valor de las licencias va a disminuir considerablemente. TVE dispondrá entonces de ocho canales y el Gobierno tendrá en su mano la posibilidad de ampliar el número de empresas competidoras, si lo considerase necesario. Lo mismo sucederá cuando, a través de la banda ancha, podamos recibir canales de televisión, sin limitaciones técnicas y con la misma facilidad que en la actualidad accedemos a páginas web.

El modelo, sea el que sea, debe tener en cuenta los profundos cambios que se van a producir a corto plazo en el panorama de la radio y la televisión española, y no debería utilizarse este proceso para actuar sobre el mercado con otros intereses, que nada tienen que ver con el objetivo comprometido por el Gobierno.

-Josep M. Mainat: "La inexperiencia del Comité de Expertos de RTVE"

0 Comentarios

  • Comentarios…

Más comentarios

Volver arriba